Jueves, 14 Noviembre 2019
A+ R A-

Alemania: beneficios históricos en 2012 mientras crece la pobreza

Publicado en Actualidad internacional 12 de Marzo de 2013

La máquina alemana marcha a buen ritmo, se podría decir por los grandes números de la bolsa alemana de Frankfurt. Las 30 empresas que cotizan en el DAX acumularon 66 mil millones de euros de beneficio neto en 2012, cerca del récord absoluto de 2007. Los accionistas de estas empresas se han embolsado un total de 34,4 mil millones de euros. Para valorar esa cifra, hay que decir que el presupuesto del Estado alemán es de 302 mil millones de euros para 2013.

Entre las empresas que batieron récords de beneficios se encuentran Fresenius (número uno mundial en equipos dediálisis), SAP (fabricante de software) y el experto en gas Linde.

Gracias a un buen posicionamiento en los mercados emergentes como China y América Latina se han podido mantener las exportaciones, de la que Alemania es más dependiente que nunca (un 44% del Producto Interior Bruto se debe al comercio exterior). Es así como esquiva la morosidad de los otros países europeos.

 

Esta ha sido la estrategia de Volkswagen que ha alcanzado el más alto beneficio de la historia alemana: 22 mil millones de euros. Su patrón se había embolsado ya en 2012 más de 17 millones de euros, por los beneficios de 2011. De ellos 11 millones de euros fueron una prima de resultados.

El milagro se basa como no podía ser de otra forma en la “flexibilidad” de la mano de obra alemana en cuanto a horarios, salarios, funciones, paros parciales,... de tal forma que el patrón dispone del trabajador alemán como le viene en gana.

Las cifras exultantes de beneficios vienen a desmentir la falacia según la cual el trabajador debe hacer un esfuerzo de contención salarial para evitar que las empresas cierren o quiebren. Como vemos, lo que busca el patrón no es evitar la quiebra, sino ser más competitivo y conquistar mercados a nivel mundial, que se traduce finalmente en que los dueños de la empresa ganan más.

Martin Winterkorn, patrón de Volkswagen

Y si las empresas alemanas, indias o chinas ganan terreno, otros para no perder el tren de la lucha por el mercado mundial tienen que pulverizar las condiciones de trabajo en sus respectivos países con lo cual el proletariado a nivel internacional se empobrece sin parar. Tal es el caso de España que ha superado al resto de países europeos en el aumento de exportaciones (un 4,2%).

Esto también deja en evidencia las recetas de los grandes sindicatos que venden sus acuerdos a los trabajadores con la zanahoria de ser más “competitivos”. Lo que hacen es sumir a los trabajadores en ese marco de explotación capitalista sin fin.

 

Algunos datos del resultado del “milagro alemán” son que los trabajadores alemanes se mantienen con un salario real un 1,8% por debajo respecto al año ¡2000!, la esperanza de vida ha bajado 2 años y hasta casi 4 en la antigua Alemania del Este entre 2001 y 2010, el 16% de la población está en riesgo de exclusión o que el 25% de los asalariados cobran un salario “bajo”, es decir, 9,15 euros brutos la hora.

A los trabajadores del mundo entero no les queda otra que salir de esa espiral que los lleva a la miseria, aboliendo el régimen capitalista poniendo en manos de toda la sociedad los medios de producción (tecnología, fábricas, máquinas, minas, tierras,...) que hoy en día producen más abundancia material que nunca, pero más pobreza al mismo tiempo bajo la propiedad privada.

Comisión de Relaciones Internacionales del PCOE