Sábado, 16 Noviembre 2019
A+ R A-

El PCE Es el Oportunismo Elevado a la Enésima Potencia

Publicado en Actualidad Nacional 24 de Abril de 2011

Decía Lenin “Los hombres han sido siempre en política víctimas necias del engaño de los demás y del engaño propio, y lo seguirá siendo mientras no aprendan a discernir detrás de todas las frases, declaraciones y promesas morales, religiosas, políticas y sociales, los intereses de una u otra clase” El modo de comportarse el oportunismo no tendría explicación de ser falsa la sentencia de Lenin.

 

Los “militantes del PCE” nos valen para afirmar cuánta verdad contiene el párrafo citado. Si les preguntásemos a su membresía de base si son marxistas, responderían que sí, pero muy enojados ¿cómo podemos dudar de ello? Sin embargo, en el 9º Congreso de ese partido se abjuró oficialmente del principio de la dictadura del proletariado. Solo la ignorancia con sus buenas tragaderas es capaz de continuar llamándose marxista y comunista, después de que su partido renunciara al concepto que le dio a Marx el carácter de revolucionario y lo distinguió como comunista.

Pero esta ignorancia tiene su explicación en el mundo capitalista. Los trabajadores realizan largas jornadas laborales, cuando no se ven obligados a emplearse en más de un trabajo para subsistir. Después, la familia, los problemas domésticos, les ocupan todo el resto del tiempo, sin que tengan la ocasión de leer un libro y ni tan siquiera los documentos de su partido. En este caso, la formación de los militantes de base del PCE es absolutamente nula, si por otra parte tenemos en cuenta que cada vez que escuchan a sus dirigentes, estos les dice cosas distintas.

Las direcciones del PCE han sido conscientes de esta realidad y han manejado a sus bases a su antojo a través de los tiempos. En las últimas elecciones generales a las que concurrió Julio Anguita como Coordinador General de IU, y en una entrevista que le fue realizada en TV, uno de los periodistas presente le preguntó ¿Qué es eso de la Dictadura del Proletariado? Y éste respondió ¡Ustedes saben muy bien que mi partido abandonó la Dictadura del Proletariado en el 9º Congreso!

A pesar de todo el líder de IU y con él el PCE se autodenominaban “marxista revolucionario”, sin que una sola voz de sus militantes reparase en el engaño. El 5 de Marzo de 1852 Carlos Marx envió a J. Weydemeyer una carta en la que le decía: “…Por lo que a mi se refiere, no me cabe el mérito de haber descubierto la existencia de las clases en la sociedad moderna ni la lucha entre ellas. Mucho antes que yo, algunos historiadores burgueses había expuesto ya el desarrollo histórico de esta lucha de clases y algunos economistas burgueses la anatomía de éstas. Lo que yo he aportado de nuevo ha sido demostrar: 1) que la existencia de las clases solo va unida a determinadas fases históricas de desarrollo de la producción; 2) que la lucha de clases conduce, necesariamente, a la dictadura del proletariado; 3) que esta misma dictadura no es de por sí más que el tránsito hacia la abolición de todas las clases y hacia una sociedad sin clases.

Está claro que para Marx, la Dictadura del Proletariado es su descubrimiento estrella y que sin ella no es posible acceder al socialismo y por consiguiente abolir las clases sociales. Pero Anguita, al igual que el conjunto de la dirección del PCE saben perfectamente que no serán contestados por una militancia malformada y se permiten el lujo de llamarse comunista. Tenemos que reconocer que son hábiles en el engaño, y lo demuestran provocativos a cada instante, por ejemplo, Anguita se atreve a decir ahora, que él no tiene nada que ver con esta Constitución y se queda igual, mientras sus acólitos se vanaglorian del vigor que emplea su líder para responder claro y contundente. ¿Sería capaz de desmentir públicamente que su partido y él, que pertenecía entonces al Comité Central de PCE, no defendieron el SÍ en el referéndum constitucional? ¿Puede negar que el PCE fuese coproductor de la Constitución?

Se nos dirá que el PCE se desvinculó de la Constitución porque según su dirección “Se han incumplido todos los títulos y artículos de derechos sociales, económicos, ambientales, se han recortado las libertades políticas y la calidad democrática esta bajo mínimos, y la parte social del pacto constitucional de la transición no se ha aplicado, como por ejemplo la planificación democrática de la economía o el derecho a vivienda, entre otros muchos. Los trabajadores han cumplido con creces trabajando, pero mientras perdían poder adquisitivo y aumentaba su precariedad, los empresarios han obtenido tasas de beneficios de hasta el 70%. La Constitución se ha convertido en papel mojado para los trabajadores y un bastión tras el que se escuda el poder político y económico, así como una Casa Real absolutamente opaca y que se vuelve a burlar una vez más del pueblo español "subiéndose el sueldo" hasta los 9 millones de euros”

Todo obrero con conciencia de clase sabe que una Constitución burguesa y además como en el caso de la española, en donde se salvaguarda explícitamente la economía de mercado, se reconoce al Rey Jefe de Estado y de los Ejércitos, se le concede impunidad y se le otorga la facultad para movilizar al ejército en defensa de la constitución, en donde la gran burguesía mantiene su poder económico, político e ideológico y en donde se consagraron las insignias del franquismo (bandera, monarquía, himno, ejército) los capitalistas iban a ser tan idiotas para proteger los derechos de los trabajadores que van en detrimento de sus intereses. ¿Quiere decir que el PCE fue engañado?

Hay que recordar que lo anterior fue a fuerza de expulsar del seno del partido a los militantes marxistas-leninistas que se oponían a tamaña traición y también a costa de desnaturalizar a CC.OO. correa de transmisión por entonces del PCE (Marcelino Camacho). ¿Pueden el Sr. Anguita y el PCE decir que la burguesía los ha timado? ¿Qué clase de dirigentes son? ¿Quién se fía de ellos? No. Fueron ellos los que engañaron a la militancia y al pueblo.

Pero como quiera que el oportunismo, lo mismo que el mentiroso tiene las patas cortas, bastaría con escuchar atentamente lo que Anguita dijo en Carmona en donde presentó las diez medidas que propone su partido para salir de la crisis. Todas ellas están dentro de la Constitución y así lo recalca una y otra vez ¿Ironía? En absoluto, para crear conciencia al pueblo no se le puede suscitar expectativas falsas de que dentro del sistema capitalista se va a acabar con el paro y sus consecuencias, eso significa no entender nada de las leyes económicas que rigen el modo producción burgués, pero, peor aún, después del escarmiento del “timo” de la Constitución, insistir en ella para dar solución a la crisis, eso ya no es un engaño eso es impudencia total y absoluta.

Aún llega más lejos, advirtiendo que si el pueblo no lo apoya en las elecciones y se moviliza en torno a las diez medidas, es que no hay nada que hacer. De esta forma nos da una lección magistral de su desconocimiento del marxismo en lo que se refiere a la relación entre psicología y conciencia de clase. Porque si la cosa es tan fácil como la pinta ¿Por qué en el año 1.978 en vez exhortar al pueblo a que votasen una constitución burguesa no planteó esas medidas y todos les hubiésemos seguido? En realidad en el oportunismo el engaño y la ignorancia es un maridaje tan compenetrado que cuesta trabajo, a veces, de saber cuando es cínico y cuando un pobre desgraciado.

Pero no queda ahí todo, el oportunismo es sorprendente y desconcertante, en apariencias claro. Por esta razón, el PCE se nos deja caer con una nueva alternativa que ellos titulan “Por la unidad de la izquierda en torno a una Alternativa Social Anticapitalista (ASA) a la crisis” Es desconcertante porque después de ratificar su apuesta por IU, con esta nueva propuesta la descalifica. Tal vez se acuerde el PCE, que IU ha gobernado en el Pais Vasco y en Cataluña junto con la derecha y esté desacreditada y rememore que coquetea con la derecha en Canarias, a juzgar por la denuncia de uno de sus militantes, y también que ha sido frágil en algunos pueblos por sus unidades, bien con el PSOE, bien con el PP y hasta con el diablo.


La realidad es que el PCE e IU, no tienen una línea de actuación y menos aún, política e ideológica definida, y es capaz de mimetizarse como los camaleones según el momento y conveniencia, ora marxista-revolucionario, ora socialismo del siglo XXI etc. El 11 de Abril 2003 condenando a Cuba haciendo coro a Aznar y al Imperialismo y hoy enviando cínicamente un saludo al 6º Congreso del PCC. Por todas estas cuestiones resulta lógico que en el PCE haya tantos socialismos como militantes. Cada uno de ellos tiene su ideal propio, dado que la dirección es incapaz de homologar una para todo el partido.

Y la otra realidad es que estamos en período electoral con una grave crisis a las espaldas, en la que ellos ven la posibilidad de mantenerse vivos e incluso avanzar electoralmente y para conseguirlo son capaces de todo, hasta de aparentar y solo aparentar ser revolucionarios, porque las medidas que proponen para alcanzar la unidad de la izquierda en torno a una Alternativa Social Anticapitalista (ASA) no deja de ser una pantomima pequeño-burguesa para converger con los oportunistas europeos del Partido de la Izquierda Europea.

PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E.)