Martes, 21 Mayo 2019
A+ R A-

De los 15 barrios más pobres de España, 7 pertenecen a Sevilla. De los diez pueblos y ciudades más pobres, 9 son de Andalucía. Un millón de andaluces viven con menos de 332€ al mes. Más de 300.000 jornaleros viven en precario. Las mujeres andaluzas ganan por debajo de la media de España. Cádiz y Sevilla son las provincias con mayor porcentaje de paro en Europa. En Andalucía es donde el capitalista a través de jefes y mandos sin escrúpulos cometen más injusticias y atropellos contra los trabajadores.

Agachar la cabeza no es garantía para conservar el puesto de trabajo, sino para perder nuestra dignidad como persona y como trabajador. Solo luchando todos unidos, seremos capaces de cambiar la situación.

Como podéis observar todos los partidos que se presentan a estas elecciones sean de derecha o sean de “izquierda”, dan vueltas alrededor de los problemas, sin ofrecer soluciones que vayan de verdad a las raíces de los mismos. En realidad, todos los programas de los partidos clásicos y de los nuevos promocionados por los medios de comunicación capitalista, contienen los mismos mensajes, porque solo les separan los matices. No podemos esperar eternamente, que partidos corruptos y creados por la prensa de los multimillonarios, que son las causas de nuestras desdichas nos saquen de esta situación.

La candidatura del PCOE de la provincia de Sevilla, está compuesta por trabajadores y trabajadoras de la ciudad y del campo que luchan en sus centros de trabajo y en los barrios, con el propósito de aunar esfuerzos para frenar el avance impúdico de un sistema que no tiene escrúpulos para favorecer a los grandes empresarios.

Nuestro lema es POR LA TRANSFORMACION SOCIAL, POR EL SOCIALISMO. Más esto no se consigue ni por un partido en solitario, ni en unas elecciones ya sean estatales o regionales; sin embargo, éstas ofrecen la posibilidad de desenmascarar a los politicastros, que usan el parlamento para el lucimiento y el enriquecimiento personal. Los comunistas lo utilizaremos con el propósito de emplear esa tribuna popular para denunciar las injusticias y para señalar a los culpables, lo que nos permitirá a su vez organizar al pueblo con el fin de afrontar las verdaderas luchas contra el sistema.

VOTAR PCOE ES ADQUIRIR COMPROMISO Y CONCIENCIA DE CLASE Y DE PUEBLO

Secretaría Política del Comité Provincial del P.C.O.E. en Sevilla

Aquellos que escupen en la brava y sacrificada historia de los comunistas con el tópico y típico dogma aquel de que “el comunismo es algo viejo”, buscan a toda costa aferrarse a un escaño que les resuelva su porvenir y les brinde una próspera jubilación. PCE-IU-Podemos, en su nuevo disfraz aséptico e inodoro, transparente, que no moleste mucho a los que mandan, tratando de esconder sus constantes fracasos históricos en su pelea por los votos, sin ningún proyecto de transformación radical de la sociedad, rebusca una vez más entre los escombros de un elefante en descomposición como es el PSOE.

La nueva perla de este Frankenstein socialdemócrata es que ellos son más socialistas que Susana Díaz, con lo que nos quieren decir que ellos son el genuino PSOE, el que supuestamente encarna Sánchez, representante de los monopolios y sostén del Estado fascista español. El oportunismo con piel de cordero engaña a la clase obrera, haciéndole creer que es algo nuevo, pero se trata de la vieja fórmula socialdemócrata, de la lucha por migajas para evitar que los oprimidos luchen por conquistar el poder barriendo del mapa a los explotadores.

Ellos protegen así a los capitalistas y explotadores insistiendo en edulcorar la explotación y la miseria, pero tolerando y permitiendo que exista. El comunismo es la única ideología que marca la diferencia, el que señala el salto a otra sociedad, el salto cualitativo, el cambio de régimen, el fin del capitalismo.

Comité Regional del Partido Comunista Obrero Español en Andalucía

Puig

El pasado domingo 25 de noviembre de 2018, Carles Puigdemont escribía en las redes sociales un mensaje, en lengua inglesa, donde expresaba lo siguiente: “All solidarity with Ukraine and its people on the 85h anniversary of #Holodomor. We shall always remember the millions of víctims at the hands of the Soviet regime”, que, si lo traducimos al castellano sería, “Toda la solidaridad con Ucrania y su población en el 85 aniversario de #Holodomor. Siempre recordaremos a los millones de víctimas a manos del régimen soviético”.

Horas después, y por el mismo canal, ante las justas y merecidas críticas recibidas, Carles Puigdemont remitía a los que le criticaban a que se documentaran, adjuntando “la Declaració Institucional del Ple del Parlament amb motiu del 75è aniversari de la Fam Artificial a Ucraïna” de 13 de junio de 2007.

Cuando los fascistas del PSOE, o los oportunistas de PODEMOS/IU/PCE, culpabilizan hipócritamente a  PP y C’s de blanquear al fascismo y del auge de éste, pretenden que olvidemos que han sido ellos, como siempre, los primeros que así lo han hecho aprobando Declaraciones Institucionales como a la que se refiere Puigdemont, pues no hay que olvidar que dicha declaración del Pleno del Parlament de Catalunya se hizo en la época del Tripartit, con Montilla de President, y cuando PSC, ERC e ICV (organización heredera del PSUC y socia de IU), tenían mayoría parlamentaria. Estos oportunistas no sólo repetían las consignas nazis de Göebbels, sino que incluso hoy siguen maquillando al fascismo haciendo ver que PP y C’s no son fascistas.

En dicha Declaració Institucional de junio de 2007, el Parlament de Catalunya señalaba lo siguiente: “El Parlament de Catalunya manifiesta el rechazo del genocidio perpetrado en Ucrania por el Gobierno totalitario de Stalin entre los años 1932 y 1933 – conocido como la Gran Hambruna Artificial -, un totalitarismo que llevo a la muerte a más de 10 millones de personas. Asimismo, hace un llamamiento a continuar trabajando por la paz y la convivencia entre los pueblos, y expresa el rechazo de este crimen vergonzoso contra la población civil cometido durante el gobierno de Stalin”.

El Pleno del Parlament de Catalunya en 2007, esto es, los oportunistas de PSC, ERC e ICV, los corruptos de Convergència y los fascistas del PP, señalaban en su Declaració Institucional de junio de 2007 que “el genocidio perpetrado en Ucrania por el Gobierno totalitario de Stalin entre los años 1932 y 1933 (…) llevo a la muerte a más de 10 millones de personas”.

Uno de los diarios de las cloacas del Estado, totalmente escorado  hacia la extrema derecha como es OK Diario del reaccionario Eduardo Inda, publicaba el 1 de agosto de 2017 un artículo titulado “Holodomor: El genocidio secreto que asoló la sociedad ucraniana”, en el que dicen “la resistencia fue aplastada sin piedad por el Comité Central del PCUS, a través del aumento de las cuotas, las detenciones, los fusilamientos y una hambruna artificial y generalizada que tras la contienda sumó más de un millón y medio de víctimas”.

Otro diario de extrema derecha, el ABC, el pasado 31 de agosto en un artículo titulado “Una mala cosecha: la excusa de Stalin para someter a Ucrania a la ‘miseria y a la brutalidad’”, señalaba, “No existen cifras oficiales sobre el genocidio, pero según nuevas investigaciones el número de muertos por inanición, represión, abandono, frío, o trabajados extenuantes podría haber llegado a 6 millones de personas”.

Como se puede ver, la Declaració Institucional del Parlament de Catalunya con mayoría de PSC, ERC e ICV, en la que se ampara Puigdemont para exhibir su anticomunismo, sobrepasa por la derecha a estos dos diarios de la extrema derecha.

Reseñable es lo que expresa el artículo del ABC, reconociendo que “No existen cifras oficiales sobre el genocidio”, pero, sin embargo, este libelo fascista no duda en lanzarse a expresar una cifra, en este caso 6 millones de muertos, y a señalar la existencia de genocidio. Debemos señalar que sí que hay cifras oficiales, por lo que el ABC miente doblemente, ya que el Comité Central del PCUS, en la época del traidor Gorbachov, concretamente en 1989 (época en el que dicho Comité Central estaba totalmente minado de anticomunistas, reaccionarios y esbirros de la Escuela de Chicago – también denominados Chicago Boys), abrieron los archivos del Ministerio del Interior y de la Policía del Estado (NKVD),  para que un equipo de historiadores del Instituto de Historia de la Academia de Ciencias de Rusia, dirigidos por Viktor Zemskov, los analizase al objeto de vilipendiar, todavía más, la figura de Stalin y su período de tal modo que los imperialistas asestasen, en su contienda ideológica contra el comunismo y la Unión Soviética, un golpe mortal, y justificar así el posterior golpe que pusiera fin a la URSS.

Zemskov y demás historiadores, de un corte ideológico alejado por completo del marxismo-leninismo, no pudieron más que claudicar ante los datos. En una entrevista aparecida en el periódico La Vanguardia en junio de 2001, Zemskov señalaba con respecto de dicho periodo, lo siguiente: “gracias a la estadística demográfica sabemos que en 1932 en Ucrania nacieron 782.000 y murieron 668.000, mientras que en 1933 nacieron 359.000 y murieron 1,3 millones, estas cifras incluyen la mortalidad natural, pero está claro que la primera causa de muerte esos años fue el hambre”. ¿Dónde están los millones de muertos que expresan Puigdemont, la Declaració del Parlament de ERC, CiU, PSC, ICV y PP, o de los medios de manipulación de masas del Capital?

El belga Ludo Martens, en su libro “Otra mirada sobre Stalin”, nos muestra cual es el origen de ese falseamiento de la historia: “La campaña lanzada por los nazis entre 1934-1935 sobre el tema del ‘genocidio’ bolchevique en Ucrania debía preparar los espíritus para la ‘liberación’ proyectada en Ucrania. Veremos más adelante por qué esta mentira ha sobrevivido a sus creadores nazis, para convertirse en un arma americana. He aquí cómo nacen las fábulas sobre los ‘millones de víctimas del estalinismo’ (…) El 18 de febrero de 1935, la prensa de Hearst comenzó la publicación de una serie de artículos de Thomas Walker (presentándolo como un ‘gran viajero y periodista, que atravesó la Unión Soviética durante muchos años’). La cabecera de la primera página del Chicago American, del 25 de febrero, llevaba un título inmenso: “EL HAMBRE EN LA URSS PRODUCE SEIS MILLONES DE MUERTOS. REQUISADAS LAS COSECHAS DE LOS CAMPESINOS. LOS HOMBRES Y LOS ANIMALES MUEREN” (…) En esta época, Louis Fischer trabajaba en Moscú para el periódico The Nation. El relato de su colega, un ilustre desconocido, le intrigó al más alto grado. Y emprendió algunas pesquisas de las que informó a los lectores de su periódico: “El señor Walker, nos informa que entró en Rusia en la primavera última, la primavera de 1934 pues. Vio el hambre. Fotografió a sus víctimas. Rindió sus cuentas de primera mano sobre los desastres del hambre que le destrozaban el corazón. Hoy, el hambre en Rusia es un tema muy candente. ¿Por qué, pues, el señor Hearst ha guardado estos artículos sensacionales durante 10 meses antes de publicarlos? He consultado a las autoridades soviéticas. Y resulta que este señor, recibió un “visa de tránsito” del consulado soviético en Londres, el 29 de septiembre. Entró en la URSS por la parte de Polonia en tren hasta Negoreloye, el 12 de octubre de 1934. Y, por lo tanto, no en primavera, como él dice. (…)  El día 13, llegó a Moscú. Se quedó en Moscú del sábado 13, hasta el jueves 18 y luego cogió el tren Transiberiano que lo dejó en la frontera entre la URSS y Manchuria el 25 de octubre de 1934… Es prácticamente imposible para el señor Walker, que en 5 días -comprendidos entre el 13 y el 18 de octubre-, pudiera recorrer ni un tercio de los puntos que “describe” sobre “su propia experiencia”. Mi hipótesis es la de que tenía que haber permanecido mucho más tiempo para obtener de extranjeros antisoviéticos, el “color local” ucraniano del que tenía necesidad para poder dar a sus artículos la falsa verdad que poseen.” (…)  Fischer escribió a un amigo, también americano, Lindsay Parrott, que vivía en Ucrania desde principios del 1934. Éste último no había detectado ninguna de las secuelas del hambre de las que hablaba la prensa de Hearst. Por el contrario, la cosecha de 1933 fue muy abundante. Fischer termina: “La organización de Hearst y los nazis han iniciado una cooperación cada vez más estrecha. No he visto que la prensa de Hearst publique los escritos de M. Parrott sobre una Ucrania soviética próspera. Y sin embrago, M. Parrott es el corresponsal de M. Hearst en Moscú…” (Louis Fischer, Hearst’s Russian Famine, The Nation, vol.140, n° 36 12 de marzo 1935). (…) Debajo de una fotografía de una niña y de un niño esqueléticos, Walker escribió: “¡Horrible! Debajo de Jarkov, una niña muy delgada y su hermanito de dos años y medio. Este niño se arrastraba por tierra como un sapo y su pobre pequeño cuerpo estaba deformado por falta de nutrición, de tal forma que no parecía ni un ser humano”. Douglas Tottle, sindicalista y periodista canadiense, buscó y encontró esta fotografía del niño-sapo, datada en la primavera de 1934… en una publicación de 1922 sobre el hambre. (…) El multimillonario William Randolph Hearst había tenido un encuentro con Hitler hacia finales del verano de 1934 para concluir con él un acuerdo que estipulaba que Alemania compraría en lo sucesivo sus noticias internacionales a la “International Mew Service”, una sociedad perteneciente a Hearst. En esta época, la prensa nazi había ya emprendido una campaña sobre “el hambre en Ucrania”. Hearst la reemprendió enseguida gracias a su gran explorador, el señor Walker (Tottle, p.13-15)”.

Zemskov, a la pregunta realizada sobre “¿Qué le parecen las cifras sobre represión y mortandad en la URSS barajadas durante la guerra fría?”, no dudó en responder que “de lo que se trataba era de desacreditar al adversario. La sovietología occidental afirmaba que 50 ó 60 millones habían sido víctimas de la represión, la colectivización, el hambre, etc. En 1976, Solzhenitsyn dijo que entre 1917 y 1959 en la URSS habían muerto 110 millones de personas. Es difícil comentar estas tonterías. La realidad es que la población del país fue aumentando por encima del 1%, superando el crecimiento demográfico de Inglaterra o Francia. En 1926 la URSS tenía 147 millones de habitantes, en 1937 162 millones y en 1939 170,5 millones. Los censos son fiables, y sus cifras son incompatibles con matanzas de decenas de millones.”.

Evidentemente, a Zemskov los capitalistas no lo pasean por los platós de televisión ni por los estudios de radio, como sí hacen con los fascistas que repiten como papagayos la propaganda nazi.

Y, por supuesto, ¡Ahí tenemos a los ‘demócratas’ del Parlament de Catalunya en 2007, y al convergente Puigdemont, repitiendo las campañas de propaganda de Hitler! ¡Ahí tenemos a Puigdemont dando cobertura al criminal nacionalismo ucraniano! ¡Ahí tenemos a los ‘demócratas’ repitiendo la propaganda nazi!

Es bueno comprobar que la forma de actuar de los nazis construyendo una mentira como el caso del holodomor, o hambrunas, en Ucrania entre 1932 y 1933, tiene un modus operandi idéntico a la construcción del argumento de las armas de destrucción masivas en Iraq, construcción hecha por los fascistas Bush, Blair y Aznar; las mentiras que vierten sobre Venezuela, Cuba, o últimamente sobre Siria. Crean mentiras, utilizan sus medios de manipulación de masas y esbirros, que son mal llamados periodistas, como altavoces al objeto de justificar sus guerras imperialistas, sus golpes de estado y sus crímenes.

Es característico del fascismo el revisionismo histórico, el anticomunismo y el chovinismo, cualidades todas ellas que Puigdemont ha acreditado poseer con sus mensajes emitidos en las redes sociales. Puigdemont, al igual que el resto de la burguesía, antes de hablar de Lenin, Stalin o la Unión Soviética, deben limpiarse sus sucias bocas.

La nación catalana tiene derecho a ejercer su derecho democrático a la autodeterminación y, si así lo determina, también a su separación completa. De hecho, dicho pueblo de manera ejemplar dio una lección el pasado 1 de octubre de 2017, confrontándose a la represión brutal del Estado, decidiendo conformar un estado propio independiente. Decisión que ha retratado a todos, incluido Puigdemont y, sobre todo, al corrompido estado español.

Sin embargo, lo que está pasando en Cataluña, no es nuevo. La burguesía catalana ha chalaneado siempre con la nación catalana como fórmula para obtener prebendas para dicha clase social, que no para la clase obrera, algo en lo que el corrupto partido de Puigdemont ha sido experto durante estas cuatro décadas. El nacionalismo catalán no ha tenido problemas para venderse a los fascistas españoles – ya fuera PSOE o PP – estando plenamente integrados en el Estado y, por tanto, en su corrupción. Sin embargo, la crisis económica ha socavado dicho estatus, llevando a la burguesía catalana a la necesidad de establecer otro marco para mantener sus privilegios que la burguesía monopolista española – donde están integrados los monopolios radicados en Cataluña – no ha aceptado, entre otras cosas, como consecuencia de su bancarrota económica.

Puigdemont, lejos de ser un patriota catalán es, ante todo, un burgués. Y, por tanto, para él, el interés de su clase social está por encima de todo. De hecho, Convergència, hoy PdeCAT, es responsable directa de la situación política no sólo de Cataluña, sino del conjunto del Estado.

Las enseñanzas de Lenin tienen plena vigencia. ¡A los obreros catalanes!

Lenin nos alecciona ante personajes como Puigdemont, y cómo actúan políticamente. En “La Clase obrera y la cuestión nacional” de mayo de 1913, Lenin nos contextualiza esta cuestión en Rusia:

Rusia es un país abigarrado en el aspecto nacional. La política gubernamental, la política de los terratenientes apoyados por la burguesía, está penetrada hasta la médula del nacionalismo de las centurias negras.

 

Esta política dirige su filo contra la mayoría de los pueblos de Rusia, que constituyen la mayoría de su población. Al mismo tiempo, levanta cabeza el nacionalismo burgués de otras naciones (polaca, hebrea, ucraniana, georgiana, etc.) pretendiendo desviar a la clase obrera de sus grandes tareas universales con la lucha nacional o con la lucha por la cultura nacional.

Sin duda, esta contextualización de Rusia tiene paralelismos con la realidad que acontece hoy en el estado español. Estamos en la misma fase capitalista, la fase de imperialismo o capitalismo monopolista y putrefacto, estamos ante un choque de fracciones de la burguesía, donde éstas utilizan el nacionalismo burgués para fraccionar y desviar al proletariado del cumplimiento de su misión histórica, la conquista del socialismo.

En el precitado texto, Lenin nos radiografía perfectamente a la burguesía en la fase de imperialismo, y cómo emplea el nacionalismo para corromper a la clase obrera:  “Cuando la burguesía luchaba por la libertad junto con el pueblo, junto con los trabajadores, defendía la plena libertad y la plena igualdad de derechos de las naciones (…) Ahora, la burguesía teme a los obreros, busca la alianza con los Purishkévich, con la reacción, traiciona a la democracia, defiende la opresión o la desigualdad de las naciones y corrompe a los obreros con consignas nacionalistas. (…) En nuestros días, sólo el proletariado defiende la verdadera libertad de las naciones y la unidad de los obreros de todas las naciones”.

La burguesía hoy, en la fase de imperialismo, no lucha junto al pueblo sino en contra de los pueblos para sostener la dictadura de los monopolios. En la fase de imperialismo, y con su desarrollo, la burguesía tiene que apostarlo todo a la reacción, al fascismo. Podemos ver que, tanto nacionalistas españoles como catalanes, abrazan el proyecto imperialista europeo, abrazan a la fascista Ucrania, son fieles esbirros del sionismo y contrarios a naciones oprimidas como Palestina, apoyan las guerras imperialistas y, por supuesto, miran hacia otro lado ante genocidios como el que se está produciendo en Yemen, genocidio tras el cual están Gran Bretaña, EEUU e Israel.  Y es que la vinculación de los dirigentes políticos de la burguesía catalana – Puigdemont, Pujol, Mas, Pilar Rahola, etc. – con el sionismo es estrecha, demostrándose que la burguesía catalana no defiende la verdadera libertad de las naciones oprimidas, no dudando en ponerse de parte de los genocidas sionistas y norteamericanos.

De hecho, lo que la burguesía es – de defensa de sus sucios intereses, de defensa de la opresión y la desigualdad entre las naciones – lo refleja perfectamente el PNV, y lo ha sentido en sus propias carnes el propio Puigdemont. Urkullu no dudó en interceder a favor de Rajoy para que Puigdemont no realizara la DUI y convocase elecciones en octubre de 2017, esto es, defender los intereses del estado opresor para obtener posteriores prebendas de éste. Posteriormente, en noviembre de 2017, el Parlamento Vasco – donde las fuerzas nacionalistas vascas representan más del 60% del conjunto de  los diputados – rechazó reconocer la República Catalana  por la abstención del PNV; de tal modo que los diputados nacionalistas de una nación oprimida, como la vasca,  por el estado español, se puso de parte de su opresor y en contra de una nación hermana oprimida como es Cataluña; al igual que hizo el partido de Puigdemont, Convergència, y el PP en el Parlament, en julio de 2014, donde rechazaron el derecho a la autodeterminación de naciones oprimidas como son Palestina o el Sahara Occidental.

Lenin nos demuestra, con claridad meridiana, que únicamente la clase obrera, unida en base al principio de clase, de su internacionalismo proletario, conseguirá no sólo su emancipación como clase, sino también la emancipación de todas las naciones, de la mano del socialismo: “Para que las distintas naciones convivan o se separen (cuando más les convenga) libre y pacíficamente, formando diferentes Estados, es necesaria la plena democracia, defendida por la clase obrera. ¡Ni un solo privilegio para ninguna nación, para ningún idioma! ¡Ni la más mínima vejación, ni la más mínima injusticia con ninguna minoría nacional!: tal es el principio de la democracia obrera (…) Los capitalistas y los terratenientes quieren a todo trance desunir a los obreros de distintas naciones; pero ellos, los poderosos del mundo, conviven entre sí perfectamente, como accionistas de ‘negocios’ (…) que proporcionan millones de rublos de beneficios: ortodoxos y hebreos, rusos y alemanes, polacos y ucranianos, cuantos tienen capital, explotan unidos a los obreros de todas las naciones (…) Los obreros conscientes están a favor de la plena unidad de los obreros de todas las naciones en las organizaciones obreras de cualquier índole (…) Los obreros crean en todo el mundo su cultura internacional, que han venido preparando desde hace mucho los defensores de la libertad y los enemigos de la opresión. Al viejo mundo, al mundo de la opresión nacional de las discordias nacionales o del aislamiento nacional, los obreros oponen el nuevo mundo de la unidad de los trabajadores de todas las naciones, en el que no hay lugar para ningún privilegio ni para la menor opresión del hombre por el hombre”.

El pueblo catalán ha demostrado una altura enorme, combatiendo la opresión nacional del estado español los días 1 y 3 de octubre de 2017, en innumerables manifestaciones, en los 11 de setembre, organizándose en los Comités de Defensa de la República mientras, sin embargo, los partidos de la burguesía catalana estaban más pendientes de sus intereses electorales y sus tejemanejes parlamentarios que de hacer efectivo el mandato del 1 de octubre.

La emancipación nacional de Cataluña jamás vendrá de la mano de los imperialistas, de la burguesía, ni de oportunistas reaccionarios como Mas, Bonvehí, Puigdemont, Rahola o Tardà, que lo único que persiguen es el mantenimiento de sus privilegios, no dudando en vender su alma a cambio de sus prebendas, importándoles bien poco todo lo demás. La emancipación nacional de Cataluña únicamente vendrá de la lucha consciente del proletariado catalán por su emancipación como clase social, luchando por el socialismo y por el derrocamiento del capitalismo monopolista y putrefacto, unido con el proletariado del resto de las naciones del Estado. Es la emancipación de clase la que provocará la emancipación de todas las naciones oprimidas por el fascista estado español y no al revés. Al obrero catalán, vasco, gallego o español no nos une la nacionalidad, nos une nuestra condición de clase que es un vínculo mucho más fuerte que el de la nacionalidad, y somos la única clase que puede cambiar este mundo caduco donde la desigualdad y la opresión son ley.

El PCOE defiende, y siempre lo ha hecho, el derecho a la autodeterminación y a la separación de la nación catalana y de las naciones oprimidas. El pasado 1 de octubre, apoyando a nuestro partido hermano, el PCOC, defendimos el referéndum con el pueblo, nuestros camaradas trabajan dentro de los CDR y seguimos exigiendo que se haga efectivo el mandato del 1º de Octubre. Estamos con el pueblo trabajador para mostrarle que el 1º de Octubre sólo se hará efectivo con la lucha obrera por el socialismo, mandando a los oportunistas y a los reaccionarios burgueses y su sistema al estercolero de la historia. Sólo el socialismo es la salida a este Estado opresor y corrupto, sólo el socialismo garantiza el fin de la opresión y la emancipación nacional de los pueblos oprimidos.

¡ABAJO LOS REACCIONARIOS Y LOS FASCISTAS!

¡VIVA EL INTERNACIONALISMO PROLETARIO!

¡PROLETARIOS DEL MUNDO, UNÍOS!

Madrid, 26 de noviembre de 2018.

COMITÉ EJECUTIVO DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E.)

Sevilla

La clase obrera de Alcalá de Guadaira, Marchena, Utrera y Morón de la Frontera están de enhorabuena porque las ideas comunistas han vuelto después de muchos años huérfanos de ellas, hartos de las falsas ilusiones de un “capitalismo humano” que les llevan una y otra vez los oportunistas de la izquierda parlamentaria amamantada por la burguesía española a través de sus medios de comunicación.

Los trabajadores de estos pueblos han acogido con entusiasmo la bandera roja que les lleva un programa revolucionario de transformación radical de Andalucía. Un programa que propone sin complejos poner en manos del pueblo trabajador las riquezas naturales, las minas, las fábricas, las naves, las maquinarias, los monopolios industriales, de comercialización, distribución, seguros y banca. Es decir, el Socialismo.

En especial los trabajadores agrícolas, entre otros del olivar, han mostrado su apoyo a una reforma agraria que supondrá su liberación del yugo del terrateniente, del capital financiero e industrial, que parasitan el campo andaluz provocando paro y sobreexplotación de los braceros y pequeños campesinos.

Es nuestra presencia comunista en las calles necesaria para ahuyentar al fascismo que campa a sus anchas con el apoyo y complicidad de la burguesía española y su aliada la socialdemocracia (antes socialistas que marxistas). Porque a quien temen de verdad los fascistas son a los comunistas, es ante nuestra presencia cuando se repliegan. La historia ha demostrado que sólo los comunistas los hemos barrido del mapa cuando nos hemos hecho fuertes.

 

 

El PCOE trabaja día a día por construir el Frente Único del Pueblo que será el que realmente podrá aniquilar al fascismo al mismo tiempo que edificará el Socialismo.

El Partido Comunista Obrero Español no pretende competir con los partidos burgueses que necesitan de abundantes capas de maquillaje para dirigirse desde las tribunas mediáticas al pueblo trabajador.

El PCOE. lleva su mensaje revolucionario cara a cara, sin necesidad de artilugios sofisticados y de manera nítida y sencilla a nuestros hermanos de clase. Con ellos pretendemos poner fin al subdesarrollo económico, social, técnico, científico y cultural de Andalucía, hoy infierno y prisión para la clase obrera. Con el objetivo de convertir Andalucía en una tierra próspera, donde esa clase obrera tan castigada goce de las inmensas riquezas que produce y conquiste por fin el paraíso terrenal aquí y ahora.

Comité Provincial del Partido Comunista Obrero Español en Sevilla

El Grupo Parlamentario del Partido Popular presentó el pasado día 20 de noviembre una enmienda de sustitución a una moción presentada por el PSOE de condena al franquismo, de tal modo que dicha moción contemplara el siguiente punto:

2.- El Senado insta a prohibir cualquier Fundación o Asociación que exalte o glorifique el Nazismo, Fascismo, el Comunismo y todas aquellas ideologías populistas que fomentan el enfrentamiento entre ciudadanos.

En esa misma enmienda de sustitución, el PP demandaba “Seguir protegiendo los valores fundamentales de nuestra democracia recogidos en nuestra Constitución Española del 78”, esa misma Constitución que es una Reforma de las Siete Leyes Fundamentales del Movimiento Franquista y que, entre otras cosas, permite que ese partido, al igual que otros, roben a manos llenas, expoliando sin miramientos a un pueblo que malvive, cada vez, en peores condiciones. Atendiendo a la enmienda presentada por el PP, la primera organización que debiera ser ilegalizada sería el propio PP, pues es un partido fundado por un ministro franquista, heredero del franquismo, que a los torturadores del franquismo les ha dado impunidad – al igual que el PSOE -, y que exalta y glorifica el producto del fascismo, como es la Constitución Española del 78 y su falaz e inexistente “democracia”. Si esa enmienda de sustitución del PP se tuviera que ejecutar, todos estos “demócratas constitucionalistas” deberían ser ilegalizados por glorificar y santificar el fascismo.

El pasado 20 de noviembre, en el 43 aniversario de la muerte del tirano asesino Franco, decía el reaccionario Adolfo Suárez Illana, dirigente del PP e hijo de falangista, en un acto en una universidad privada jesuita, que “si disfrutamos de la democracia hoy en día se debe en parte a Santiago Carrillo y en parte a Franco. (…) Si a Franco no le hubiera dado la gana de hacer la transición como se hizo no se hubiera hecho así, él puso a los dos allí, como sucesor a título de rey a Juan Carlos y a mi padre como Gobernador (…) se nos olvida que hubo una ley de reforma política que fue aprobada por unas cortes franquistas”, dejando bien claro cuál es la esencia de la “democracia” que el PP pretende preservar y proteger; la obra del criminal Franco y de los traidores oportunistas como Carrillo, como el PCE. Dejando bien claro que la Constitución es la continuación del franquismo rubricada por fascistas y oportunistas.

Los valores “democráticos” que emanan de la Constitución Española de 1978, reivindicados por el PP en su enmienda, son los de consagrar el capitalismo en su artículo 38, la plena integración en los organismos y mecanismos imperialistas, mantenimiento de la simbología fascista – bandera, Corona y Unidad de España -, conservar intacta la maquinaria de poder del estado franquista ya sea en el Ejército – plagado de fascistas -, en la Judicatura – totalmente reaccionaria y al servicio de los monopolios -, un estado que niega los derechos y la participación democrática a los trabajadores, que niega el derecho democrático a la autodeterminación de las naciones y, sobretodo, que establece un régimen para que los explotadores y los ladrones burgueses tengan impunidad absoluta en todas sus fechorías.

El PP, al igual que su fracción naranja de C’s, ha demostrado con creces su naturaleza fascista, es por ello que no condenan la dictadura franquista, pues ello significaría condenarse a sí mismos. Sin embargo, aquéllos farsantes que dicen condenar el franquismo – sea PSOE o sea PODEMOS/IU/PCE y otros – son los primeros que defienden todos los principios franquistas condensados hoy en el Estado.

En realidad, los reaccionarios, como son los fascistas del PP, únicamente piensan en ilegalizar el comunismo pues, bien saben que éste es la negación y el sepulturero del capitalismo monopolista y putrefacto que defienden. Cuando el PP habla de ilegalizar el comunismo, a lo que realmente se están refiriendo es a la legitimación de la agresión violenta máxima contra el pueblo por parte del Estado, conscientes de que el pueblo trabajador más temprano que tarde arremeterá contra el Estado de los monopolios como consecuencia de su naturaleza fascista, como consecuencia del desarrollo del capitalismo monopolista, parasitario y putrefacto, de su situación de crisis general.

El pasado jueves, en una entrevista realizada por una cadena de radio burguesa al máximo dirigente actual del PP, la periodista le preguntaba sobre si lo que proponen es ilegalizar al PCE, a lo que Casado respondió que no, argumentando esta negativa de la siguiente forma: “no creo que el Partido Comunista de España esté ahora mismo reivindicando el estalinismo.”. A tenor de lo expresado por Suárez Illana ¿Cómo ilegalizar al PCE si es artífice, y copartícipe con los franquistas, de que el franquismo siga vivo? Casado y Suárez Illana dejan bien patente que Carrillo, y el PCE, son de los suyos. Cuando ellos hablan de ilegalizar el comunismo lo que hablan es de ilegalizar al Pueblo y a su derecho de rebelarse ante un sistema que hace de la tiranía, la explotación y el robo su ley suprema. Ese sagrado derecho a tomar el pueblo el futuro en sus manos, es a lo que denominan estos personajes reaccionarios, autodenominados “demócratas” “reivindicar el estalinismo”.

Lo que pretende ilegalizar el corrupto Partido Popular no es otra cosa que, al pueblo, a la clase obrera y su pensamiento revolucionario. El PP enarbola la defensa de la Constitución de 1978, genuino producto del fascismo y de los traidores oportunistas como el PCE, como los mismos fascistas reconocen, y su Estado, puesto que éste es el instrumento que tienen los monopolios para reprimir y someter al pueblo trabajador y mediante el cual estos bandidos tienen impunidad absoluta para explotar y robar a la clase obrera.

Bajo la bandera del “estalinismo” lo que ondea es el papel histórico que le corresponde al proletariado de acabar con el estado burgués – que otorga a la minoría criminal y explotadora burguesa el poder - y alzar su estado proletario, socialista, donde la mayoría del pueblo trabajador sea el único dueño de las riquezas y donde los ladrones, los corruptos, los explotadores, los burgueses, estén sometidos a la mayoría proletaria y despojados absolutamente de todo. Esto es lo que verdaderamente teme la burguesía y sus esbirros fascistas.

Sin embargo, aquéllos que criticaban a la URSS, y que la tachaban de antidemocrática y opresora, apostando por el eurocomunismo, afirmando que ésta era la única vía para llegar al socialismo en las democracias occidentales; aquéllos que atentaban contra el marxismo-leninismo afirmando que profundizando en la democracia burguesa se podía alcanzar el socialismo, y que han pasado a la historia como auténticos embusteros, vulgares traidores que vendieron a la clase obrera para conseguir migajas y reconocimiento por los fascistas, por los servicios prestados a éstos para sostener al criminal capitalismo monopolista y putrefacto, no son dignos de ser ilegalizados por los Casados de turno, aunque hablen de ilegalizar al comunismo, pues bien saben que gracias al PCE el fascismo hoy perdura en España y lo necesarios que son estos oportunistas para sostener su caduco y podrido sistema.

El Estado está quebrado económicamente, en absoluta bancarrota con una deuda pública en torno al 100% del PIB, una deuda que es impagable, donde el desarrollo del capitalismo monopolista socava cada día más la economía y donde las medidas que adoptan hacen profundizar más la profunda crisis que le azota. Pero no sólo la quiebra es económica, sino política, pues cada día se comprueba con mayor nitidez como los asuntos cerrados en falso con el acuerdo de oportunistas y fascistas en 1978 resurgen con mayor virulencia, como por ejemplo la cuestión nacional catalana, vasca o gallega. La agudización de la crisis económica y política hace que al Estado le estallen las costuras y se muestre su esencia clasista, corrupta y fascista, de tal modo que el Estado es la clave de bóveda de todo ello.

Lo que hay que ilegalizar no es a los comunistas sino a la burguesía, a sus aliados y a su Estado, donde se hallan todos los ladrones, explotadores y corruptos cuyos partidos defienden el actual sistema que condena a millones de trabajadores a la pobreza, a la necesidad y a los que les están robando sus vidas.

El PCOE llama a las clases trabajadoras, al pueblo español a organizarse en un amplio FRENTE ÚNICO DEL PUEBLO (FUP) para encarar las embestidas del fascismo encaramado en el verdadero poder, el Estado, y para desbrozar el camino hacia un sistema en el que quienes crean las riquezas con su trabajo y su inteligencia sean los destinatarios de sus frutos. Solo el socialismo es la salida a un capitalismo corrupto.

¡SOCIALISMO O BARBARIE!

Madrid, 24 de noviembre de 2018

COMITÉ EJECUTIVO DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E.)

Cuba

La Habana, 20 de noviembre de 2018

“Año 60 de la Revolución”.

Estimadas amigas y amigos del Movimiento de Solidaridad con Cuba:

Una vez más Cuba es objeto de una burda campaña de descrédito  e injurias por la soberana decisión que tomó el Ministerio de Salud Pública de Cuba de no continuar participando en el Programa Más Médicos de Brasil ante las amenazas e irrespeto del presidente electo de ese país, Jair Bolsonaro, el cual ha declarado y reiterado que modificará los términos y condiciones del Programa, irrespetando a la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y a lo convenido por la misma con Cuba, al cuestionar la preparación de los médicos cubanos, y condicionar su permanencia en el programa a la revalidación del título y a la contratación individual.

Con total desfachatez, Bolsonaro, la ultraderecha de ese país, y la mafia miamense atacan los acuerdos triangulares OPS-Brasil-Cuba esgrimiendo las falacias de que Cuba se apropia de los salarios de los médicos, y que no permite la presencia de sus familiares en Brasil, llegando a cuestionar la dignidad, la profesionalidad y el altruismo de los colaboradores cubanos que una y otra vez han prestado sus servicios en aquellos lugares a los que no quieren ir los médicos brasileños ni los médicos de otros países; asumiendo nuestros galenos peligros y riesgos por su noble vocación de salvar vidas.

Sabe muy bien el presidente Bolsonaro que, aun cuando se produjo el golpe de estado legislativo judicial contra la presidenta Dilma Rousseff, Cuba continuó participando del acuerdo, con la única condición que se mantuvieran las garantías ofrecidas a los colaboradores por las autoridades locales.

Decidimos, por considerar riesgosa la presencia de nuestra colaboración médica en las actuales circunstancias de Brasil, tras el triunfo electoral de Bolsonaro, su retirada del hermano país. Cuba, en su condición humanista, que prioriza en primer lugar al ser humano antes de consideraciones económicas o de otra índole, se vio impelida de tomar la decisión de proteger a sus profesionales física y moralmente, decisión que la mayoría de los amigos del mundo, especialmente los latinoamericanos, han entendido y apoyado haciéndolo explícito a través de mensajes y comunicados circulados en las redes sociales.

El Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP), en nombre del gobierno y pueblo cubano, agradece el acompañamiento de todas y cada una de las amigas y amigos que apoyaron y aún apoyan moral, política, y materialmente a nuestros galenos en cualquier escenario en que estos se encuentren, a la vez que apreciamos también las expresiones de comprensión, solidaridad, y sobre todo de respeto al derecho de autodeterminación y soberanía de nuestro pueblo.

Nuestros representantes de la medicina comenzarán a regresar a su patria en los primeros días con el orgullo del deber cumplido, con la frente limpia, en alto, y con la convicción de volver nuevamente a cumplir su misión en cualquier país hermano que lo necesite.

Tenemos la certeza que las despedidas, en cada uno de los estados brasileros en que fueron acogidos como huéspedes ilustres, serán mucho más emotivas que los grandes actos en que fueran recibidos.

A su vez, también tenemos la convicción que los profundos lazos de solidaridad y amistad, que se han formado entre nuestros pueblos, no podrán ser quebrantados jamás.

Sólo nos resta reiterarles a cada uno de ustedes nuestro compromiso de continuar con la dignidad en alto, enarbolando nuestra verdad sin ceder ni un tantico en nuestros principios; tarea que sabemos no será fácil, en la cual contamos con el apoyo de cada uno de ustedes, los amigos de siempre, los amigos de mil batallas con los cuales hemos compartido innumerables victorias. Sepan que no los defraudaremos.

Saludos revolucionarios

Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos

"Los hombres han sido siempre en política víctimas necias del engaño de los demás y del engaño propio, y lo seguirán siendo mientras no aprendan a descubrir detrás de todas las frases, declaraciones y promesas morales, religiosas, políticas y sociales los intereses de una u otra clase. Los partidarios de reformas y mejoras se verán siempre burlados por los defensores de lo viejo mientras no comprendan que toda institución vieja, por bárbara y podrida que parezca, se sostiene por la fuerza de unas u otras clases dominantes. Y para vencer la resistencia de esas clases, solo hay un medio: encontrar en la misma sociedad que nos rodea, educar y organizar para la lucha a las fuerzas que puedan –y, por su situación social, deban- formar la fuerza capaz de barrer lo viejo y crear lo nuevo.-LENIN.

El PCOE se presenta a estas elecciones para aprovechar los mínimos resquicios que ofrece está falsa democracia, con el propósito de organizar al pueblo trabajador al objeto de emprender el camino de la lucha por la transformación de la sociedad.

Votar al PCOE es votar por el cambio de sociedad, es votar porque las tierras, los mares, las minas, y todas las riquezas naturales de Andalucía y del estado español pasen a manos de quienes las trabajan.

Lo que el pueblo no consiga por sí mismo con su lucha, nadie se lo dará.

VOTA PCOE

Comité Regional del Partido Comunista Obrero Español en Andalucía

SanlucarLebrija

Lejos de los platós y focos de televisión, radio y prensa que regalan a los partidos burgueses, a los fascistas y a los oportunistas el púlpito desde el que engañar al pueblo trabajador, el PCOE sigue pisando la calle para llevar su programa revolucionario a las masas proletarias de primera mano.

Así lo hicimos ayer en pueblos de jornaleros como Sanlúcar la Mayor y Lebrija.

El pueblo trabajador nos hace llegar su hastío del politiquerío estéril, del circo electoral y en general de la podredumbre de las instituciones burguesas. Parlamentos, congresos y Estado español están llenos de charlatanes y vividores ajenos a la difícil realidad cotidiana de los trabajadores que intentan sobrevivir y llegar a final de mes quién sabe cómo.

Huérfana está la clase obrera de su partido, y así lo muestra cuando se acerca a nosotros ávidos de sus símbolos, la hoz y el martillo, que de manera cobarde los oportunistas han enterrado en un baúl aferrándose a nuevos barcos a la deriva como Adelante Andalucía. Dicen éstos representar a los trabajadores aunque se sienten cómodos en hoteles de 5 estrellas y reciben la bendición de consagrados vende-obreros como UGT.

Los comunistas somos como ayer la única alternativa que puede frenar al fascismo, que se nutre de la insoportable situación económica en la que se encuentra la clase obrera, arrojándose a los brazos de los salva-patrias al ver que ninguna de las opciones parlamentarias da solución a sus problemas. El Socialismo sí ataja esos problemas de raíz, porque no pretende tiritas ni paños calientes, pretendemos cambiarlo todo de raíz. Aglutinamos a la clase obrera para dirigir su odio no al hermano de clase que huye de la misma miseria en otros países, sino contra su enemigo de clase, ya sea español o de más allá, aquél que acumula millones de euros con el trabajo de millones de seres humanos.

Obreros, jornaleros, estudiantes, pensionistas, amas de casas

Tomad el camino de la transformación radical de la sociedad

Uníos al PCOE para tomar las riendas de vuestras vidas

O los trabajadores lo cambiamos todo

O nada cambiará

Secretaría de Agitación y Propaganda del Partido Comunista Obrero Español en Sevilla

VotaPCOE

A las puertas de nuevas elecciones es preciso cavilar al respecto, porque después de 11 comicios y de haber pasado 36 años desde las primeras, debemos preguntarnos ¿en qué ha cambiado Andalucía?

En el 1982 el paro alcanzaba al 20,6% de la población activa en tanto que actualmente es el 22,9%. Nada menos que 3,1 millones de andaluces se encuentran actualmente en riesgo de pobreza y exclusión social, mientras que un 9,2 por ciento reciben rentas inferiores a 327 euros al mes, por lo que se puede considerar su situación de pobreza severa. Después de Extremadura y Canarias somos la comunidad española con mayor índice de pobreza. Los datos pertenecen al VII Informe de la Red Andaluza de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social (EAPN), que integra a 54 colectivos y que cada año se elabora a partir de las estadísticas del INE, entre otros organismos oficiales.

Ni los gobiernos estatales (PP-PSOE) y menos aún los regionales (PSOE; IU, Cs) han hecho absolutamente nada para cambiar la situación, aun siendo Andalucía una de las regiones más ricas del estado español y también de Europa. Pero no se trata de que no haya condiciones para cambiar este signo negativo por uno positivo y hasta radiante. Tenemos riquezas naturales suficientes que en vez de valer para industrializar Andalucía sirven de materias primas para las empresas del País Vasco, Cataluña y Madrid, lo cual genera el paro desorbitado que obliga al trabajador andaluz a emigrar y a mendigar un pedazo de pan.

Mas esta situación no es producto de la casualidad o de la ‘actitud’ de los andaluces como propagan los capitalistas para justificar la situación, sino que es el producto de la maquinación, de la organización que concibió el capital monopolista que detenta el Estado por diversos medios, como se está demostrando. Había que sacrificar Andalucía para el desarrollo de otras latitudes, y para que sus trabajadores acepten salarios bajos e insultantes, con los que el capitalismo viene a enjugar las posibles mermas de las ganancias durante las crisis y evitar la bajada de la tasa de plusvalía como bien dice Marx en el Capital.

Hoy salvo los partidos de derechas, todos los demás: ‘progres’, ‘izquierdas’ ‘republicanos’, etc. están de acuerdo con este juicio. Entonces, cabe preguntarse ¿por qué en sus políticas y programas se sigue manteniendo el poder de los capitalistas sobre los medios de producción (riquezas naturales, maquinarias etc.) y se dedican a parchear, a dar o pedir migajas y nos lo presentan como un éxito? Sencillamente, porque solo tienen de izquierda el nombre, pero no lo son. Son tan pro-capitalismo como lo son el PP, Cs y VOX.

Mientras los ricos tengan el poder, no habrá justicia, existirá el paro, la pobreza etc. Y que nadie nos venga con el viejo cuento de que la gente no está preparada. Entonces, ¿para qué son los partidos políticos de izquierdas? ¿Para ir al compás de los trabajadores más atrasados?, ¿o para explicar con teoría y con práctica, que no puede existir bienestar en el capitalismo para los que producen las riquezas del país?

QUE QUEDE CONSTANCIA DE QUE, SI SE LES OCULTA LA VERDAD A LOS TRABAJADORES, NO ES PORQUE SE TENGA MIEDO DE QUE ESTOS NO VAYAN A RESPONDER, AL CONTRARIO, ES Y SIEMPRE HA SIDO PORQUE SE TIENE EL TEMOR DE QUE UN DÍA LO COMPRENDAN Y RESPONDAN.

SECRETARIA POLÍTICA DEL COMITÉ PROVINCIAL DE SEVILLA DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (PCOE)

Moreras

El pasado jueves 8 de noviembre la barriada cordobesa de Las Moreras fue noticia a nivel nacional por una reyerta que dejó un muerto de 26 años y seis heridos, uno de ellos de gravedad. Los medios de comunicación trataron este episodio con morbosidad, sin explicar las condiciones materiales de la citada barriada, abandonada durante décadas por las instituciones locales y autonómicas.

Considerado por el Instituto Nacional de Estadística (INE) como uno de los barrios más pobres no sólo de Córdoba, sino de España, Las Moreras da cobijo a cerca de ocho mil habitantes. Según un documento elaborado por los Servicios Sociales Municipales, el 50% de su población en edad de trabajar se encuentra en desempleo, porcentaje únicamente superado por el 70% de Las Palmeras. Hay un 15% de analfabetismo, siendo muy frecuente el abandono de los estudios. Respecto a las viviendas, más de 1.400 se encuentran en estado de conservación “ruinoso, malo o deficiente”, habiendo más de tres mil sin ascensor en edificios de hasta cuatro plantas, algo que resulta problemático para las personas de edad más avanzada.

Tras los sucesos trágicos, la Asociación de vecinos La Palabra señaló que la solución para el barrio “no pasa por una mayor presencia policial, sino por remangarse para frenar el deterioro del barrio”, alegando un problema de “dejadez” por parte de las administraciones. Citando a Ana Sánchez, presidenta de La Palabra, “el barrio está cada vez más en deterioro y los políticos se han olvidado de él”, añadiendo que “se nos está condenando a la exclusión; la alcaldesa siempre tiene buenas palabras cuando le pedimos ayuda, pero se queda sólo en eso”.

El actual ayuntamiento del PSOE, que ha quitado importancia a los problemas que los habitantes de Moreras llevan soportando durante décadas, así como el PP y los oportunistas de PCE/IU (los que durante más tiempo han gobernado la ciudad) no han movido un dedo para solucionar esta situación, mostrándose totalmente indiferentes ante la pobreza y marginalidad de esta barriada así como de otras que también figuran entre las quince más pobres de España, como es el caso de Las Palmeras, el Sector Sur o el Polígono Guadalquivir.

La indiferencia es tal que en los últimos meses se han ocupado instalaciones de la Diputación Provincial y del Ayuntamiento en Moreras, como el centro de prevención a la drogodependencia, un centro de mayores, así como el antiguo centro de Educación Permanente (cerrado en 2017) conocido como Círculo Cultural Raíces. Todo esto con la pasividad de las autoridades locales. Como ya denunció la asociación vecinal La Palabra ante el cierre de su centro de educación, “eliminar otro recurso del barrio dice muy poco de la política de la Junta de Andalucía contra la desigualdad y la exclusión social. Vaciar de recursos un barrio con una población que supera los 7.000 habitantes no es precisamente un acierto, sino más bien un error enorme”.

El problema de la distribución de la vivienda, responsabilidad de la Agencia de Vivienda y Rehabilitación de Andalucía (AVRA), dependiente de la Junta de Andalucía, ha sido gestionado de forma nefasta, siendo entregadas viviendas a personas que no las utilizan o que las empleaban para otros fines. Cuando la asociación vecinal fue a pedir explicaciones de esto al pleno municipal fue desalojada por el propio ayuntamiento sin dar explicaciones, con el silencio cómplice de los medios de comunicación.

La última exigencia de los habitantes de Moreras ha sido dirigida a la Delegación de Igualdad, Salud y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía en Córdoba, solicitando que intervenga en el marco de sus competencias en salud, ante la presencia de mosquitos tigre en la misma a consecuencia de aguas estancadas y fecales en las cocheras y sótanos de algunos bloques. Esto también es responsabilidad de AVRA, la cual a día de hoy no ha tomado ninguna decisión.

Los citados problemas, ante el abandono de la administración local y autonómica, son el caldo de cultivo para el surgir de dos males para la clase obrera, las cuales trabajan mano a mano: por un lado, la extrema derecha, como viene ocurriendo en diferentes lugares del mundo ante las políticas capitalistas (por tanto, anti-obreras) aplicadas por los representantes de la socialdemocracia o la “izquierda del sistema”. A quien pasee por Moreras no le sorprenderá ver en sus muros pintadas de un partido neonazi responsable de haber apuñalado en la calle Alfaros a una persona voluntaria en una ONG en 2014. No es de extrañar, teniéndolo en cuenta, que entre los centros ocupados de forma ilegal ante la pasividad de la administración está el de atención al inmigrante.

Por otro, está el lumpen-proletariado, en el caso de Moreras, vinculado principalmente al tráfico de drogas. No es ningún secreto que entre los protagonistas de la reyerta que ha sido tan mediatizada hay traficantes de drogas, estupefacientes empleados para paralizar a la clase obrera en lugar de buscar una solución a sus miserias del día a día. Esto no es algo exclusivo en Moreras, en otras barriadas como Las Palmeras los vecinos organizaron patrullas ciudadanas nocturnas en 2014 para evitar robos y abusos de cualquier tipo, lo cual les valió la hostilidad de la Subdelegación del gobierno (por entonces, en manos del Partido Popular) que en boca de su representante Juan José Primo Jurado son “absolutamente desaconsejables”.  Ni siquiera se les permite la defensa de sus propios barrios.

Queda constatado que el régimen criminal capitalista, al no ofrecer ninguna expectativa de una vida medianamente decente, sólo conduce a la desilusión, en especial de los más jóvenes, que no dejan de ser carnaza para los traficantes de drogas que realizan reclutamientos en los barrios con mayor desempleo y con menor renta.

Como la asociación vecinal La Palabra afirma, la solución a sus problemas no pasa por una mayor presencia policial en la zona, sino con una respuesta a sus condiciones de miseria. Esta tarea jamás será llevada a cabo bajo este sistema económico por ninguna de las fuerzas políticas gobernantes, sino única y exclusivamente por la clase obrera, uniendo sus luchas con la de otros barrios, en pos del derrumbe del capitalismo y la construcción del socialismo.

Para ello debemos contar con una estructura de poder, como el Frente Único del Pueblo, con la que seamos nosotros quien decidamos el futuro y tomemos el control de lo que produzcamos con el esfuerzo de nuestro trabajo.

 

ACABAR CON LA MISERIA ES ACABAR CON LA VIOLENCIA DE TODO TIPO

CONSTRUYAMOS EL PODER POPULAR CON EL FRENTE ÚNICO DEL PUEBLO

ACABEMOS CON EL CAPITALISMO, LUCHEMOS POR EL SOCIALISMO

 

Secretario Político del PCOE en Córdoba capital