Miércoles, 17 Julio 2019
A+ R A-

Camboya: la policía asesina a tiros a obreros del textil

Publicado en Actualidad internacional 03 de Enero de 2014

Al menos tres personas han muerto por los tiros de la policía que ha reprimido con fuego real una manifestación de miles de trabajadores del textil, en Phnom Penh, para reclamar un aumento de salarios. El portavoz de la policía ha declarado que “si les permitimos continuar haciendo huelga esto va a convertirse en la anarquía”.

En noviembre pasado una mujer fue asesinada por la policía ante otra manifestación de obreros de la empresa textil SL Garment Processing, que pedían también un aumento de los salarios.

Los trabajadores piden que el salario mínimo se eleve de los 59 euros actuales hasta los 117 euros, porque con los salarios no alcanzan para los gastos de alojamiento, comida, salud o transporte entre otros.

Desde hace años se suceden las huelgas en las fábricas textiles por las condiciones inhumanas de trabajo. En septiembre de 2010 200.000 trabajadores textiles se pusieron en huelga para reivindicar un mínimo vital. Cientos de huelguistas fueron despedidos o agredidos.

En 2012 más de 2400 obreras se desvanecieron de agotamiento en las fábricas textiles donde trabajaban hasta 15 horas por día y a veces 7 días sobre 7. Además de estar expuestas a productos químicos muy nocivos como el Nonyl Phenol Ethoxylate que ataca a las hormonas.

En junio de 2013 Nike despidió a más de 400 trabajadores de su proveedor Garment Manufacturing Corp,  por declararse en huelga1.

En Camboya, el sector textil es el motor de la economía con 650.000 trabajadores de los cuales 400.000 trabajan para multinacionales como Gap, Levi's, Zara y H&M.

El gobierno evita aumentar los salarios para evitar que esas multinacionales se vayan a otros países como Birmania o Paquistán, donde la mano de obra es por ahora más cara.

Logotipo del PCC

El país es dirigido actualmente por el Partido del Pueblo Camboyano (antiguo Partido Comunista de Kampuchea) que se reivindicaba en otros tiempos “marxista-leninista” y que hoy se considera social-demócrata y “nacionalista de izquierda”.

La deriva de aquellos partidos, que bajo la bandera de la hoz y el martillo abrazan el capitalismo en cualquiera de sus formas (nacional o imperialista, “regulado” o neo-liberal), es la de llevar a sus clases obreras y campesinas a un callejón sin salida. La de competir en condiciones de sobre-explotación con los otros trabajadores del mundo para conquistar el mercado y estar en manos de los que decidan,  los capitalistas extranjeros o nacionales.

 

 

Comisión de Relaciones Internacionales del PCOE

 

 

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn