Sábado, 24 Junio 2017
A+ R A-

El fascismo crece en Cantabria. El desarrollo del PCOE es necesario para frenarlo

Publicado en Actualidad Nacional 25 de Mayo de 2017

El pasado 5 de mayo la asociación fascista Alfonso I de Cantabria organizó unas conferencias en el Ateneo de Santander acerca de la historia de la legión, fuerza militar creada por Millán-Astray en 1920, que fue un instrumento finalmente usado por el poder burgués para promocionar el fascismo y reprimir los movimientos de izquierdas. Esta fuerza militar fue uno de los pilares militares del golpe de estado franquista que acabó con la II República y con el sistema parlamentario establecido.

Pero volvamos a la situación actual, al peligro que nos amenaza: el auge de esta asociación de corte fascista y franquista es un peligro para la emancipación de la clase obrera. Tiene un caldo de cultivo perfecto debido a la pésima e inútil actuación de la izquierda en Cantabria, anquilosada en el reformismo y no en el movimiento revolucionario. A día de hoy es necesario desarrollar un partido marxista-leninista en Cantabria, por ello es necesario desarrollar el PCOE.

Esta asociación es una de las seis organizaciones fascistas y filo-nazis (de entre los cuales cabe destacar Hogar Social Madrid) que han firmado un manifiesto para constituirse en un partido de extrema-derecha en España. Hasta entonces, esa organización había permanecido más o menos independiente y había adoptado una política de captación, cuanto menos, curiosa y diferente a la de sus homólogas, centrándose en actos culturales e ignorando los sociales. Sin embargo, debido a la influencia de estos grupos interregionales, se han tornado a la acción social (como el reparto de alimentos y de búsqueda de empleo) con el fin de atraer a la clase obrera y desviarla de su verdadero objetivo: el socialismo. Todo esto constituye un verdadero peligro en esta región, pues resulta evidente la falta de respuesta del gobierno, de partidos políticos y de sindicatos ante esta grave amenaza.

Las relaciones de la asociación ultra-derechista trascienden el plano nacional. Por ejemplo, en 2014 realizaron un evento junto a la organización italiana filo-nazi CasaPound. Más grave todavía es que prácticamente la totalidad de sus actividades son muchas veces subvencionadas por el Ayuntamiento de Santander (gobernado anteriormente por el PP y actualmente por una coalición PP-Cs). Además, estas actividades tienen un marcado cariz de exaltación fascista: historia de la legión, homenaje a la División Azul, al “nuevo orden mundial”, enaltecimiento de la “cultura europea” (ese acto fue en realidad una manifestación anti-refugiados y anti-inmigración), alabando el franquismo, la Reconquista, rindiendo homenaje a Primo de Rivera, hablando sobre la conspiración sionista del control mundial y un largo etcétera. Para concluir, es importante destacar que su líder es Sinforiano Bezanilla, nº1 por el Frente Nacional en las autonómicas de 2011 y ex-miembro de Falange, defensor de la dictadura de Franco y “orgulloso de su pasado como fascista”.

Se han expuesto suficientes motivos para fortalecer las filas del proletariado revolucionario y de su Partido, el PCOE, puesto que la proliferación del fascismo es un claro peligro para la clase obrera. Los reaccionarios no dudan en usar la retórica anti-capitalista y en ser subvencionados por los aparatos del gobierno burgués para obtener sus objetivos. Esta situación es fomentada por la falta de acción de la izquierda cántabra, convirtiendo la región en el escenario perfecto para la expansión y el adoctrinamiento en el fascismo, una ideología criminal que defiende los intereses de la burguesía en la fase de crisis del capitalismo monopolista; y es que la reacción es la forma de gobierno propia de la dictadura de los monopolios, del imperialismo.

¡MUERTE AL IMPERIALISMO!

¡SOCIALISMO O BARBARIE!

COMITÉ LOCAL DE SANTANDER DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (PCOE)