Lunes, 24 Abril 2017
A+ R A-

Federico Severino se licenció en la London School of Economics (LSE), un centro universitario de los más prestigiosos del planeta. Es la cuarta universidad del mundo donde más pescan los cazatalentos. Por ella han pasado 45 jefes de estado, pesos pesados de Goldman Sachs y Merrill Lynch y una docena de los multimillonarios de la lista 'Forbes'. Ahora es director del Instituto 25M, el think tank de Podemos.

La Tercera Vía del ex primer ministro británico Tony Blair, o el secretario de estado de economía de Zapatero, David Vegara, también pasaron por la LSE. Líderes de la socialdemocracia muy bien pagados: El salario medio anual de los alumnos de la LSE al quinto año de su graduación es de 70.000 euros. Once alumnos han amasado un capital superior a los mil millones de dólares. Entre ellos, el especulador George Soros, fundador de la Open Society Foundation, supuesta organización sin ánimo de lucro que teje sus redes de control por todo el planeta. En concreto, en el parlamento europeo, donde un documento titulado "Aliados confiables en el Parlamento Europeo (2014 - 2019)" señala a los representantes progresistas y populares sobre los que la fundación tiene influencia. Entre estos europarlamentarios, destacan los españoles Pablo Iglesias (Podemos), Javier Nart (Ciudadanos), Elena Valenciano (PSOE), Juan Fernando López Aguilar (PSOE) o Agustín Díaz de Mera (PP) entre otros, representantes todos de la burguesía nacional y encargados en nuestro país de mantener el sistema de explotación capitalista.

Las conexiones entre la Open Society Foundation y Podemos, el partido surgido al calor del 15M y que ha sacado de las calles cientos de movilizaciones para llevarlas por los cauces del sistema y así agotarlas hasta morir, no acaban ahí. El proyecto 15M.CC, autodefinido como un 'paraguas' de proyectos sobre el 15M, está impulsado principalmente por el cineasta Stéphane Grueso y la periodista Patricia Horrillo.

Stéphane Grueso es el tesorero de la Plataforma en Defensa de la Libertad de Información (PDLI), la cual está financiada por la Open Society Foundation de George Soros. Patricia Horrillo trabajó para la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo(AECID), organismo dependiente del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación. Los nuevos líderes de la socialdemocracia se mueven como pez en el agua en el terreno de la comunicación, y la enorme cobertura mediática de Podemos en los últimos años no ha sido una casualidad. Medios afines al partido de Pablo Iglesias como eldiario.es también tienen sus raíces en el 15M. Lo reconoce uno de sus fundadores, Juan Luis Sánchez, quien admite que duda que ese medio existiera de no haberse producido el 15M. En marzo de 2012 Juan Luis Sánchez anunciaba en su blog su participación en el libro "ParadigmaTIC@s", una obra colectiva financiada por la AECID a través de la Coordinadora de ONG para el Desarrollo (CONGDE). Olga Rodríguez, otra periodista de eldiario.es, pro imperialista y defensora de las agresiones de la OTAN en Libia y Siria, también recibe financiación de la AECID a través de actos como el celebrado en abril de 2015 y destinado a "analizar la política energética, diplomática y de internacionalización de las empresas". Es además vocal de la Junta Directiva de la UNRWA, la Agencia de Naciones Unidas para los refugiados de Palestina en Oriente Próximo, una ONG que cuenta entre sus colaboradores con la propia AECID. El propio George Soros financia a eldiario.es a través de la Fundación Ciudadana Civio.

Si analizamos a fondo la AECID, podemos ver en su Programa Masar instituciones que colaboran como FRIDE, un think tank afín a la Open Society Foundation; Club de Madrid, una organización que cuenta entre sus miembros a personajes como José María Aznar o Javier Solana, con socios como el Banco Mundial, y que recibe financiación directa de Rockefeller Brothers Fund; FAES, un laboratorio de ideas neoliberal vinculado a José María Aznar; Comisiones Obreras, RTVE, El Mundo, El País, ABC o la agencia de noticias EFE.

La Coordinadora de Organizaciones No Gubernamentales para el Desarrollo (CONGDE), financiada por la AECID, ya mostró su apoyo al 15M y las propuestas de Democracia Real Ya. La propia AECID es una de las fuentes de financiación de la Fundación CEPS, germen de Podemos y desde donde algunos miembros han pasado a la formación política.

Federico Severino no viene sino a confirmar qué intereses están detrás de la socialdemocracia morada, principalmente desactivar cualquier intento de organización al margen de las instituciones por parte del pueblo trabajador y reconducir las luchas de la clase obrera hacia una suerte de actividades culturales inocuas para el sistema. No en vano, el propio Federico reconoce que hay que "acercar las moradas (sedes de Podemos) a lo popular. Menos debates egregios y más actividades que entronquen con las pasiones de la gente a la que se quiere llegar. ¿Podemos poner fútbol en las moradas? Yo creo que por supuesto". Y continúa: "Esto ya lo han hecho otros. La Faes de los 2000 fue una cosa que supo atraer a personas de la izquierda histórica del sindicalismo, como el caso de José María Fidalgo (ex secretario general de CCOO), y hacerlos hablar en su lenguaje".

Esa es la misión de Podemos: atraer a las masas populares, vaciar el movimiento obrero de ideología de clase y cargarlo de ideología burguesa.

Sobre el tipo de contenidos que quiere generar, este señor no duda en criticar cualquier cosa que huela a movimiento obrero, dejando claro el carácter ideológico de Podemos: "Para mí sería una frustración tremenda hacer productos de autoconsumo militante o crear pasquines como Mundo Obrero. Eso para mí no tiene utilidad. Para eso clausuro la fundación". "Aceptamos que hay pasiones que son vectores políticos imprescindibles y el fútbol es uno de ellos". "Podemos hacer un ciclo de música clásica feminista. O un día de máster class de reggaetón".

Hablar de lucha de clases, de movimiento obrero, de lo que ocurre en las empresas, donde la explotación del capital sobre los trabajadores es más evidente, de conflictos laborales, todo eso le parece a este ideólogo de Podemos una cosa inútil. Mucho más útil considera el fútbol, la "música clásica feminista" o el reggaetón.

La socialdemocracia de Podemos se muestra una vez más como enemiga de la clase obrera. Su misión es sostener este sistema de explotación que solo trae miseria al pueblo trabajador. Por eso desde Partido Comunista Obrero Español hacemos un llamamiento a todos los sectores populares para unir todas las luchas en una única contra el sistema capitalista, en un Frente Único del Pueblo cuya consigna sea la HUELGA POLÍTICA DE TODO EL PUEBLO.

Por la unión de las luchas en una sóla contra el Capitalismo

Por el Frente Único del Pueblo

Por el Socialismo

 

Secretaría de Agitación y Propaganda del Comité Provincial de Sevilla del Partido Comunista Obrero Español (PCOE)

Al igual que los fusilados y tirados a fosas comunes por el régimen fascista español desde 1936, los republicanos (socialistas, comunistas o anarquistas) hechos prisioneros y convertidos en esclavos sufren hoy día el olvido e indiferencia del Estado burgués español con la complicidad de sus adláteres y esbirros (izquierda y sindicatos oportunistas) que pactaron la “pax romana” con los vencedores.

Se calcula que unos 400.000 presos en el Estado español y unos 100.000 en la provincia de Sevilla contribuyeron a reconstruir el país después de la guerra sirviendo de mano de obra esclava a la Iglesia, instituciones públicas y empresas privadas de todos los sectores. Algunas como Dragados y Construcciones (hoy ACS), Entrecanales y Távora (hoy Acciona),  Infraestructuras Ferroviarias (ADIF), Renfe o Huarte (hoy OHL) siguen presentes hoy en el IBEX-35.

Sólo en la provincia de Sevilla hubo 11 de los 55 campos de concentración de Andalucía. El primero sirvió para construir un colector de aguas residuales en Heliópolis, ya proyectado por el Ayuntamiento de Sevilla en 1937, por lo que éste fue pionero en la utilización de presos para la construcción de obras públicas. En ese caso los presos trabajaron para la entonces llamada Entrecanales y Távora, hoy llamada Acciona, en manos de la familia Entrecanales.

Estos campos que tenían la función de “Redención de Penas por el Trabajo” tenían además el objetivo de “reeducar” en los valores del nacionalcatolicismo a los reos. Para ello los sacerdotes iban a los campos de concentración para celebrar misas y conseguir confesiones que servirían después para delatar a los presos.

El más grande e importante de estos campos de trabajo fue el de los Merinales en Dos Hermanas por donde pasaron hasta 8.000 presos, que junto al de La Corchuela y El Arenoso sirvió para construir el Canal del Bajo Guadalquivir entre Peñaflores y Lebrija entre los años 1940 y 1956. Este canal de 158 kilómetros sirvió para convertir en regadío unas 80.000 hectáreas de secano para provecho de sus propietarios terratenientes.

No hay que señalar por tanto sólo al verdugo, el fascismo y su cabeza visible Francisco Franco, si no a la clase social que lo utilizó para imponer por las buenas o por las malas sus intereses económicos. El capital, en cualquiera de sus formas (industrial, financiero, terratenientes...) apoyó, financió y se sirvió del golpe de Estado de 1936 y es el mismo que sigue manejando los hilos hoy de las instituciones políticas para mantener sometida a la clase obrera y seguir enriqueciéndose con los frutos de su trabajo.

Es por ello que aún hoy se mantienen impunes casi todos los crímenes perpetrados durante el régimen franquista. Los bebés robados (se calculan unos 300 mil), los fusilados en fosas comunes (unos 200 mil) y los presos esclavizados en los campos de concentración (400 mil) no han encontrado reconocimiento ni justicia oficiales tras la operación de maquillaje del régimen llamada “transición”.

Ni en la Corchuela ni en Los Merinales hay una placa, ni una explicación de lo que ocurrió allí. Nadie imagina que junto a la N-IV que pasa por Dos Hermanas a dos presos fugados los fusilaron delante del resto de presos y que les obligaron a desfilar ante sus cadáveres a la orden de “¡vista a la derecha!”.

Los vericuetos burocráticos como la aprobación por el Parlamento andaluz de una proposición no de ley por la que se insta al Gobierno a impulsar este proyecto, o la mención que hizo la Comisión Interministerial sobre la Memoria Histórica en su informe final, hasta la constitución de una gestora Pro-Fundación Merinales, con la participación de diversas entidades políticas y sociales encabezadas por el Ayuntamiento de Dos Hermanas, pretenden cansar a los familiares de las víctimas y que el tiempo borre las huellas de la barbarie capitalista hoy en el poder.

El PCOE-Dos Hermanas denuncia y señala a los verdaderos culpables del genocidio y la esclavitud franquista en campos como Los Merinales y La Corchuela, a los que hoy gobiernan desde el IBEX-35 y que tampoco dudan en usar como mercenario al terrorismo islámico financiado por Arabia Saudita, buen compañero de negocios.

Así mismo el PCOE-DOS HERMANAS exige justicia y reconocimiento para sus víctimas y familiares que lucharon contra la barbarie capitalista en su expresión más cruel, el fascismo.

Sólo levantando nuestras propias instituciones y nuestro poder obrero a través de la unión de las capas populares en un Frente Único del Pueblo será posible implantar nuestra justicia (contraria a la suya) y recuperar lo que ha debido ser siempre nuestro.

PCOE-DOS HERMANAS

La reacción está desbocada. Ante la debilidad del movimiento obrero, y las sonrojantes, cuando no patéticas, campañas de corte electoralista de la socialdemocracia, los reaccionarios y fascistas se han lanzado al ruedo de la lucha ideológica con toda la artillería. Su objetivo es normalizar el fascismo, para que veamos como algo natural los símbolos, las gentes y los sucesos criminales y terroristas del régimen burgués que anegó España en el oscurantismo derechista en 1939.

Así, el diario ABC intenta convencernos de que la bandera franquista, con la conocida águila, no tiene connotaciones ni vinculaciones con el fascismo, con el franquismo, y que únicamente es una enseña histórica proveniente de los mal llamados Reyes Católicos. Más allá de la inexactitud científica de la que el diario reaccionario hace gala, pues ambos escudos no son el mismo, lo que subyace tras el artículo es la intención de que lavar la cara al régimen fascista de 1939.

Y es que en períodos de crisis, la burguesía ya no puede mantener su dominación de clase por medios únicamente “pacíficos”. La agudización de las contradicciones en un capitalismo que se muere y que no encuentra la solución, como afirman desde el criminal foro económico de Davos, lleva a que el envoltorio democrático-burgués tan sui generis sea una lacra para conservar la tasa de ganancia de los burgueses. Por ello, necesitan ese “desfibrilador” llamado fascismo para intentar salvar al más que seguro cadáver. La burguesía, viendo que nadie le hace frente en la batalla ideológica, intenta introducir y normalizar cada vez más ese fascismo pues sabe, que pese a las características terroristas de ese régimen, no se sostendría sin la aquiescencia de los oprimidos. Por tanto, inocular ese veneno ideológico para que el pueblo acepte como algo natural e inevitable medidas cada vez más reaccionarias es vital para ellos.

Debemos tener en cuenta que esto no es cuestión del diario ABC, o de cualquier medio o tertuliano de ultraderecha de esos que abundan en los medios de comunicación del capital. Es una estrategia del Estado cuyas causas, cuya raíz, se encuentra en la estructura misma del modo de producción capitalista. Como decimos, cuando esa infraestructura es débil, se producen cambios en la superestructura de la que depende. Una de ellas es la forma que adopta el Estado, cambiante según las necesidades del capitalismo.

Todo esto es la causa primordial del ascenso de la extrema derecha en Europa. La burguesía los financia, los patrocina, y las corporaciones mediáticas propiedad de esa burguesía normalizan las actitudes, los episodios, la ideología de esta nueva extrema derecha. Baste un vistazo a la prensa diaria, incluso aquella que dista de centrarse en política o que dedica sus contenidos a diversos sectores, para observar la total y absoluta normalidad con la que las ideas reaccionarias se han convertido en las dominantes. Los problemas de la clase obrera, el antisindicalismo, la defensa del fascismo y sus iconos, la defensa de las matanzas imperialistas, la defensa del estado policial y la represión, etc., son mostradas con absoluta normalidad por el conjunto de la prensa burguesa. Y todo esto, lejos de ser extraño es lo natural, puesto que la democracia burguesa es como un río que desemboca en el océano de la reacción.

Ante todo ello, urge dar una respuesta de clase, combatir al enemigo burgués en el terreno de la ideología y no acobardarse, aceptando esta ideología reaccionaría ideología como hechos consumados, tal y como hace la inefable socialdemocracia. Sólo fortaleciendo el desarrollo del  partido del proletariado como herramienta que sirva de contrapunto en esta batalla ideológica conseguirá que no nos veamos abocados al negro y pardo abismo de la reacción.

 

COMISIÓN DE AGITACIÓN Y PROPAGANDA DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (PCOE)

Un año más una amalgama de partidos políticos salen a las calles a rememorar la II República y a la vez a reclamar el advenimiento de una tercera. La mayoría de organizaciones lo que reclaman es la eliminación de la monarquía e instaurar una república de carácter burgués, como lo fue la anterior o como la actual república francesa en la que se permite el desarrollo del fascismo, como podemos observar en el caso de Frente Nacional de Marine Le Pen.

Tal y como desentrañó Lenin: “La república democrática es la mejor envoltura política de que puede revestirse el capitalismo, y por lo tanto el capital, al dominar esta envoltura, que es la mejor de todas, cimenta su Poder de un modo tan seguro, tan firme, que ningún cambio de personas, ni de instituciones, ni de partidos, dentro de la república democrática burguesa, hace vacilar este Poder”.

El PCE, organización alejada ya de cualquier concepción leninista, propone  que este 14 de abril ondeen banderas republicanas en las instituciones, como acción que anuncie en el camino de un proceso constituyente en el vayamos paso a paso construyendo la III República. Dicha república, planteada por el PCE, no es más que “la mejor envoltura política de que puede revestirse el capitalismo” y por ello esta propuesta lo que hace es reforzar a la burguesía, que actualmente impera en forma de monarquía constitucional.

En el año en el que se celebra el centenario de la Revolución de Octubre, de la que tanto se jacta el PCE de apoyar - en teoría-, vemos como las lecciones aprendidas que nos muestra magistralmente el camarada Lenin son escondidas al proletariado por parte de estas organizaciones oportunistas y reformistas con el vano objetivo, precisamente, de que un avance para la clase obrera como fue la Revolución de Octubre no se vuelva a repetir nunca más.

El Comité Regional del Partido Comunista Obrero Español en Madrid denuncia el reformismo y oportunismo de estas organizaciones, como el PCE, siempre al servicio de la burguesía y tratando de enmascararse frente a la clase trabajadora, y reivindicamos la república socialista como única salida del proletariado para tomar las riendas de su destino e imponer la dictadura del proletariado, auténtica democracia de los trabajadores.

 

Comité Regional del Partido Comunista Obrero Español (PCOE) en Madrid

Los bloques imperialistas, encabezados por EEUU y la Unión Europea de un lado y por Rusia del otro, han colocado a Siria en el centro del conflicto entre ambos. La guerra, alimentada y financiada por el bloque imperialista norteamericano y europeo –y su brazo armado criminal, OTAN- se decanta del bando contrario pese a los continuos esfuerzos de estos por reavivar una y otra vez una guerra perdida.

La noticia de que el ejército de Al Asad había atacado con armas químicas el pueblo de Jan Shijún, en la provincia de Idlib, recorrió el planeta en cuestión de segundos gracias a los medios de comunicación financiados por monopolios norteamericanos y de la UE. La información, sin haberse realizado ningún tipo de comprobación acerca de lo sucedido por ninguna organización, aparece terminado el bombardeo y se obvia oportunamente el hecho de que el régimen Sirio no tiene en su poder armas químicas ni que las últimas victorias militares en Alepo y Palmira -que le permiten  controlar la mayor parte del país- hacen, además, innecesario este ataque.

Una información absolutamente intoxicada, que tiene por objetivo posicionar a la opinión pública en contra del Gobierno de Al Asad, presionar a Rusia para que le retire su apoyo y poder entrar en territorio sirio para hacer de este lo mismo que en Irak, Libia, Afganistán y otros tantos pueblos arrasados por el imperialismo. No es de extrañar que Shajul Islam, el médico que denunció a través de Twitter al gobierno sirio por haber utilizado armas químicas en Idleb, fuese juzgado por terrorismo en Reino Unido en 2012 (acusado de “pertenecer al grupo que secuestró al periodista británico John Cantlie”) ni que su hermano, de 21 años, se uniera a la milicia terrorista wahabí del Estado Islámico en Siria.

Estados Unidos decidió, saltándose la legalidad internacional impuesta por las propias potencias imperialistas, bombardear unilateralmente la base aérea siria de Shayrat como represalia, sin esperar a la investigación de lo sucedido. Hoy, 13 de abril, es cuando un grupo de expertos de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) se ha desplazado ya a Turquía para investigar si se empleó gas sarín u otras sustancias tóxicas en el ataque del 4 de abril, pero que no analizarán la autoría del suceso, según informa la radiotelevisión neerlandesa NOS.

Las “democracias” europeas de España, Francia, Italia, Grecia, Portugal, Malta y Chipre respaldaron en Madrid este criminal ataque de Estados Unidos a Siria -sin ni siquiera respetar la legalidad por ellos impuesta en el mundo- bajo el pretexto de que "tenía la intención comprensible de impedir y evitar la distribución y el uso de armas químicas y se centró en ese objetivo". Así es como la vieja política reinante en España, Francia o Italia y la nueva política de Grecia y Portugal – todos ellos iguales de imperialistas y de canallas -  se unen para defender los intereses imperialistas y, con ellos, sus crímenes y sus guerras.

El capitalismo, en su fase monopolista y putrefacta, no encuentra más salida que la guerra para obtener los beneficios que cada día le son más difíciles de obtener y, con ella, el choque entre las potencias imperialistas  “clásicas” y las emergentes se agudiza.

El Partido Comunista Obrero Español denuncia los criminales actos del imperialismo en todas sus formas, y concretamente en el caso de Siria, y expresa a los pueblos del mundo que la única salida para acabar con las guerras imperialistas y de carroña -que en último término desembocará en una nueva guerra mundial- es la construcción del Socialismo que barra de la faz de la tierra al imperialismo y a la burguesía que hoy provocan la destrucción, la miseria y la muerte de los  pueblos del mundo.

¡Fuera de la OTAN y la Unión Europea!

¡Por el Socialismo!

 

Comité Ejecutivo del Partido Comunista Obrero Español (PCOE)

La crisis estructural del capitalismo conlleva aparejada un ataque a los escasos derechos que todavía conservan los trabajadores en los países de régimen burgués. Para ello, los políticos al servicio de la burguesía no dudan en elaborar leyes cada vez más reaccionarias, que de facto, ilegalizan la acción sindical. Todo este conjunto de leyes y actuaciones con las que los sucesivos gobiernos del PP y PSOE, y sus muletillas, han atacado a la clase obrera y  han servido para mantener, e incluso acrecentar, el miedo en los centros de trabajo y para consolidar la dictadura de la patronal tanto de puertas del centro de trabajo para adentro, como para fuera, en el Estado burgués.

Así, una de las más nauseabundas estrategias de los patronos es el fomento del llamado “falso autónomo”. Los falsos autónomos, son obreros a los que la empresa obliga a darse de alta como tales, pero que como decimos son realmente trabajadores asalariados por su función. Una triquiñuela obscena, que sirve para que los empresarios ganen aún más a costa del producto de nuestra fuerza de trabajo, además de ahorrar pingües cantidades de dinero en otros conceptos como cotizaciones a la Seguridad Social, etc.

Otra práctica de la patronal es la de subcontratar servicios a terceros. Esto supone un gran ahorro de costes para las empresas y conllevan que los trabajadores de las empresas subcontratadas tengan unas condiciones laborales propias del siglo XIX.

De todas estas prácticas sabe mucho el tándem explotador COREN-SERVICARNE. Para maximizar los beneficios y ampliar la tasa de ganancia y de plusvalía, la empresa Coren subcontrata a la segunda, Servicarne, determinados servicios de su producción. Servicarne, a su vez, es una empresa formada por más de 5.000 falsos autónomos, con condiciones laborales esclavistas, y que demuestra cada vez que se enfrenta a trabajadores organizados un profundo odio de clase a los sindicatos y trabajadores, mostrando el carácter reaccionario propio del empresariado.

Los trabajadores de Servicarne y Coren, hartos de sufrir en sus carnes las consecuencias de un régimen explotador y criminal como es el capitalismo, han convocado numerosas movilizaciones para denunciar y exigir sus derechos laborales. Desde el PCOE nos solidarizamos con estos trabajadores, y apoyamos sus reivindicaciones.

Sin embargo, tenemos que tener en cuenta que la lucha sindical no es suficiente, no es sólo una lucha económica, no sólo de trata de una lucha sindical por la mejora de las condiciones de trabajo. Es también una lucha ideológica. Esto es así porque como vemos, la clase dominante, la patronal, realiza una lucha en el terreno de las ideas y de la opinión contra los trabajadores en lucha. Para ello, se sirve de la prensa que es de su propiedad. Los periodistas defienden los intereses de los capitalistas, y no dudan en mentir, manipular, tergiversar y poner a los pies de los leones a los trabajadores para mantener el sistema económico actual y para servir de altavoz de los intereses de los empresarios. Contra esto, debe darse una lucha ideológica que explique al conjunto de la clase trabajadora que los problemas de su clase no son puntuales o aislados, sino que forman parte de un conjunto que es la lucha de clases.

Y es también una lucha política. El Gobierno, el Estado, la Unión Europea, representan los intereses de los capitalistas. Las leyes que aprueban son la voluntad de las clases dominantes hechas normas. En este sentido, los partidos políticos del sistema no dudarán en sacarse de la chistera tantas leyes hagan falta para mantener la tasa de ganancia de los monopolios y de los patronos, de las empresas como Coren y Servicarne. Por lo tanto la lucha también es política, para poner fin a ese Estado que defiende intereses ajenos a los de los trabajadores, por su misma esencia.

El PCOE llama a la clase obrera a solidarizarse y apoyar la lucha de los trabajadores de Coren y Servicarne, y de todos los sectores de las capas trabajadoras, con el objetivo de poner fin al robo sistemático que sufrimos por parte del gran capital. Asimismo hacemos un llamamiento a estos trabajadores, y al conjunto de la clase obrera, a trascender las fronteras de la lucha sindical, ilegalizada de facto, unificando las diversas luchas en una única lucha de clases contra la burguesía y su política, implementada por su Estado que es su instrumento de opresión y sometimiento del proletariado, con el objetivo de conquistar una auténtica democracia obrera, tanto en las empresas como Coren y Servicarne como fuera de las puertas de los centros de trabajo.

 

PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (PCOE) – GALICIA

Como bien sabemos, los sindicatos C.C.O.O. y U.G.T.  no son sino herramientas del régimen para desarmar a la clase obrera y someterla a los intereses de la patronal, ocultos bajo un falso velo que les hace auto-abanderarse como representantes de los intereses de los trabajadores, mientras en privado y ya con la máscara quitada nos venden ya sea firmando EREs o subidas ridículas de salario del 1%, por citar algunos ejemplos reales. La ciudad catalana de Cerdanyola del Vallès, situada en la periferia de Barcelona, no escapa de estas dinámicas asociadas al sindicalismo amarillo. De este modo, Comisiones Obreras, que cuenta con su propia sección sindical con aparente cercanía al Ayuntamiento,  repartió el siguiente comunicado por los diversos departamentos recientemente:

CCOOC.C.O.O. realiza un manifiesto completamente desclasado donde, ciñéndose a pequeñas demandas en clave estrictamente economicista, demanda minúsculos parcheos que lejos están de planteamientos de empoderamiento para la clase obrera, la cual, por supuesto, ni siquiera es mencionada conceptualmente. Parcheos tales como: Cuestionamiento del reparto de tickets comedor para los trabajadores, realización o no de desplazamientos a la hora de ir a trabajar, cuestionamiento de los procesos de selección, etc. En definitiva una retahíla de demandas en clave tradeunionista (en términos del c. Lenin) que en ningún caso cuestionan la vigencia del trabajo asalariado ni el hecho de ser explotados por un Estado reaccionario como el español, ni mucho menos claman a la organización obrera desde el propio centro de trabajo.

Si bien la cuestión no acaba ahí, pues aunque es cierto que C.C.O.O. denuncia algunas dinámicas que son ciertas y que responden a la corrupción sistemática que se da en el sistema capitalista y que, como no puede ser de otra manera, vertebra el entramado burocrático del Estado, como es el caso de los procesos de selección (o su ausencia) a la carta o las decisiones internas a la hora de desplazar trabajadores de lugar, es troncal remarcar aquello ante lo que guarda silencio en lo que respecta a la realidad laboral de aquí:

-¿Por qué C.C.O.O. en tanto que supuesto representante de los trabajadores no intenta organizar, por ejemplo, al colectivo disperso de conserjes que representa casi el 6% de la plantilla (unos 28-30 trabajadores), con una carga de trabajo mucho más elevada que la media y, sin embargo, con las peores condiciones salariales, en el marco de una plantilla de unas 500 personas? Juegan un rol clave en la organización cotidiana de buena parte de los edificios públicos y sin duda tendrían capacidad de presión. Ante esta realidad C.C.O.O. ni dice nada, ni probablemente haya tomado conciencia de la misma o lo que es peor ni  tan siquiera entre en su imaginario organizar a colectivos con condiciones similares en pro de reivindicar sus derechos.

-¿Por qué C.C.O.O. a su vez no cuestiona que una entidad pública como es este Ayuntamiento, en teoría al servicio del bien común de sus ciudadanos, se aproveche de la progresiva precarización laboral impuesta por el sistema capitalista criminal para tener a gente contratada “en prácticas” (auxiliar administrativa en este caso) con una jornada tan o más larga que la de la mayoría de trabajadores, con las condiciones salariales y de coste de tiempo de vida miserables que eso representa? ¿Qué oportunidades de emancipación personal tiene alguien bajo dichas condiciones?

Sólo son algunos ejemplos que podemos poner desde esta pequeña esfera de conocimiento de la institución y del rol de los sindicatos amarillos en la misma, que no puede ser otro que la traición a la clase obrera en tanto que ni tan siquiera promueve su conciencia como tal ni cuestiona las relaciones de producción que la someten al trabajo asalariado,  yendo más allá aún en esta actitud puesto que incluso en el espectro ideológico en el que se mueven sus reivindicaciones son totalmente minimalistas y obvian, como hemos visto más atrás, casos de explotación aún más agudizados como el que representa un contrato en prácticas en la relación tiempo dedicado-salario recibido, muy por debajo de la media, reflejo de que un Estado con naturaleza de clase burguesa tiende a regirse, lógicamente, por dinámicas de expolio de plusvalía similares.

 

COMITÉ PROVINCIAL DE BARCELONA DEL PCOC

Las organizaciones y líderes oportunistas internacionales braman, junto con la burguesía imperialista, contra la Revolución Bolivariana por sus movimientos político-institucionales. Los acontecimientos recientes demuestran que, sin el avance hacia el Socialismo Científico, la Revolución Bolivariana será derrotada.

 

El ataque de la burguesía contra el pueblo de Venezuela no cesa. Ni cesará hasta que éste se decida a instaurar una auténtica democracia obrera, es decir la Dictadura del Proletariado, o hasta que la burguesía nacional –ayudada, por supuesto, por el imperialismo norteamericano- logre ganar la guerra que tanto tiempo lleva en liza.

Esta guerra de la clase dominante por recuperar el control total de sus instituciones está logrando poner de relieve muchas de las contradicciones del sistema capitalista, está desarrollando la lucha de clases en Venezuela, muestra el fracaso –y los motivos del mismo- del reformismo y también destapa a las organizaciones y líderes oportunistas de todo el mundo.

Alberto Garzón es uno de los líderes oportunistas que más difícultades está encontrando a la hora de posicionarse políticamente y que no se le caiga la careta de revolucionario. Por dos motivos principales: no quiere retirar su apoyo a la Revolución Bolivariana por su política reformista del sistema capitalista, y porque no va a tolerar que haya ni un solo movimiento de avance hacia la dictadura del proletariado.

De esta manera, en pocas horas, le ha tocado hacer un artículo –titulado Sobre la Revolución en Venezuela en el diario Público- “aclarando” sus palabras del día anterior sobre la decisión del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela, que fueron: ”Me parece una mala noticia y lo que hay que hacer es llamar al diálogo y a la calma”. Un golpe político a la burguesía, como era la decisión del TSJ, le parece al revolucionario Garzón “una mala noticia”.

Un patético artículo con el que ha pretendido arreglar la gomita de la careta de revolucionario que rompió sin darse cuenta el día anterior. Un escrito precipitado en lo léxico –seguramente por la imperiosa necesidad del remiendo-, deformando -como siempre hace- la obra del maestro Karl Marx, lleno de vaguedades y generalismos sobre el proceso revolucionario que se da en Venezuela y que finaliza con un triste intento de darse la razón a si mismo utilizando a algunos miembros del PSUV.

El pueblo venezolano cuenta con la solidaridad del Partido Comunista Obrero Español en su lucha contra el imperialismo y en su defensa por los ataques de la burguesía nacional. De la misma manera, señala la necesidad política de zafarse del sistema agresor y criminal que es el capitalismo -aún vigente en Venezuela- y avanzar, dejando atrás el etapismo, hacia la creación de un Socialismo cada vez más urgente, necesario e impostergable para los intereses de la clase trabajadora venezolana.

 

D. García – Secretario de Relaciones Internacionales del Partido Comunista Obrero Español (PCOE)

Nuestro partido siempre se ha caracterizado por condenar y solidarizarse con todos los casos posibles de represión: la política, la ideológica, la económica, la sindical, etc., pese a que en ocasiones, no hemos recibido esa solidaridad cuando los nuestros han sufrido la represión. Sin embargo, la solidaridad no es cuestión de cargarse de medallas, ni un tema que deba ser utilizado para, cual experto en marketing, “vender” las bondades de una determinada postura ideológica. El PCOE se solidariza con toda represión contra el proletariado, porque es lo justo.

Sin embargo, no podemos decir lo mismo del oportunismo. El oportunismo, por su esencia, se encuentra cómodo en el sistema en que vivimos, niega el carácter de clase del Estado y sus instituciones y, para ellos, el problema es la aplicación incorrecta de las leyes o los perniciosos efectos de la economía que soliviantan su moralidad pequeñoburguesa. Es decir, el oportunismo niega el carácter político de los problemas en el sistema capitalista, no yendo nunca a la raíz de los mismos sino quedándose en los efectos superficiales.

En este sentido se enmarcan las palabras de la entrevista concedida por la mediática Cassandra, la tuitera de los chistes de Carrero Blanco. Y decimos mediática porque su proximidad al partido oportunista de nuestro tiempo, Podemos, ha hecho que este caso tenga más visibilidad que las decenas de usuarios de la red social Twitter que se enfrentan a condenas por lo mismo, y de los que nadie habla. Por no hablar de casos de represión más graves, pero ese no es el asunto. El asunto está en que Cassandra, desde una actitud individualista basada en el “yo”, en el “que hay de lo mío”, ha pretendido descargar en otros las acusaciones vertidas contra ella, a la par de legitimar al Estado represor para ver si así capeaba el temporal.

Para Cassandra, y para el oportunismo en general, la Audiencia Nacional no es un tribunal de excepción, sino un instrumento válido que, según los oportunistas, a veces se le va la mano. Para esta oportunista y sus adláteres, la represión contra el pueblo vasco era justa y necesaria debido a la “maldad” intrínseca de la organización armada ETA. Por supuesto, la oportunista hace mutis por el foro de la falta de democracia que impide al pueblo vasco ejercitar sus derechos democráticos como nación. Para esta oportunista, los partidos políticos no son representantes de las diversas clases y capas sociales, sino que son agentes por encima de estas clases cuyo actuar debe ser el consenso para resolver los problemas de “la gente”. Para Cassandra, el yihadismo sale “del aire”, aparece de la nada por generación espontánea. Parafraseando al gran Olmo Dalcó en Novecento, diremos que han sido los imperialistas los que han plantado a los yihadistas, los han querido, les han pagado….

En definitiva, Cassandra blanquea al régimen del 78, cada vez más reaccionario. Cassandra justifica la misma represión que sufrió como algo necesario, como un mal menor contra todo aquello que amenace el sistema político en que tan cómodamente se encuentra. Cassandra, desde el individualismo, clama su adscripción al régimen del 78 para mejorar su situación personal y no duda en disparar contra, y poner en la diana a cuanto caso de represión que no sea el suyo haga falta.

Por todo ello, condenamos el oportunismo político ante la represión del Estado burgués, condenamos lo “políticamente correcto” en lo que a la represión de la disidencia se refiere y nos solidarizamos con todos aquellos que realmente sufren la represión del Estado, de sus medios de manipulación, de la patronal o de cualquier elemento que quiera mantener este sistema putrefacto, reaccionario y caduco que ya solamente se sostiene por la violencia.

COMISIÓN DE AGITACIÓN Y PROPAGANDA DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E.)

El PCOE se solidariza con el pueblo de Yemen, así como condena la criminal agresión bélica que sufre el país arábigo desde hace dos años por parte de una coalición árabe liderada por la satrapía de Arabia Saudí. Dicha agresión ha causado más de diez mil civiles muertos, un país devastado por los bombardeos, y un silencio vergonzante de la tan cacareada “comunidad internacional” que tanto alza la voz cuando los autores intelectuales de levantamientos reaccionarios y asesinatos, como Capriles Radonski, se enfrentan a la justicia.

Tenemos que recordar que tanto la teocracia wahabbita de Arabia Saudí, como los emiratos petroleros que forman parte de la coalición agresora, son los principales financiadores, patrocinadores, logísticos e ideólogos del terrorismo islámico. Arabia Saudí es el principal baluarte de las organizaciones terroristas que masacran a los pueblos de Oriente Medio, está vinculada a los atentados ocurridos en países  europeos y, a pesar de todo ello, la burguesía occidental no duda en seguir haciendo negocio con ellos a la misma vez que reclama recorte de libertades contra el "terrorismo islámico", que es patrocinado por su principal aliado saudí.

En cuanto al estado español, se ha confirmado que armamento fabricado en España es utilizado para bombardear y masacrar al Yemen. El Reino de España vende las armas primero y después, so pretexto del terrorismo que ellos mismos posibilitan, sacan leyes para reprimir al pueblo trabajador. El negocio es redondo. El capitalismo es el verdadero asesino. Arabia Saudí es uno de los principales clientes armamentísticos del Reino de España, e incluso sectores del reformismo jalean la venta de maquinaria de guerra al régimen con el pretexto de que "crea puestos de trabajo".

Desde el PCOE condenamos esta violencia contra el pueblo yemení, que es soberano de decidir libremente su futuro. Asimismo condenamos el silencio hipócrita de quienes siempre condenan la violencia legítima de los oprimidos, pero callan ante estos casos. Condenamos al régimen del 78 por sus vinculaciones económicas con la medieval Arabia Saudí, y condenamos asimismo a dicho estado wahabbita como cómplices, instigadores y ejecutores tanto del genocidio yemení como del terrorismo islámico.

COMITÉ EJECUTIVO DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E.)