Imprimir esta página

Andalucía: Los medios blanquean al fascismo, la socialdemocracia y el oportunismo le allanan el terreno

Publicado en Actualidad Nacional 11 de Enero de 2019

PPCsVOX

Con la solemnidad que acostumbra la prensa burguesa a transmitirnos las noticias que provocan los partidos parlamentarios, especialmente los de derechas, nos muestra en esta ocasión, enfebrecida y orgullosa, los acuerdos a los que han llegado PP y VOX. Desde aquí pretende que el pueblo se engulla sin atragantarse el contubernio fascista, como una muestra de la flexibilidad de dichos partidos a la hora de debatir y consensuar un programa en el que todos han cedido por mor de atender y complacer las demandas del pueblo andaluz.

En realidad, todo el proceso post-electoral ha sido una pura pantomima. Entre los tres partidos no hay contradicciones resaltables y todo se ha desarrollado como era de esperar. Primero, PP y Cs, la supuesta “derecha moderada”, acuerda un programa manteniendo a VOX aparentemente al margen del mismo, queriéndonos demostrar que ellos no están con la extrema derecha. Luego, el partido que ha logrado mayor número de votos de los tres, amansa a VOX, lo domeña con la habilidad del que es capaz de lidiar con el toro más bravo hasta llevarlo al redil.

Sin embargo, todo se desarrolla tal y como lo había previsto el gran capital para que la derecha no muriese tras el descalabro del PP infestado de corrupción. Los tres partidos han representado el papel que se le ha asignado para sustantivar una derecha multicolor. De nuevo el gran capital se sale con la suya, pues de un partido en franca decadencia, con connotaciones fascistas, que ha debido ser ilegalizado por una corrupción sin igual en la historia de nuestro país, en menos de tres años ha logrado que desde sus entrañas hayan brotado dos vástagos falsamente diferenciados con la finalidad de recuperar los votos perdidos. Tan fascista es VOX como lo son PP y Cs. ¿Acaso varían respecto del trato hacia la mujer, a los inmigrantes, a los trabajadores? ¿Es que existen diferencias en relación con el tratamiento al franquismo, al imperio español, a las leyes mordazas, a las leyes laborales etc.?

Los programas elaborados por PP-Cs y PP-VOX son obligados expedientes, que ni siquiera merecen la pena de perder el tiempo en refutarlos, pues estamos en manos de inescrupulosos estafadores. Nada se concreta porque cuando se trata de beneficiar al pueblo trabajador todo se reduce a un decálogo de intenciones sin exponer con claridad las medidas a aplicar, por ejemplo, ¿Cómo enjugar el paro? ¿Cómo crear el empleo de calidad? ¿Cómo unos corruptos van a luchar contra la corrupción? ¿Cómo plasmar la estabilidad económica si son los causantes de las políticas pro capital financiero sobre la base de depauperar a las clases trabajadoras?

Es evidente que ellos no tienen la más mínima intención de rectificar las líneas maestras del gobierno de Rajoy, por el contrario, su misión es ahondar en las mismas hasta concluir la transformación fascista de la sociedad a través de la legalidad dada, para enriquecer aún más a los capitalistas, pues el objetivo 7 del documento sellado entre PP y  VOX deja muy a las claras que los trabajadores son para ellos trabas o elementos pasivos, mientras que los explotadores son los creadores de empleos y de riquezas. Ellos, que son los culpables del deterioro de la sanidad propendiendo a su privatización en aquellas comunidades donde han gobernado, nos hablan también de poner en solfa la sanidad andaluza. No hay que ser un experto en política para saber que el trío fascista va a adoptar la táctica natural de la derecha, la que adoptó Rajoy, que consiste en utilizar una auditoría del estado de la Junta de Andalucía para negar las medidas que podrían afectar positivamente al pueblo, medidas que han prometido hipócritamente en los documentos programáticos y en los medios de comunicación. Y de esta manera justificar la imposición de sus verdaderos planes cicateros y reaccionarios.

Pero debemos ser lo suficientemente claros para que los trabajadores lo comprendan, los fascistas van a gobernar en Andalucía no por méritos propios sino por demérito de sus “rivales”. El PSOE es tan corrupto como el PP, especialmente en Andalucía, y durante estas cuatro décadas ha vivido de espaldas a la realidad del pueblo trabajador hasta el punto que sus análisis y su comportamiento socialdemócratas convergen con la calaña derechista. Ha alimentado la economía dependiente que ha perpetuado el subdesarrollo de la región; ha condecorado a explotadores terratenientes; ha llenado las arcas capitalistas a través de subvenciones y ha creado y fomentado la fobia entre los andaluces contra otros pueblos del Estado. Además, mantiene en el tiempo las leyes reaccionarias antiobreras y antipopulares dictadas por el PP.

Es difícil pues encontrar una línea divisoria entre los fascistas y la socialdemocracia y, del mismo modo, IU y ahora PODEMOS-IU, en continua degeneración bastarda, desempeña el papel más sucio. Las historias de ambos partidos descuellan por su continuo bamboleo hasta que se han situado en las lindes del PSOE. Tanto en el ámbito estatal como andaluz, se parapetan detrás de los socialistas consumiendo la débil entidad que pretendieron exhibir en un pasado.

El mundo camina hacia el fascismo porque la única salida que tiene el capitalismo internacional es crear, de forma irremediable, una crisis superior a la actual para sobrevivir; y es consciente de que va a necesitar de la violencia física, de la represión política y económica a ultranza con la intención de mantener a raya al movimiento obrero y popular, porque ya no está en juego qué tipo de política hay que aplicar, si socialdemócrata, si neoliberal etc.; y es que el devenir económico y político nos ha arrastrado hasta ponernos enfrente del problema cardinal del momento actual: capitalismo o socialismo.

El fascismo es un fenómeno mundial y se genera cuando los países imperialistas se hallan en una situación económica insostenible, como en el caso actual que jala de los lastres de la crisis económica y estructural insuperable desde la década de los 90 ahogando la vigencia del capital, de la que salen falazmente a través de la creación de ingente cantidad de dinero falso. Además, la crisis vigente cuenta con un hándicap más que la hiere de gravedad, tal es la escasez de las fuentes de energía que encona aún más la lucha interimperialista. Como vemos, poco a poco se van instalando en los gobiernos de las naciones capitalistas, partidos y dirigentes de la extrema derecha, fascistas camuflados con la verba “democrática” y “populista” con el único propósito de implantar políticas económicas reaccionarias que preserven los intereses de las grandes burguesías, garantizando su existencia por medio de leyes totalmente retrógradas y con el terror. Obsérvese el mapa mundial y veremos cómo avanzan: Ucrania, Austria, Bélgica, Dinamarca, Finlandia, Francia, Hungría, Italia, Letonia, Polonia, Argentina, EE.UU., Brasil, Ecuador… Lo cual demuestra que los problemas que afectan a la sociedad capitalista ya no son posibles de reparar bajo el amparo de la falsa democracia burguesa, por esta razón, el capitalismo hace uso de su reserva espiritual: el fascismo.

Y en estos momentos en que el capital lo quiere todo al precio que sea, PODEMOS-IU nos presentan para Andalucía un proyecto derechista que adormece el espíritu combativo de los trabajadores y de las capas populares, en realidad, la lucha de clases brilla por su ausencia en dicho documento. Es decir, el capital acude al campo de batalla con la bomba de neutrones y PODEMOS-IU le pide al pueblo andaluz que use el paraguas para amortiguar el golpe.

Al pueblo trabajador hay que contarle la verdad cueste lo que cueste, pero será sobre esa matriz donde embridará las piezas de choques que se enfrentará al gran capital y sus lacayos: fascistas, socialdemócratas y populistas. Las clases populares tienen que saber para comprender que la situación actual es grave y se irá agudizando paulatinamente, si ellas no ponen coto a los desmanes del gran capital protagonizados por la reacción política y por los traidores. El pueblo consciente de la realidad que le rodea es capaz, y en este caso lo será, de organizarse y de luchar con todas sus energías, porque sabe que solo él está facultado para poner freno a la locura capitalista. Pero el pueblo ha de saber que solo bajo la dirección de un partido orientado en el marxismo-leninismo puede ser dirigido hacia la victoria.

El Comité Regional de Andalucía del PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL, llama a los trabajadores de la ciudad y del campo, a las mujeres, estudiantes, pensionistas, autónomos a que se unan en el FRENTE ÚNICO DEL PUEBLO, que se va fraguando por medio de un programa que hace frente a los fascistas, un programa que va a las raíces de las causas que originan todos sus problemas: el capitalismo.

 

¡CONTRA EL FASCISMO, CONTRA LA DICTADURA DEL GRAN CAPITAL!

¡DESARROLLEMOS EL FRENTE ÚNICO DEL PUEBLO EN MARCHA!

 

COMITÉ REGIONAL DE ANDALUCÍA DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (PCOE)

Artículos relacionados (por etiqueta)