Viernes, 21 Septiembre 2018
A+ R A-

Carmena

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, confirmó que volverá a ser candidata en las elecciones municipales de 2019. A su vez, rechaza volver a presentarse al frente de Ahora Madrid para “evitar que algunos partidos dificulten su labor” y asegura que lo hará liderando una “plataforma de individuos”.

Manuela Carmena, tras casi 4 años engañando a todos los madrileños, cree que puede seguir haciéndolo incluso cuando su mandato está a punto de acabar. Se empeña en hacernos creer que su nefasta gestión de la capital es por culpa de que dentro de Ahora Madrid “se generaron partidos que no habían aparecido inicialmente y que han venido a dificultar ese proyecto”. Pretende lavarse las manos de todos los daños que ha causado a la clase trabajadora madrileña durante estos casi 4 años como alcaldesa, echando balones fuera y evadiendo cualquier responsabilidad. A continuación, refrescaremos la memoria de la alcaldesa y la de su séquito oportunista, recordando lo que ha supuesto para la clase obrera madrileña estos años con Ahora Madrid al frente.

Para empezar, según el Estudio sobre Necesidades Sociales en la Ciudad de Madrid, encargado por el Ayuntamiento, el 28% de las familias madrileñas está en riesgo de pobreza y la mitad llega con dificultades a fin de mes. El umbral de pobreza se sitúa en aquellos hogares que se encuentran por debajo del 60% de la renta media y los distritos más afectados son, por este orden, Puente de Vallecas, Usera, Vicálvaro, Villaverde, Carabanchel, La Latina y Tetuán. En el lado opuesto, se sitúan Salamanca, Retiro y Chamberí. Los barrios obreros son, en definitiva, los que sufren las mayores consecuencias de la pobreza hacia la que nos arrastra el capitalismo. Mientras tanto, en los barrios burgueses, la pobreza brilla por su ausencia, pues son ellos quienes roban la fuerza de trabajo de los obreros para acapararla en su beneficio y hundir al trabajador en la pobreza y en la miseria.

Continuando con este incesante maltrato hacia la clase obrera, Ahora Madrid sigue sin solucionar el problema del paro que sufre la ciudad: 166.473 personas están desempleadas, lo que explica los datos arriba expuestos. Todo ello pese a que Ahora Madrid decía en su programa que “Frente al Madrid de la desigualdad, Ahora Madrid es la ciudad de los derechos. Madrid no será nunca más una ciudad en la que la ciudadanía tenga problemas para alimentarse, para calentarse o para acceder a una vivienda digna. Vamos a defender los derechos humanos.”

A propósito de las promesas incumplidas, Ahora Madrid constataba en su programa que iba a garantizar “unos servicios de limpieza de titularidad y gestión 100% publica y con condiciones de trabajo dignas, con protocolos de gestión y co-gestión de los recursos públicos y donde las infraestructuras públicas estén al servicio de la ciudadanía.” Sin embargo, esto cambió poco después de llegar al Ayuntamiento, cuando Carmena decidió rechazar la remunicipalización de la gestión de residuos, una de sus grandes promesas, y acabó otorgando la gestión a empresas privadas como FCC, algo que venía haciendo el Partido Popular desde hacía años.

A todo esto se le suma que el Ayuntamiento está completamente entregado al turismo masivo que aumenta el precio de alquiler de las viviendas y que expulsa a los vecinos de sus casas, como ya señalamos en el PCOE.

Este turismo masivo también ha provocado accidentes laborales como el que sufrieron tres trabajadores durante la construcción de un edificio de lujo comprado hace un año por Rockefeller Group. La siniestralidad laboral por falta de las infraestructuras necesarias para preservar la salud de los trabajadores y por la precariedad es algo común en Madrid. Desde el 1 de enero de 2015 hasta el 31 de mayo de este año, un total de 2.598 trabajadores han sufrido un accidente laboral en la capitalUna media de 67 heridos al mes. Más de dos al día. Uno cada 12 horas. Otros, sin embargo, han corrido peor suerte. 384 sufrieron un accidente grave y 25 no lograron sobrevivir. Los datos, sin embargo, solo recogen aquellos accidentes en los que intervino la Policía Municipal, por lo que la cifra real probablemente sea muy superior a esta. El terrorismo patronal sigue matando a trabajadores con la complicidad de Ahora Madrid.

Otra de las grandes promesas incumplidas por Ahora Madrid que fueron anunciadas a bombo y platillo fue la de “poner todos los medios y recursos municipales para la paralización de desahucios y desalojos de primera vivienda y para garantizar una alternativa habitacional a sus habitantes”. Sin embargo, nos encontramos con que en Madrid no han cesado los desahucios a familias que no pueden permitirse el alto gasto que supone el alquiler.

Para finalizar su ignominiosa traición a la clase obrera, y conservando las buenas tradiciones socialdemócratas y oportunistas, Ahora Madrid permite la presencia acomodada de la organización fascista Hogar Social Madrid, que campa a sus anchas por la ciudad ocupando edificios con total permisividad por parte del Ayuntamiento. La socialdemocracia, lejos de combatir el fascismo, lo blanquea y lo ampara, tal y como lo lleva haciendo toda su historia. Son los grandes cómplices del fascismo.

En definitiva, por mucho que Carmena intente evadir la responsabilidad de su nefasta gestión, funesta para la clase obrera, como no puede ser de otra manera bajo el régimen de la propiedad privada, el capitalismo, nosotros tenemos claro quién es la culpable de nuestra miseria.

Y, por si todo esto no fuera suficiente, Manuela Carmena pretende presentarse otra vez a las elecciones municipales de 2019 en una plataforma que “no es de partidos, sino de individuos”. En ella, según Carmena, “hay sitio para todas las personas, tengan el carné que tengan, pero a nivel personal”, por lo que “puede que haya personas del PSOE a quienes les apetezca estar en esta plataforma”.

Esta idea puede parecer democrática y progresista, pero, ¿cómo enfocamos los marxistas-leninistas una idea del Partido como esta?

“Pero el Partido —decía Stalin— no es sólo la suma de sus organizaciones. El Partido es, al mismo tiempo, el sistema único de estas organizaciones, su fusión formal en un todo único, con organismos superiores e inferiores de dirección, con la subordinación de la minoría a la mayoría, con resoluciones prácticas, obligatorias para todos los miembros del Partido”.

La idea de una plataforma horizontal a la que cualquiera pueda acceder es un atentado contra lo que defiende el marxismo-leninismo. Precisamente, la difusión de una plataforma semejante crea la nociva idea desorganizadora del Partido, es decir, la idea de que no hay que organizarse bajo el Partido, lo que genera la confusión en el proletariado.

Sin una organización y una disciplina férrea, el Partido no podrá formar jamás un todo único capaz de ejercer la dirección sistemática y organizada de la lucha de la clase obrera.

Pero es que ni siquiera Carmena cree realmente en su idea de plataforma “democrática”. Esta es una simple excusa para poder tener más poder que el que tenía en Ahora Madrid. Carmena quiere poder hacer lo que se le antoje sin que ningún partido ni ninguna persona le diga lo contrario. Ella misma desenmascaró esta idea cuando cesó a Carlos Sánchez Mato como concejal de Economía y Hacienda por oponerse a los recortes impuestos por Montoro.

Desde el PCOE lo tenemos claro: solo concebimos la organización bajo el Partido de Nuevo Tipo, es decir, bajo un Partido que sea el destacamento organizado y de vanguardia de la clase obrera, que sea el factor esencial de dirección en el seno de los trabajadores y el instrumento para la conquista y consolidación de la dictadura del proletariado.

¡ABAJO CON EL OPORTUNISMO CRIMINAL!

¡SIN PARTIDO NO HAY REVOLUCIÓN!

¡ORGANÍZATETE EN EL PCOE!

Comité Local del Partido Comunista Obrero Español (PCOE) en Madrid

TerrorismoPatronal

Un obrero ha muerto este viernes en Ciudad Lineal al caerle encima una carga de sacos de cemento de 1.800 kilos, engrosando la lista de fallecidos en accidente laboral en España por falta de seguridad y de prevención de riesgos laborales.

Esto no es un caso aislado. Desde enero hasta julio, se han producido en España un total de 541.098 accidentes laborales, experimentando dicha cifra un aumento del 1% respecto al mismo periodo del año anterior. A su vez, han muerto un total de 250 trabajadores, 4 más que en el mismo periodo de 2017, lo que supone un aumento del 1,6%, según datos publicados por el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social.

De todos estos accidentes, 40.057 ocurrieron en la Comunidad de Madrid. Esto supone un 8,3% más que en el mismo periodo de 2017. El 99,5% fueron accidentes leves, el 0,4% (138) fueron graves y el 0,1% (25), mortales.

Todos estos datos están siendo ocultados por los medios de comunicación, dando cobertura únicamente a aquellos accidentes que tienen más repercusión, convirtiendo las desgracias ajenas en fenómenos mediáticos con los que rellenar las parrillas televisivas.

Los medios nos hacen creer que los únicos accidentes laborales que existen son aquellos en los que ocurre un fallo humano o en los que faltaban medidas de prevención. Sin embargo, según los datos del Ministerio de Trabajo, se observa que el 41,7% de los accidentes laborales se producen por “sobreesfuerzo, trauma psíquico, radiaciones o ruidos”; el 24,8%, por “golpe contra un objeto inmóvil con el trabajador en movimiento”; otro 15,5%, por “choque o golpe contra un objeto en movimiento”; y un 9,5%, por “contacto con un agente material, cortante o punzante”.

El 58,3% restante de los accidentes laborales se producen por la ausencia de medidas de seguridad que garanticen la integridad física de los trabajadores y por la nula prevención de los accidentes, motivo por el cual España ocupa el cuarto puesto en accidentes mortales y el tercero en número de incidentes graves.

Otra de las principales causas de los accidentes laborales en España y que nunca se menciona es la precariedad laboral que sufren los trabajadores. Unas malas condiciones de trabajo generan un mayor estrés en los obreros y puede ser causante de enfermedades crónicas, puesto que se ven forzados a trabajar muchas horas a altas intensidades por un sueldo mísero.

A ello se añade la escasa prevención y formación que reciben los trabajadores en seguridad laboral, lo que se traduce en un aumento progresivo de los accidentes laborales, tal y como constatan los datos expuestos anteriormente.

Todos estos ataques que sufre la clase obrera no son más que la forma que tiene la patronal, con la complicidad de los sindicatos amarillos CCOO y UGT de maximizar sus beneficios a costa de los trabajadores. Estas organizaciones lacayas del capital, financiadas por el propio Estado burgués, sirven a los intereses de dicha clase, en contra de los obreros, hasta el punto de ser responsables del incremento de la siniestralidad laboral desencadenada por el empeoramiento de las condiciones de trabajo.

Por ello, el proletariado ha de organizarse en torno a sindicatos de clase miembros de la FSM que defiendan sus intereses y combatan el sindicalismo amarillo, que no ha hecho otra cosa que sumir a nuestra clase en la miseria y en la explotación. Los obreros hemos llegado al límite de tener que jugarnos la vida en el trabajo por un sueldo insignificante, al sufrir la privación de los elementos más básicos de protección y seguridad. A la burguesía lo único que le interesa es ensanchar sus bolsillos; el trabajador no es más que un medio para lograrlo, como cualquier otra mercancía.

Frente a esta condena a muerte que tiene la clase obrera bajo el capitalismo, los trabajadores tenemos que tener claro que, solo en un sistema en el que seamos nosotros quienes tengamos el poder, podremos disfrutar de un trabajo seguro y en el que se valore nuestro sacrificio. El Socialismo es la única salida para la liberación de la clase trabajadora.

¡TRABAJADOR, LUCHA POR TUS DERECHOS!

¡ORGANÍZATE EN EL PCOE!

Comité Local del Partido Comunista Obrero Español (PCOE) en Madrid

Pino Montano

Hay una violencia diaria que sufren miles de familias trabajadoras sevillanas que es buscarse la vida para llenar el frigorífico y pagar las letras y facturas que las asfixian cada mes.

Empleos cada vez más temporales y sueldos pírricos cuando no el desempleo crónico, son desbordados por un coste de vida cada vez más alto. Coste de vida impuesto por las empresas y los monopolios del combustible, la electricidad, el agua, la construcción, los seguros, la banca, … y el Estado también con sus tasas e impuestos de todo tipo.

Pero además, el enquistamiento del desempleo, de la precariedad, de la falta de expectativas, de la miseria y el abandono de los barrios obreros desde todos los puntos de vista (empleo, servicios sociales, culturales…) es la semilla de donde germina tarde o temprano la violencia física y la delincuencia.

La prioridad de muchas familias es buscar el pan, por eso no tienen tiempo para educar a los hijos, de los que tampoco se ocupan las instituciones educativas. Quienes los educan diariamente son la televisión, la radio y las redes sociales que vomitan basura moral y cultural, poniendo en el pedestal del ejemplo a seguir a veinteañeros multimillonarios cuyo mérito es dar patadas a un balón y que son tratados como reyes, parásitos charlatanes de la prensa del corazón, raperos proxenetas con coches despampanantes, chicas operadas hasta la sien o que sólo saben contonearse cantando aquello de a mí me gustan mayores.

Si este régimen criminal capitalista que asfixia a la clase obrera no ofrece expectativas de una vida decente por mucho que trabajes o que estudies, y precisamente los que mejor viven o los que más atención reciben por los medios de comunicación son los que menos han trabajado o estudiado… ¿qué aliciente puede tener la juventud para ganarse la vida decentemente? ¿Cuáles son sus referentes y ejemplos a seguir?

Esos jóvenes que deambulan por las calles sin nada que hacer, son pasto fácil para las mafias y traficantes de drogas, que reclutan con facilidad en los barrios y zonas donde mayor es el desempleo y menores las rentas (periferias de grandes urbes como París, zonas con paro explosivo como la provincia de Cádiz…). Los siete barrios de Sevilla que se encuentran entre los más pobres de España (Pajaritos-Amate, Polígono Sur, Torreblanca, Cerro, Villegas, Su Eminencia y San Pablo) sufren cada vez con más virulencia los efectos del paro y la miseria. Y esa mancha de aceite se extiende sobre el resto de barrios como Pino Montano que se van degradando también conforme los azotan las crisis periódicas del capitalismo, cada vez más profundas.

El desasosiego, la inseguridad y el descontento que esta situación provoca en la clase obrera, si no son dirigidos hacia una lucha contra la causa principal, es decir, el régimen económico y social vigente, será aprovechado por los fascistas para hacer que la clase obrera se vuelva más reaccionaria pidiendo más seguridad con más policías. Y esto se volverá en contra nuestra porque las fuerzas de seguridad del estado consideran delincuentes a los trabajadores y vecinos que luchan por sus derechos con huelgas y movilizaciones.

La policía no ha actuado ni actuará nunca en contra, pues están a su servicio, de los responsables de la miseria y explotación de la clase obrera: los empresarios, banqueros y sus lacayos políticos. A cuyo servicio están también las administraciones e instituciones como el congreso, el parlamento, el ayuntamiento, ministerios, consejerías o concejalías.

Por eso es utópico pedir a las administraciones que resuelvan el problema de la inseguridad. De hecho, son cómplices de esa situación.

Por tanto, lo que habrá que hacer es remplazar esas instituciones por otras que nos representen de verdad. Aquellas cuyos representantes sean elegidos directamente por la clase obrera en los centros de trabajo y barrios obreros.

Pero la cuestión más importante es la económica, pues todos los problemas tienen un origen material. Si todas las riquezas que produce la clase obrera, hoy con mayor abundancia que nunca gracias a la maquinaria y la tecnología, quedan en nuestras manos, se acabará el problema de la miseria y de la incertidumbre, y por tanto la delincuencia no tendría de dónde alimentarse.

Necesitamos una estructura de poder, como el Frente Único del Pueblo, con la que seamos nosotros los que decidamos, y para ello necesitamos tomar el control de las abundantes riquezas que producimos los trabajadores: los beneficios de las empresas, las materias primas que emanan de las minas y las tierras andaluzas. Todo debe quedar en nuestras manos.

Hemos de unir las luchas de los barrios obreros y las de los trabajadores en las empresas, por mejorar nuestras condiciones de vida, elevarlas a una lucha común por cambiar el régimen económico y social. Luchar por el socialismo.

De esta manera podremos planificar la sociedad y la economía en nuestro beneficio dándole un futuro a todos los miembros de la sociedad, sin dejar abandonado ni desamparado a nadie. Sólo así podremos vivir en paz.

ACABAR CON LA MISERIA ES ACABAR CON LA VIOLENCIA DE TODO TIPO

CONSTRUYAMOS EL PODER POPULAR CON EL FRENTE ÚNICO DEL PUEBLO

ACABEMOS CON EL CAPITALISMO, LUCHEMOS POR EL SOCIALISMO

Secretaría de Agitación y Propaganda del Comité Provincial del PCOE en Sevilla

Soraya
 
El 21 de agosto se dictaminó de manera definitiva el desahucio a una familia obrera que trataba de sobrevivir sin ningún tipo de trabajo o ayuda. Soraya, madre de dos hijos de 4 y 10 años y de un bebé de 1 mes, remitió una carta al Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de la ONU para denunciar su situación y para pedir a dicha organización que interviniera en su favor. La respuesta de la ONU fue positiva y ordenó a la jueza del caso instructor del juzgado n°30 del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) que no realizara el desahucio. A pesar de la orden emitida, la jueza decidió ejecutarlo.
 
la burguesía no le tiembla jamás el pulso a la hora de recurrir al aparato de represión estatal para defender sus intereses cuando un obstáculo los entorpece. La oligarquía financiera no titubea ni unsolo instante cuando ejecuta un desahucio. Para la burguesía, Soraya y su familia no son más que un estorbo que obstruye su objetivo de obtener el máximo beneficio posible.
 
 
El capital financiero no duda en especular con un bien de primera necesidad como la viviendaBankiaal ver que este piso ocupado no le generaba beneficio algunodecidió vendérselo a la CompañíaGeneral de Inversiones, demostrando ser un acólito del monopolio financiero para continuar la especulación de este piso, sin importar la vida de Soraya y sus hijos. Al monopolio y capital financiero no les importa lo más mínimo la situación de miseria y pobreza que producen cuando articulan un desahucio, siendo una lacra más del capitalismo que azota permanentemente a la clase trabajadora. No les importa echar a la calle a familias indefensas, ni tan siquiera a aquellas que no pueden obtener un simple mendrugo de pan. Y, una vez más, Naciones Unidas ha demostrado ser una institución incapaz de actuar más allá de las formas.
 
 
Es importante que la clase trabajadora tenga presente que bajo ningún concepto debe confiar su suerte a una organización como la ONU. Naciones Unidas no puede hacer más que condenar una acción y aconsejar una serie de recomendaciones, porque no posee los medios para exigir su cumplimiento. Esperar el amparo de la ONU es una quimera. Desde su creación en 1945, en ningún momento ha logrado cumplir los dictámenes que promulga.
 
 
La ONU ha demostrado ser una organización sierva del imperialismo yankee y europeo. Por ello, cuando se creó la Carta Internacional de Derechos Humanos, la Unión Soviética se negó a firmarla y denunció que en ella se consagra implícitamente la explotación del hombre por el hombre. Así, bajo el artículo 17, que establece que “toda persona tiene derecho a la propiedad, individual y colectivamente y que “nadie será privado arbitrariamente de su propiedad”, la Declaración Universal de Derechos Humanos legaliza la explotación capitalista en cualquiera de sus formas y condena a los trabajadores del mundo entero al yugo del capital y a los designios del imperialismo.
 
 
El Partido Comunista Obrero Español (PCOE) se solidariza con Soraya y su familia ante la situación que están padeciendo junto con otras muchas familias obrerasEl PCOE condena firmemente los desahucios, que, en algunos casos, han provocado el suicidio de trabajadores que se vieron sin salidaalguna. Los desahucios son un crimen más perpetrado por los monopolios y la oligarquía financiera capitalista. La clase trabajadora no debe confiar su devenir a ninguna organización que les prometa soluciones vacuas y abstractas, ni tan siquiera la ONU.
 
 
El PCOE repudia enérgicamente a la oligarquía financiera, que concentra un poder tan elevado que es capaz de condenar a familias enteras a la miseria y la muerte con tan solo un chasquido de dedos. Para saciar su apetito de beneficios ilimitados, la burguesía se apropia de las riquezas que nosotros, el proletariado, generamos con sangre y sudor. Por ello, desde el PCOE, llamamos a los trabajadores a engrosar las filas del Partido, para luchar incansablemente por la conquista del Socialismo, máxima aspiración de la clase obrera. Llamamos a los trabajadores a unirse en torno al Frente Único del Pueblo, para materializar la lucha contra el sistema capitalista. Solo la lucha consecuente por el Socialismo arrojará al capitalismo, generador de todas nuestras dificultades, miseria y pobrezaal basurero de la historiaen pos de un mundo nuevo donde los trabajadores seamos los dueños de nuestros derechos.
 
 
¡SOLIDARIDAD CON SORAYA Y CON LAS FAMILIAS DESAHUCIADAS! 
¡SOCIALISMO O BARBARIE! 
 
 
Comité Regional del Partido Comunista Obrero Español (PCOE) en Madrid
fascismo
 
Las pasadas elecciones en Suecia, que dieron al partido nazi Demócratas Suecos un 17,6% de los votos, y los recientes acontecimientos en Alemania, donde los fascistas se manifestaron contra la imigración en la ciudad de Chemnitz, vuelven a demostrar el avance del fascismo en el viejo continente.
 
Y es que la profundización en la democracia burguesa conduce inevitablemente a la reacción y al fascismo. Esto lo podemos comprobar en la mayoría de países europeos, donde los fascistas se organizan -amparados y financiados por los propios estados- alcanzando fácil y rápidamente el acceso a los medios de comunicación -burgueses, por supuesto- y con ello tratan de introducir su discurso xenófobo y racista con el que penetrar a las instituciones burguesas.
 
En Alemania, el partido neonazi Alternativa por Alemania (Afd) ya es una realidad. La burguesía alemana ya ha logrado posicionar en el Parlamento al nazismo de nuevo, con 94 escaños en las elecciones generales del pasado año. Ahora solo debe incidir en su discurso y dejar que la coalición CDU y SPD continúen sus políticas, que ya están generando una nueva crisis tanto en Alemania como en el resto de Europa.
 
La manifestación del pasado 27 de agosto en Chemnitz es prueba de ello. En ella, los nazis corearon consignas abiertamente fascistas como “fuera los extranjeros” y “Alemania para los alemanes” mientras se sucedían las agresiones a inmigrantes en mitad de la calle. La exhaltación de Hitler y del Tercer Reich echa por tierra la falsa creencia de la ejemplar desnazificación llevada a cabo en la posguerra, donde los juicios a algunos cabezas visibles del nazismo no impidieron que antiguos funcionarios y jefes nazis permanecieran en sus puestos.
 
Suecia ha sido testigo en primera persona del avance del fascismo en su país el pasado 9 de Septiembre en sus elecciones generales. El partido fascista Demócratas Suecos llegó a la tercera posición, tras el Partido Socialdemócrata y el Partido Moderado, con el 17,6% de los votos, casi cinco puntos más que hace cuatro años. Estas elecciones han estado marcadas por el discurso xenófobo y contrario a la migración, gracias al amparo del fascismo por parte de la burguesía que ha introducido su discurso en los medios de comunicación de su propiedad.
 
Cuesta pensar, si hacemos caso a los eruditos políticos de la radio, la prensa y la televisión, cómo el fascismo está llegando de nuevo al poder político. En apenas dos años, prácticamente todos los países europeos han visto a los fascistas organizarse en partidos políticos, inundar las tertulias políticas de todos los medios de comunicación con su falso discurso xenófobo y racista e incluso alcanzar el poder político como en el caso de Hungría -Viktor Orban-, Austria -Heinz-Christian Strache es Vicecanciller y ministro de Funcionarios y de Deportes- o Italia -Liga Norte de Salvini-. 
 
En países como Grecia (Amanecer Dorado), Francia (Le Pen), Suecia (Demócratas Suecos), Holanda(Partij voor de Vrijheid de Wilders), Dinamarca (Dansk Folkeparti) o Finlandia (Verdaderos Finlandeses) el fascismo organizado está a las puertas del Gobierno. Incluido España, que con el Partido Socialista Obrero Español y el Partido Popular han logrado crear un Estado fascista en estos últimos 40 años, probando su obra contra Cataluña y su derecho a la autodeterminación, encerrando a la gente por sus ideas políticas. 
 
Profundizar en la democracia burguesa significa, como estamos comprobando, avanzar hacia el fascismo y es la socialdemocracia la que, con su discurso falso y rancio de reformar el sistema criminal capitalista, le abre las puertas a la gobernabilidad a los fascistas tras sus estrepitosos y anunciados fracasos.
 
Se observa nítidamente en España con el tándem PSOE-Podemos, en el que el primero no ha sido capaz de derogar la reforma laboral, ni la Ley Mordaza, ni de aportar ni una sola mejora al pueblo trabajador. Eso sí, ha logrado el récord de dos dimisiones de ministros por corrupción en 100 días de Gobierno. Todo esto con el beneplácito de Podemos, que no tiene la mínima intención de forzar a Pedro Sánchez a variar las políticas llevadas a cabo por el PP en la anterior legislatura tras auparlo al poder tras la moción de censura del pasado mes de junio.
 
El Partido Comunista Obrero Español advierte del peligro que supone para la humanidad el avance del movimiento fascista en el continente, del discurso socialdemócrata y antipolítico que abona el terreno para el acceso de aquellos al gobierno del Estado y de la imperiosa necesidad para la clase trabajadora de organizarse y robustecer las organizaciones proletarias y revolucionarias con el firme objetivo de destruir el imperialismo europeo y avanzar hacia el Socialismo, único garante de la paz y la dignidad del pueblo trabajador.
 
D. García – Secretario de Relaciones Internacionales del Partido Comunista Obrero Español(PCOE)

Yemen

Todo parece indicar que nos encontramos ante una operación teatral del nuevo gobierno socialista para maquillar los negocios del Estado español con el criminal y sátrapa reino feudal de Arabia Saudí. Necesitaban justificarlos jugando con el pan de los trabajadores de Navantia.

La puesta en escena la protagonizó la ministra de defensa Margarita Robles, manifestando la supuesta intención del gobierno español de cancelar la venta de 400 bombas láser de precisión a Arabia Saudita.

Probablemente esas bombas acabarán masacrando civiles en Yemen, como lleva años haciendo el régimen saudí desde 2015 con la operación Tormenta Decisiva y dirigiendo una coalición formada por Qatar, Kuwait, Emiratos Árabes Unidos, Bahréin, Egipto, Jordania, Marruecos, Sudán y Senegal, con el apoyo logístico y de inteligencia de las potencias imperialistas Estados Unidos, Reino Unido y Francia.

Esta operación está provocando en Yemen la mayor crisis humanitaria del mundo en estos momentos. Según datos de la ONU unos 22,2 millones de personas necesitan algún tipo de ayuda o protección, incluidos 11,3 millones para los que la necesidad de ayuda es vital. Además, hay 8,4 millones de personas en grave situación alimentaria y al borde de la hambruna, un 24 por ciento más que en abril de 2017.

 

 

En esta masacre que cuenta con la colaboración directa como hemos dicho de EEUU, Reino Unido y Francia, se usan las bombas que se fabrican en el Estado español, como es notorio y no existe reparos ni escrúpulos en reconocerse por esos demócratas que tantos golpes se dan en el pecho a la hora de hacer cumplir la ley y exigir obediencia a la saga de Borbones que tan buenas relaciones han tenido con el régimen saudí embadurnado hasta la médula de sangre de tantos pueblos árabes.

Pero las leyes, hechas por los ricos y en concreto por la oligarquía financiera, y eso que los oportunistas tienen como referente para resolver los conflictos, la “comunidad internacional”, dicen que esta masacre es legal. Porque como se justifica Xiana Méndez, Secretaria de Estado de Comercio, con la sangre fría propia de los representantes de los monopolios: “los países de la Liga Árabe que forman parte de la coalición contra los rebeldes en Yemen no están sometidos a embargo alguno por parte de Naciones Unidas o de la Unión Europea en la exportación de armamento o de material policial o antidisturbios”.

Pero lo más miserable es cómo están jugando con el pan, la moral y los principios de los trabajadores de Navantia, empresa que tenía planificado fabricar 5 corbetas para Arabia Saudita.

Empezando por los representantes de CCOO y UGT en Navantia, que de la misma manera que sólo ofrecen como alternativa EREs a los trabajadores, no llevan otra opción a la plantilla que seguir fabricando buques de guerra para ponerlos en manos de regímenes feudales tan criminales como el Estado islámico, pues de hecho Arabia Saudita tiene el mismo código penal que los terroristas que degüellan a los que consideren infieles.

Hay que ser indecente y miserable para plantear como única disyuntiva la de “llevar un plato de comida a la casa” sin importar si lo que fabricamos será usado para masacrar a otros pueblos, o que si optamos por la paz nos quedaremos sin empleo. Así se pronunciaba el responsable de la sección sindical de UGT y secretario del comité de empresa de Navantia, Manuel Aranda: “Este contrato de las cinco corbetas para Arabia Saudí nos supone cinco años de carga de trabajo, más de siete millones de horas de trabajo y nos supone riqueza para la Bahía”. Pero esa riqueza, claro está, no va para los bolsillos de los trabajadores de la Bahía, que llevan años sufriendo un empeoramiento de las condiciones de trabajo, especialmente de seguridad, con accidentes mortales de los que son cómplices CCOO y UGT que se han negado a apoyar huelgas para denunciar esas condiciones.

En esta comparsa no podía faltar el alcalde de Cádiz, Kichi, que después de sus performancestelevisivas intentando parar desahucios, se ha ido quitando la careta cada vez con mayor descaro. Hemos visto cómo ha expulsado a trabajadores de los plenos del ayuntamiento, cómo ha rendido pleitesía a la Virgen del Rosario, y entre otras lindezas, ahora defiende que se fabriquen corbetas para los saudíes porque hay que elegir entre “defender el pan o la paz” y “si no hacemos nosotros los barcos, lo harán otros”. De la misma manera podría justificarse que a Kichi un día por la calle lo atraquen encañonándolo en la sien, porque si no lo hace uno lo hará otro.

Hasta aquí hace tiempo que llegó el “Sí, se puede”. Los oportunistas han estafado siempre de la misma manera. Hacen creer que dentro del régimen de producción capitalista es posible cambiar la sociedad, y cuando gobiernan justifican sus traiciones precisamente en que no les dejan hacerlo, no les dan opciones. Entonces, señores oportunistas ¿para qué piden el voto?

Los trabajadores sólo quieren trabajar para comer y llegar a fin de mes. Eso es tan claro como el agua. Pero el régimen capitalista de producción les obliga a producir, no lo que necesitan los trabajadores para vivir, sino lo que necesita el capital para apropiarse de los mercados y las riquezas naturales. Y para eso necesita ya sean armas, minas, buques de guerra, o bombas. De la misma manera que el régimen nazi alemán obligó a los trabajadores alemanes a fabricar las armas con que masacrarían al resto de trabajadores europeos. Y los trabajadores no pueden decidir qué se fabrica y para qué en este régimen capitalista porque no son dueños de los medios de producción.

Esa es la gran verdad que ocultan los oportunistas de distinto pelaje (desde el PSOE hasta IU-PCE-Podemos).

Sólo el Socialismo podrá traer la paz porque la clase obrera, siendo dueña de los recursos naturales, las maquinarias y las empresas, preferirán producir lo necesario para su bienestar material y su desarrollo social y espiritual, antes que masacrar o bombardear a otros pueblos hermanos.

Es hora de que la clase obrera sigamos nuestro propio camino y mandemos al desagüe a toda la amalgama de oportunistas parásitos como CCOO, UGT, PSOE, IU-PCE-Podemos.

Seguir nuestro propio camino significa organizarse desde la base con un sindicalismo de clase guiado por la solidaridad con todos los pueblos del Estado español y del mundo (el de la Federación Sindical Mundial).

Seguir nuestro propio camino significa unir todos los centros de trabajo a través de los comités de empresa y delegados de personal (de los que habrá que echar a los vendeobreros y traidores).

Seguir nuestro propio camino significa unir nuestras luchas a las del resto de las clases populares como jóvenes, estudiantes, pensionistas y jubilados, amas de casa, jornaleros y pequeños campesinos.

Seguir nuestro propio camino significa construir una estructura popular de poder, el Frente Único del Pueblo, que permita tomar el control de las riquezas naturales que en Andalucía rebosan, que impulse una reforma agraria revolucionaria con la que transformar esta región y acabe con el subdesarrollo crónico que nos inunda de paro y emigración, y obliga por tanto a miles de trabajadores a elegir entre el pan y la paz.

Seguir nuestro propio camino significa instaurar el Socialismo.

¡ABAJO LOS OPORTUNISTAS Y LOS VENDE-OBREROS CÓMPLICES DE LAS GUERRAS ENTRE PUEBLOS!

¡OBREROS, TOMEMOS EL PODER PARA ACABAR CON LAS GUERRAS DE RAPIÑA!

¡CONSTRUYAMOS EL FRENTE ÚNICO DEL PUEBLO!

¡TRANSFORMEMOS ANDALUCÍA CON UNA REFORMA AGRARIA REVOLUCIONARIA!

¡POR EL SOCIALISMO!

Secretaría de Agitación y Propaganda del Comité Regional del PCOE en Andalucía

La maquinaria imperialista norteamericana y europea no ceja en su objetivo de estrangular a los pueblos del mundo. Ucrania y el Donbass son un claro ejemplo de ello, donde el asesinato de Alexander Zajarshenko, presidente de la República Popular de Donetsk, pone a la claras que el imperialismo no permitirá vivir en paz a un pueblo que no se someta a sus dictados, utilizando para ello la más criminal de sus apuestas: el fascismo.

El flagrante fracaso del imperialismo en Ucrania, donde la victoria fascista no se ha producido, ni mucho menos, como tenía planeado el imperialismo -una parte importante del territorio se ha desligado del fascismo, el Donbass, avanzando allí el marxismo leninismo- ha obligado a los monopolios estadounidenses a exigir de sus aliados criminales en Europa una mayor implicación para la consecución de nuevos mercados y frenar el avance de Rusia.

Esta ley del capitalismo, la de la conquista de nuevos mercados en momentos de crisis apeando a los competidores para obtener mayores tasas de ganancia, conllevará inevitablemente -como ya ocurrió en el pasado en dos ocasiones- a una guerra interimperialista de dimensiones colosales. El Partido Comunista Obrero Español, reitera su más firme apoyo y solidaridad con todas las fuerzas proletarias y antifascistas que resisten por cualquier medio al régimen criminal impuesto en Kiev, cuyos actos -el último, el asesinato del presidente de la República Popular de Donestk, Alexander Zajarshenko- demuestran su carácter abiertamente fascista.

Para liquidar al nazi-fascismo que hoy inunda de sangre y dolor Ucrania, es preciso acabar con el motor que lo aviva constantemente; el capitalismo en su etapa putrefacta. La única salida que los pueblos del mundo tenemos para evitar las guerras interimperialistas, provocadas por las luchas de poder para conquistar nuevos mercados ya repartidos, es abrazar la ideología del proletariado, el marxismo leninismo, que permitirá la construcción del Socialismo, máxima aspiración de nuestra clase hoy.

Secretaría de Relaciones Internacionales del Partido Comunista Obrero Español

Murcia

A los camaradas obreros y obreras de la Región de Murcia.

Nos dirigimos a la totalidad de la clase trabajadora para anunciar que ha llegado el momento de acabar con la explotación y opresión que sufrimos todos nosotros por pertenecer a la clase trabajadora.

Bajo el capitalismo, nunca habrá justicia social ni una verdadera participación del pueblo trabajador, de los explotados, en el gobierno del país. Los gobiernos no los forma el pueblo, sino que los forman los títeres de los monopolios Sánchez, Rivera, Iglesias y Casado de turno, que se van sucediendo y enriqueciéndose a nuestra costa, mientras nuestras vidas y condiciones laborales no hacen más que empeorar. En esta democracia burguesa vemos como un pequeño porcentaje de la población nos quita derechos y libertades, nos oprime a la gran mayoría que trabajamos, que madrugamos cada mañana y nos destrozamos mental y físicamente para poder sobrevivir.

Contamos con el reciente ejemplo de la lucha de los vecinos por el soterramiento, que han demostrado que la única manera de vencer a los intereses de la burguesía es uniéndonos. Ninguno de los partidos del panorama actual ha representado ni representarán jamás los intereses del pueblo trabajador. Además, la Región de Murcia sufre como ninguna otra las consecuencias de una crisis que ha llevado a nuestra clase social a una precariedad como nunca antes vista. Por ello, es más que nunca necesaria la aparición en nuestra región de un partido marxista-leninista, que luche de forma incansable por nuestros derechos y libertades, que acabe con este sistema corrupto y asesino. Desde hoy se constituye un partido proletario, el Partido Comunista Obrero Español de la Región de Murcia, con el fin de aunar a todos los trabajadores en un frente común para acabar con la explotación y cambiar las tornas.

Hermanos y hermanas, si tenemos plena consciencia de que el enemigo es de clase y nos unimos, seremos capaces de sobrepasar la mayor de las adversidades y derribar al mayor de los opresores.

¡Luchemos por el socialismo y la dictadura del proletariado!

Murcia, 1 de septiembre de 2018.

COMITÉ REGIONAL DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E.) EN LA REGIÓN DE MURCIA.

Dende fai unhas semanas estamos a ver nos medios de comunicación o desvergoñado racismo dirixido cara os traballadores máis débiles da poboación española: os inmigrantes ilegais. Os mesmos medios de comunicación, personaxes e institucións políticas que non paran de motivar e animar o saqueo aos chamados 'países do terceiro mundo' son os mesmos que choran a chegada masiva de inmigrantes os cales debido as inxerencias imperialistas só buscan un futuro mellor noutro país. A súa chegada en condicións paupérrimas lles obriga a realizar calquera actividade que lles supoña un mínimo de ingresos para eles e as súas familias. De sobra son coñecidos os casos dos manteiros, que se adican á venta de diversos produtos de forma ambulante. Estes inmigrantes son, polo tanto, vítimas dun sistema capitalista que destrúe o seu país de orixe e os esclaviza no país de destino.

Sen embargo, a estrutura e superestrutura do Estado fascista Español están preparadas para vendernos o lado máis retorcido da historia, como ben é o caso de falarnos dos manteiros como se fosen privilexiados ao non pagar impostos ou mostrarnos ás empresas como vítimas de “competencia desleal”. Tal é o caso da nova que apareceu hai uns días en A Coruña: “El Concello estudiará mover a los 'manteros' de la calle Real como piden los comerciantes.”

Na reportaxe, os comerciantes teñen a ousadía de dicir onde os manteiros deben colocarse para maximizar os seus beneficios. Nós, dende aquí, preguntamos: acaso os lugares onde estratéxicamente se extraerían máis beneficios non serían aqueles nos que as empresas, que teñen departamentos especializados para optimizar a localización dos seus negocios, xa estarían situadas? Por que, casualmente, propoñen zonas da cidade como os Xardíns de Méndez Núñez onde a conflictividade é maior debido a que alí se realizan botellóns?

A burguesía, clase dos empresarios e demáis parásitos, é tan carroñeira que nin se quera é capaz de permitirse a perda dun mínimo de cartos, senón que ten que desfacerse dos eslabóns máis débiles da poboación para así encher aínda máis os seus bolseiros. E para iso da igual qué cor teña o partido que goberne local, autonómica ou estatalmente: son os mesmos lacaios dos empresarios con distinto exterior. De feito, a Marea Atlántica, actual partido no goberno coruñés, xa ten algo de experiencia en ataques aos manteiros, posto que o ano pasado multou con 1500€ a un deles por non ter licencia administrativa.

No motor da historia que é a loita de clases, non existe ningunha empresa ou partido político que defenda os intereses do colectivo que todo o produce: os traballadores. É por iso que adquirir conciencia da clase á que pertencemos é importante para coordinarnos e, así, a través dunha Fronte Única do Pobo, exterminar dunha vez por todas á burguesía parásita e aos seus lacaios para que os que fan xirar a roda do traballo decidan dende os seus postos de traballo e as institucións do Estado.

Proletarios de tódolos países, unídevos!

Cara a Fronte Única do Pobo!

Polo Socialismo!

Secretaría de Agitación e Propaganda do PCOE en Galiza

 

El racismo, punto común entre los capitalistas

Desde hace unas semanas estamos viendo en los medios de comunicación el desvergonzado racismo dirigido a los trabajadores más débiles de la población española: los inmigrantes ilegales. Los mismos medios de comunicación, personajes e instituciones políticas que no paran de motivar y animar el saqueo a los llamados “países del tercer mundo” son los mismos que lloran la llegada masiva de inmigrantes los cuales debido a las injerencias imperialistas sólo buscan un futuro mejor en otro país. Su llegada en condiciones paupérrimas les obliga a realizar cualquier actividad que suponga un mínimo de ingresos para ellos y sus familias. De sobra son conocidos los casos de los manteros que se dedican a la venta de diversos productos de forma ambulante. Estos inmigrantes son, por lo tanto, víctimas de un sistema capitalista que destruye su país de origen y los esclaviza en el país de destino.

Sin embargo, la estructura y superestructura del Estado fascista español están preparadas para vendernos el lado más retorcido de la historia, como bien es el caso de hablarnos de los manteros como si fuesen privilegiados al no pagar impuestos o mostrarnos a las empresas como víctimas de “competencia desleal”. Tal es el caso de la noticia que apareció hace unos días en A Coruña: "El concello estudiará mover a los manteros de la Calle Real Como piden los comerciantes".

En el reportaje, los comerciantes tienen la osadía de decir dónde deben colocarse los manteros para maximizar sus beneficios. Nosotros, desde aquí, preguntamos: ¿acaso los lugares donde estratégicamente se extraerían más beneficios no serían aquellos en los que las empresas, que tienen departamentos especializados para optimizar la localización de sus negocios, ya estarían situadas? ¿Por qué, casualmente, proponen zonas de la ciudad como los Jardines de Méndez Núñez dónde la conflictividad es mayor debido a que allí se realizan botellones?

La burguesía, clase de los empresarios y demás parásitos, es tan carroñera que ni siquiera es capaz de permitirse la pérdida de un mínimo de dinero, sino que tiene que deshacerse de los eslabones más débiles de la población para así llenar aún más sus bolsillos. Y para eso da igual de qué color sea el partido que gobierne local, autonómica o estatalmente: son los mismos lacayos de los empresarios con distinto exterior. De hecho, la Marea Atlántica, actual partido en el gobierno coruñés, ya tiene algo de experiencia en ataques a los manteros puesto que el año pasado multó con 1500€ a uno de ellos por no tener licencia administrativa.

En el motor de la historia que es la lucha de clases, no existe ninguna empresa o partido político que defienda los intereses del colectivo que todo lo produce: los trabajadores. Es por eso que adquirir conciencia de la clase a la que pertenecemos es importante para coordinar y, así, a través de un Frente Único del Pueblo, exterminar de una vez por todas a la burguesía parásita y a sus lacayos para los para que los que hacen girar la rueda del trabajo decidan desde sus puestos de trabajo y las instituciones del Estado.

¡Proletarios de todos los países, uníos!
¡Hacia el Frente Único del Pueblo!
¡Por el Socialismo!

Secretaría de Agitación y Propaganda del PCOE en Galicia

Pedro Sanchez Fascista

Ya advertimos, cuando triunfó la moción de censura contra el gobierno fascista de Mariano Rajoy, que todo se había escorado, todavía más, hacia  la extrema  derecha. Algo que era totalmente tangible, pues el programa de gobierno que presentó Pedro Sánchez fue el de seguir, a pies juntillas, la política marcada por el gobierno al que iba a suceder, programa político que fue votado favorablemente por la supuesta ‘izquierda’. El PSOE consiguió no sólo ser aupado al Gobierno por el oportunismo y los nacionalistas, sino que también consiguió escorarlos, por su asunción de las políticas expresadas en su programa de gobierno, que fueron las impuestas por el PP, hacia el espacio de éste, la extrema derecha.

Con la aceptación de la política reaccionaria impuesta por los monopolios a través del corrupto gobierno de Rajoy por todo el arco parlamentario, labor desarrollada por el PSOE, la extrema derecha bajo las siglas de PP y C’s se han visto obligados a competir a ver quién es más fascista para tratar de avanzar electoralmente.

La moción de censura realizada por el PSOE, y apoyada por PODEMOS, BILDU, ERC y la derecha nacionalista catalana y vasca, encaja con el papel histórico y clásico de la socialdemocracia de colaboracionismo con el fascismo, el de allanarle todavía más el camino a las fuerzas más reaccionarias, más fascistas, en la dirección política de un Estado que hoy atiende a su imagen y semejanza.

Pedro Sánchez, con el programa de gobierno y las cuentas de PP y C’s, va a tratar de hacer ‘fuegos de artificio’, ejercicios de trilerismo con algunas medidas reformistas al objeto de convocar elecciones generales en una coyuntura que sea lo más favorable posible para sus intereses electorales.

En esta lógica hay que circunscribir la medida adoptada, recién conformado el gobierno a mediados de junio, de recibir a 630 inmigrantes del Aquarius, dejando en evidencia la naturaleza fascista del estado italiano, que además supuso la ‘carta de presentación’ del nuevo gobierno ante la UE. Dos meses después, comprobamos como ese mismo gobierno, mostrando su verdadera faz ideológica, devuelve en caliente a más de un centenar de inmigrantes apoyándose para ello en un acuerdo de 1992 firmado por el fascista Corcuera, dirigente de UGT y ministro del interior  del Gobierno del PSOE del no menos reaccionario Felipe González. Y es que, salvo el fuego de artificio inicial, la política migratoria del PSOE es la misma que la del PP, sin embargo, los fascistas han puesto la inmigración, en primera línea del debate político, exaltando la naturaleza racista y xenófoba del Estado.

El trilerismo político sigue en materia laboral. El Gobierno del PSOE ya ha admitido que no va a derogar la Reforma Laboral de Rajoy, a lo que rápidamente los parásitos sindicatos amarillos del Estado, CCOO y UGT, se han unido; sin embargo, quieren dar la imagen de combatir la precariedad laboral aventando a la Inspección de Trabajo, cuando gran parte de la responsabilidad de la situación de sobreexplotación y de abusos de la Patronal la tiene ese cuerpo del Estado – donde a alguno de sus voceros los exhiben últimamente por las televisiones de los monopolios, sobretodo el que es de la familia Lara, una familia franquista de toda la vida – diciendo una cosa en dichos medios y luego haciendo justamente lo contrario en sus quehaceres diarios, cuando no les salvan directamente los muebles a los empresarios incumplidores.

El último fuego de artificio es la exhumación del criminal Franco del Valle de los Caídos. Este punto es, sin duda, magro para el PSOE, por el que tratará de mostrarse con ropajes de ‘izquierda’ apelando a la ‘dignidad democrática’, a la justicia en materia de memoria histórica, pretendiendo mostrar al pueblo trabajador que, el Estado, es capaz de ser un instrumento en su favor, un instrumento de progreso social, siempre y cuando esté el PSOE en el Gobierno.

Sin embargo, la realidad va por otros derroteros y el proceso de descomposición del capitalismo, y su Estado, adquiere un grado de colosales dimensiones. Por un lado, la deuda pública del Estado ha batido records en el segundo trimestre de este año, subiendo en 7.144 millones de euros, ascendiendo el monto total de la deuda pública española hasta los 1,163 billones – con b – de euros, lo que equivale al 98,8% del PIB. Con una deuda impagable y en crecimiento, como consecuencia del rescate de los monopolios y los bancos con dinero público, el Estado económicamente está quebrado, estando la economía del país dirigida por los monopolios europeos desde Frankfurt y Berlín. Y es que el pinchazo de la burbuja de la deuda parece que pronto se producirá.  Por un lado, la política monetaria del BCE, con el fin del Programa de Compra de Activos a finales de 2018, augura un incremento de los tipos de intereses y, con ello, la deuda lastrará todavía más las quebradas economías de las potencias imperialistas, como por ejemplo España. Por otro lado, las empresas siguen endeudadísimas, a pesar de la política económica de endeudamiento público para que estas fueran salvadas por los estados, y el crédito bancario como consecuencia del encarecimiento del dinero menguará a ritmos más acelerado con unas empresas que han vivido del endeudamiento – en los últimos 10 años la deuda empresarial en el mundo ha crecido en 29 billones de dólares -.

Por otro lado, las políticas realizadas por los Gobiernos del PP y del PSOE con sus reformas laborales han servido para que los empresarios ganen 98.474 millones de euros más en estos últimos 10 años de crisis, pagando 10.000 millones de euros menos en salarios, todo ello con 1,1 millones menos de trabajadores y con un 42% menos de horas de trabajo, 77,66 millones de horas menos que en 2008. Eso sí, las familias obreras del estado español obtienen por su trabajo 28.058 millones de euros menos, acrecentándose la miseria de los trabajadores y la desigualdad social.

Los trabajadores no sólo son más pobres, y las rentas del trabajo han perdido peso con respecto de las rentas del capital, sino que su trabajo es menor y más precario. De hecho, si se compara el cierre de 2008 con el de 2017 comprobamos que el número de ocupados que trabaja entre 1 y 9 horas semanales es hoy un 12% mayor y los trabajadores que trabajan de 10 a 19 horas a la semana son casi un 20% menos. Esa es la competitividad que quieren los capitalistas, tirar a 1 millón de trabajadores al paro y expulsando fuera de España a 2,5 millones de trabajadores.

La solución que dan los capitalistas, con la aceptación de sus vendidos sindicatos amarillos CCOO y UGT, es arrojar a la clase obrera a la miseria, al paro y al exilio, así como endeudar cada vez más al Estado como única fórmula para que los monopolios mantengan o incrementen sus márgenes de ganancia. El gobierno del PSOE ya ha manifestado que continuará por esa senda, con esas políticas dictadas por sus predecesores.

La corrupción asola completamente al Estado, carcomiéndolo a todos los niveles, yendo desde cualquier municipio a la Jefatura del Estado. El Gobierno de Rajoy tuvo que ser ‘depurado’ con la moción de censura, más bien las caras pues las políticas continúan y nunca serán depuradas, siendo relevado por un partido como el PSOE condenado por financiación ilegal, donde la corrupción forma parte de su ADN, de sus señas de identidad, y baste para ello mirar a Andalucía para comprobar que es tan corrupto como el PP.

Esa es la realidad que tratan de ocultar, teniendo la necesidad imperiosa de desviar la atención de un pueblo, que cada día vive en peores condiciones y donde el descontento va en aumento, usando ahora el asunto de la exhumación del criminal tirano Franco del Valle de los Caídos. No sólo es la quiebra económica sobre lo que el gobierno capitalista debe engañar al Pueblo sino, fundamentalmente, de su consiguiente resquebrajamiento político por el que las costuras de la Transición se han deshilachado por completo dejando patente el auténtico rostro fascista del Estado y, consecuentemente, de la traición histórica que significó para la clase obrera y demás clases populares dicha Transición en la que participaron y que suscribieron tanto el PSOE como el PCE.

Salen a la palestra los Generales fascistas, con manifestaciones en defensa del franquismo y del tirano, justificando y defendiendo los crímenes franquistas sin complejo alguno. Por otro lado, saltan también a la palestra los fascistas togados que conforman la cúpula judicial, tanto el CGPJ como los fiscales, en defensa del juez Llarena, dejándonos bien patente no sólo la naturaleza fascista del Estado, sino que éste jamás fue depurado de ellos sino todo lo contrario.

Nunca mejor se vio la separación de Poderes. La Judicatura está realizando un juicio político al independentismo en Cataluña, una instrucción judicial que no se sostiene por ningún lado y que no pasa, tan siquiera, los estándares judiciales de estados reaccionarios como es el alemán, o el belga, que alto y claro, con sentencias judiciales, han expresado que la instrucción realizada por Llarena sostiene supuestos jurídicos, como la rebelión y la sedición, que no se sustentan por ningún sitio, expresando que Puigdemont y sus consellers no tendrían un juicio justo en España, negando la extradición de todos ellos.

Ante todo ello, el Gobierno del PSOE, no olvidemos que Sánchez apoyó el 155 así como la instrucción realizada por Llarena y el PSC ha desfilado con el fascismo rampante por las calles de Barcelona, ha accedido a amparar al Magistrado participando en un proceso de “corrupción sistemática y prevaricación permanente” según ha denunciado, ante el Consejo de Europa, la Asociación Europea de Ciudadanos contra la Corrupción (AECC). La extrema derecha, nuevamente, no solamente determina la decisión del Gobierno del PSOE, que obedientemente actúa en el sentido exigido por PP y C’s, sino que, además, los reaccionarios van poniendo las bases para garantizar su hegemonía en el CGPJ, donde curiosamente la esposa de Llarena se erige para vocal de dicho Consejo que dirige el Poder Judicial.

El PSOE, como siempre ha hecho a lo largo de su historia, allana el terreno para que el fascismo avance pues son la reacción. Con un gobierno corrompido hasta el tuétano, quitó al corrupto Rajoy para salvar, y perpetuar, las políticas del corrupto Rajoy que son las que el PSOE, por otro lado, ha aplicado durante las últimas décadas.

Ahora con la exhumación de Franco, tratará de aparentar que pretende ‘pasar página’ del franquismo sacando al asesino del Valle de los Caídos, para hacer que el franquismo se imponga completamente. Si de verdad el PSOE quisiera pasar página, mandar al franquismo al estercolero, depuraría la Judicatura de los franquistas con toga que la dirigen, no daría amparo al reaccionario Llarena, depuraría el Ejército de los elementos fascistas, liquidaría la Corona, reconocería el derecho democrático a la autodeterminación de Cataluña, País Vasco y Galicia, etcétera. Esto sería acabar con el franquismo, que es precisamente lo contrario que Sánchez está haciendo, con el apoyo del oportunismo de PODEMOS/IU, ERC, BILDU, etc.

El fascismo es revisionismo histórico, es la exacerbación de todo tipo de engaño y demagogia, y es esta la labor que está desarrollando el Gobierno, cuando su Vicepresidenta señala que “El Valle de los Caídos tiene que ser un lugar público de honra a la paz, a la democracia y a la memoria común”, manteniendo para ello, en un lugar preeminente al fascista José Antonio Primo de Rivera y el carácter religioso y fascista del lugar, a imagen y semejanza que lo dictó el criminal Franco y lo plasmó en el BOE del 1 de abril de 1940. El PSOE jamás atentará contra el fascismo porque está en su esencia su sostenimiento, como lo acredita su historia, y este es un nuevo episodio ignominioso, donde como no puede ser de otra manera ensalzaran a traidores como Santiago Carrillo y la traidora política del PCE de la “reconciliación nacional”, o lo que es lo mismo, reiterar el engaño y la traición al pueblo para que el franquismo siga perdurando. En esta obra, sin duda, contarán con la inestimable ayuda del oportunismo podemita, en su hipócrita “equidistancia” en la línea de equiparar víctimas fascistas y milicianos republicanos, opresores y oprimidos; pero siempre atizando al comunismo – como se demuestra en la posición expresada hace unos días por sus colegas valencianos de Compromís en defensa de la triada reaccionaria compuesta por la Derecha Católica, la socialdemocracia y el trotskismo en Checoslovaquia en 1968 defendiendo a Dubcek y atacando a la URSS – y posicionándose en defensa del imperialismo, como acredita su posición política a favor del imperialismo y su ofensiva contra el pueblo y el gobierno nicaragüense, ese es el rostro del trotskismo apoyado por Soros, siempre al servicio del imperialismo y la reacción y enemigo jurado de la clase obrera.

Como se puede comprobar, el Estado se halla en bancarrota, las contradicciones cada día son mayores y más difíciles de manejar por la burguesía, que objetivamente le debilitan. Por ello, hacemos un llamamiento a la clase obrera a fortalecer al Partido Comunista Obrero Español (PCOE) para acrecentar nuestra influencia ideológica en el proletariado y llevar al mayor número de centros de trabajo, de barrios, la ciencia emancipadora de la clase obrera, el marxismo-leninismo, y fusionarlo con el movimiento obrero de tal modo que podamos influir en mayor grado en el proceso de organización política de la clase obrera tanto en los centros de trabajo como en los barrios, construyendo un Frente Único del Pueblo donde se fusionen todas las luchas en una única lucha: la lucha de la clase obrera contra el capitalismo y por el socialismo. Los capitalistas no sólo no pueden arreglar los enormes problemas que atenazan al pueblo sino que ellos, y sus criminales políticas, son responsables de la miserable situación en la que se encuentra nuestra clase.

¡FORTALECE EL PARTIDO MARXISTA-LENINISTA, ÚNETE AL PCOE!

¡ABAJO EL CAPITALISMO!

¡SOCIALISMO O BARBARIE!

Madrid, 30 de agosto de 2018.

COMITÉ EJECUTIVO DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E.)