Sábado, 17 Agosto 2019
A+ R A-

PcoeMalaga

 

Al calor del primero de mayo de 2019, en la capital de la costa del sol se reorganiza, gracias a un grupo de camaradas, el Partido Comunista Obrero Español (PCOE) con la obligación de la labor titánica de hacer de vanguardia de una clase obrera: la de Málaga capital y provincia, con un proletariado aumentado no solo con hermanos de la misma, sino también de la emigración de otras provincias, regiones, o naciones.

Por ello, el PCOE viene para hacer el trabajo que este proletariado demanda sin caer en las redes del oportunismo o el folclore, carente de práctica proletaria, para así garantizar las demandas de una lucha económica, la cual, llevará a cabo nuestro referente sindical del estado español de la FSM que es la Coordinadora Sindical de Clase (CSC) e ir uniendo la lucha obrera y popular en un solo puño que no es otro que el Frente Único del Pueblo (FUP).

 

Por la construcción de la vanguardia de la clase obrera

Por el fortalecimiento del Frente Único del Pueblo

 

5 de mayo de 2019

 

Comité Provincial del Partido Comunista Obrero Español (PCOE) en Málaga

psoe

 

Apenas ha discurrido una semana desde las elecciones generales en el Estado español y ya se han sucedido acontecimientos que ponen en evidencia su esencia fascista. No han hecho falta más que unos días para demostrar que un gobierno del PSOE es tan reaccionario como uno del PP, realidad que ya quedó probada hace décadas y que causó descontento y agitación social entre el pueblo, pero que, con la llegada de Podemos y su discurso oportunista en coalición con IU y PCE, ha quedado ocultada por un velo de mentiras y engaños que ha resucitado al partido socialfascista del Estado español.

Uno de estos hechos ha sido la detención del rapero Pablo Hasel el día mismo de las elecciones, retenido durante más de 17 horas, con la complicidad y el silencio de la “izquierda” institucional, la misma que ha blanqueado el fascismo del Estado español y que gritaba que, para parar el fascismo, había que votar a los que ya demostraron ser fascistas.

Pero el hecho reciente que revela la estafa del discurso del Gobierno entrante y que lo sitúa en la extrema derecha a nivel internacional es su posición en el nuevo intento de golpe de Estado en la República Bolivariana de Venezuela. El pasado martes, el autoproclamado “presidente encargado” de Venezuela, Juan Guaidó, apareció en un vídeo con funcionarios de la Fuerza Armada para nuevamente invitar “cívica y pacíficamente” a los militares del país hispanoamericano a rebelarse definitivamente contra Nicolás Maduro –es decir, a dar un golpe de Estado–. Junto a él, en la base aérea militar La Carlota en Caracas, se encontraba el fascista Leopoldo López, quien hace cinco años llamó a dar un golpe de Estado que dejó 43 muertos y 600 heridos, y que hasta entonces se encontraba bajo arresto domiciliario hasta haber sido liberado por fuerzas antichavistas.

Ante este nuevo llamamiento de golpe de Estado, el gobierno español del PSOE ofreció protección diplomática a Leopoldo López en la embajada de Caracas y se negó a entregarlo tras la orden de detención del Gobierno venezolano. Actualmente, el opositor golpista está protegido de la acción de la Justicia de Venezuela, en la medida en que se encuentra cobijado en la residencia del embajador español en Caracas, que es inviolable según la Convención de Viena. No obstante, no dispone de ningún estatus personal de asilado o refugiado, ni lo podría pedir, ya que la legislación española, como la mayoría de las legislaciones nacionales, no recoge la figura de “asilo diplomático” en las embajadas. Para pedir asilo en España, Leopoldo López tendría que hacerlo en territorio español o en la frontera.

Sin embargo, la Embajada de España en Venezuela no podría facilitar su salida del país para otorgarle asilo político, ya que, según la ley española de 2009, los embajadores no pueden “promover el traslado del o de los solicitantes de asilo a España” mientras permanezcan en su país de nacionalidad. Para poder hacer la solicitud, tendría que estar en España o en un tercer país y, entonces sí, iniciar los trámites.

Ante esta situación, el gobierno del PSOE se ha inventado la figura del ‘huésped’. El ministro de Exteriores en funciones, Josep Borrell, ha señalado que López está alojado con la “figura práctica” de huésped o de acogido. “Huésped” ha sido el término empleado tanto por el Ejecutivo de Pedro Sánchez, como por Juan Guaidó, como por el propio López y su equipo de abogados españoles. No obstante, según fuentes jurídicas, no existe la figura jurídica de ‘invitado’ o ‘huésped’ que regule derechos y deberes de la persona en cuestión ni de la sede que le acoge, pero su situación es perfectamente regular, al ser invitado del embajador, y hoy goza de la protección diplomática que posee la residencia del embajador, al amparo de la Convención de Viena.

En paralelo, el Gobierno de España, a través de su portavoz, Isabel Celaá, ha recalcado su apoyo “a un proceso democrático en Venezuela”“Sí, fue una buena idea y una decisión democrática respaldar a Guaidó. Para nosotros era y es el presidente y el representante que pensamos está legitimado para llevar a cabo la transformación, en ese sentido ni una duda. Guaidó representa la alternativa, y eso ya, política, social y humanamente, es bastante”, afirmó.

Mención aparte merece el presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, quien publicó un tuit de apoyo a Leopoldo López en el que recalcaba que “es un día histórico para el regreso a la democracia y la libertad en Venezuela” y que el Parlamento “siempre ha apoyado la democracia”“La liberación de Leopoldo López es una gran noticia. ¡Vamos Venezuela libre!”, sentenció Tajani. Esta es la Europa de los mercados, de los monopolios, del imperialismo, de las guerras y de los golpes de Estado. La Europa de la “libertad” y de la “democracia” que une a reaccionarios de todos los colores y a oportunistas como Unidas Podemos.

El Gobierno de España reconoce a Guaidó como el “presidente encargado” de Venezuela y acoge al golpista fascista Leopoldo López, responsable directo de la muerte de decenas de personas. Un Gobierno actualmente en funciones cuyo partido al frente ha recibido el mayor número de votos el 28A y que hace unas semanas pedía al pueblo que le votara para evitar que un posible “trifachito” PP-C’s-Vox llegase al Gobierno. El PSOE de los GAL, de Intxaurrondo y la cal viva, de la reconversión industrial y la Unión Europea, de las invasiones de la OTAN, de FILESA, del Artículo 135, de los pensionazos, de las reformas laborales criminales, del apoyo al Artículo 155 en Cataluña; un partido que ha recurrido y que sigue recurriendo al fascismo para llevar a cabo una defensa acérrima del imperialismo y de los monopolios.

El PSOE ha demostrado sobremanera que su autodenominación de partido socialdemócrata ni siquiera es apropiada para su caso, pues sus políticas poco o nada se diferencian de las ejecutadas por el fascista Partido Popular. Es un partido socialfascista. Su retórica falsamente “de izquierdas” no es más que un engaño electoralista. Hoy afirma que no es “trifachito”, mañana reprimirá, como siempre ha hecho, a los pueblos que conforman el Estado español mientras obedece a los dictámenes del FMI y del Banco Mundial, del Banco Central Europeo y de la Comisión Europea; en definitiva, del imperialismo y de los monopolios. El PSOE, cuando protege diplomáticamente a Leopoldo López y se sitúa en la línea del imperialismo reconociendo a Guaidó como “presidente encargado”, cuando apoya a la ultraderecha venezolana, a la oposición fascista pro yankee, demuestra a través de sus hechos, por enésima vez, que está situado en la extrema derecha.

Y cómplices de esta situación de colaboración del Gobierno de España con el fascismo golpista venezolano son Unidas Podemos –Podemos, IU y PCE–, quienes han engañado al pueblo presentando al PSOE como un partido progresista, como una opción real para frenar el auge del fascismo en España –un fascismo que lleva tiempo instaurado institucionalmente en el Estado–, blanqueando al fascismo del PSOE, ocultando tanto sus crímenes históricos como la represión ejercida en la pasada legislatura –la que dio comienzo con la moción de censura a Mariano Rajoy y que cerró con las elecciones del 28A–. Los oportunistas de Unidas Podemos son tan responsables como el PSOE de que Leopoldo López tenga protección diplomática, de que el fascismo en Venezuela siga respirando un día más, puesto que sin ellos el PSOE no estaría hoy en el Gobierno.

Unidas Podemos es hoy un partido más del régimen. Ha resucitado al PSOE y lo ha rejuvenecido. Ha cumplido con uno de los sueños húmedos de los monopolios al dar vida a un partido que hace dos años estaba tocado de muerte antes de sus primarias. Hoy, los partidos que han pedido el voto para frenar el fascismo en España son los mismos que apoyan al fascismo en Venezuela. Y el partido socialfascista por excelencia del Estado español vuelve al Gobierno más reforzado que nunca. Y este es el pasado, el presente y el futuro que le depara a la clase obrera del Estado español mientras siga los cauces impuestos por la burguesía, mientras su movilización social y política no se salga del marco impuesto por los monopolios; mientras su psicología no se eleve a conciencia de clase.

Desde el Partido Comunista Obrero Español (PCOE), condenamos el apoyo del Gobierno de España a la oposición fascista venezolana, hoy personificada en Juan Guaidó, y la acogida del criminal Leopoldo López en la Embajada de España en Caracas. Denunciamos el socialfascismo del PSOE y el oportunismo de sus cómplices de Unidas Podemos, quienes han condenado a los pueblos del Estado español a otra legislatura de represión y fascismo. Al mismo tiempo, transmitimos todo nuestro apoyo internacionalista al Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela, al presidente Nicolás Maduro y a todo el pueblo venezolano, quienes resisten contra el fascismo golpista y el imperialismo yankee. La contradicción entre imperialismo y socialismo cada día se hace más sangrante, como lo demuestra una vez más este nuevo intento de golpe de Estado, y no existe otra solución que redoblar la resistencia y endurecer la lucha contra el golpismo, profundizando en el socialismo, si la Revolución Bolivariana quiere que esta contradicción se resuelva favorablemente hacia el pueblo venezolano y contra el imperialismo.

 

¡Abajo el fascismo criminal!

¡Muerte al imperialismo!

¡Viva el internacionalismo proletario!

 

Secretaría de Relaciones Internacionales del Partido Comunista Obrero Español (PCOE)

elecciones

 

El pasado día 28 de abril, como consecuencia de la situación de inestabilidad política provocada por la corrupción, por la cuestión nacional de Cataluña y anticipándose a la agudización de la crisis económica, que ya se advierte, el país vivió una nueva jornada electoral.

La crisis general que vive el capitalismo monopolista de estado español se agudiza cada vez más, con una situación económica insostenible, un Estado quebrado, con 1,176 billones de euros de deuda pública, en torno al 100% del PIB, con un incremento de la deuda pública en el último año de 30.019 millones de euros, y una deuda externa que supera holgadamente los 2 billones de euros y que, según vienen señalando economistas capitalistas, como por ejemplo Gay de Liébana, que no dudan en afirmar que “la deuda española es impagable, el país está en bancarrota”. La política monetaria del BCE, unido a un precio bajo del petróleo, ha sostenido por el momento y de manera artificiosa a la quebrada economía española. A nivel internacional, existen múltiples factores de incertidumbre económica como son la putrefacción brutal de la economía norteamericana y su alta deuda; la guerra económica entre EEUU, Europa y China; son cada vez más los economistas burgueses que hablan de un crash bursátil en EEUU; el Brexit; la desaceleración económica mundial, etcétera. Asimismo, las políticas monetarias realizadas por el BCE y la Reserva Federal, creando dinero ficticio y estableciendo tipos de interés negativos fuerza que, más temprano que tarde, esta gran estafa se desplome y tengan que subir los tipos de interés. Para la economía española, la subida de un 1% en el tipo de interés implicaría, automáticamente, un incremento de la deuda pública de en torno a 2.200 millones de euros más. Por otro lado, el precio del petróleo está repuntando, de tal modo que la economía española, que es totalmente dependiente con respecto de este recurso energético, verá como su crecimiento del PIB se lastra, se encarecerán los precios del transporte, de la luz, del gas, de los productos de consumo acrecentándose la inflación y deteriorándose con ella las condiciones de vida de la clase obrera, del pueblo trabajador; de hecho, todo esto ya está ocurriendo. Esta realidad, unido a que el petróleo se está acabando en el mundo, no sólo depauperará las condiciones de vida de los pueblos sino que es una condición fundamental en la agudización de los conflictos interimperialistas, del desarrollo de guerras imperialistas como está aconteciendo en Oriente Medio o en Venezuela, proliferando el armamentismo y militarizándose cada vez más la economía, acrecentándose el gasto militar, como se comprueba en la política realizada por el gobierno fascista del PSOE, apoyando el golpismo en Venezuela e incrementando el gasto militar.

Ya hay países en Europa como Alemania o Italia que están en recesión; hecho éste que implica un retroceso de las exportaciones españolas, y que ya ha llevado a la recesión de la industria española, así como al déficit comercial, que en 2018 fue superior a los 8.700 millones de euros.

En lo que va de año se suceden los EREs en la industria, fundamentalmente del automóvil, en la banca, así como en otros sectores de la producción. El paro se ha incrementado en el primer trimestre de 2019 en 93.400 trabajadores, así como la población activa se redujo en más de 43.000 personas. Unas tasas de precariedad, desempleo y desempleo juvenil muy grandes, así como la progresiva destrucción de fuerza productiva aceleran las condiciones para que se produzca en el estado español un estallido social. Este deterioro de la economía española es, sin duda, uno de los factores decisivos que llevó a Pedro Sánchez a convocar elecciones generales el 28 de abril, antes de que la crisis se agudice todavía más y ello hubiera lastrado sus ambiciones electoralistas.

La crisis económica desencadenó la crisis política hace ya una década, donde se exacerbaron todas las cuestiones no resueltas, o cerradas en falso por la burguesía, como son la cuestión nacional – fundamentalmente en Cataluña y País Vasco -, la cuestión de la tierra latente en Andalucía, Extremadura y Castilla, etcétera.

Ante este escenario la burguesía lo ha apostado todo al fascismo, a la exacerbación del nacionalismo español, con el objetivo de confrontar a los pueblos de las distintas naciones que componen el Estado, desviando a la clase obrera de la lucha de clases al objeto de dividirla y someterla a los intereses de la burguesía monopolista españolista.

Tras la moción de censura, el tablero político se escoró todavía más hacia la extrema derecha. De tal modo que, por un lado, el PSOE hizo que la ‘izquierda’ del sistema abrazara la política reaccionaria del Gobierno de Rajoy tanto en el aspecto económico, como en el aspecto político. Por otro lado, la pata derecha del sistema competía en ver cuál de ellas era más fascista. Con esa dialéctica hemos llegado a las elecciones donde se ha pasado de largo de los verdaderos problemas que acucian a la clase obrera, donde se ha silenciado la bancarrota del Estado, la corrupción, centrando la burguesía la discusión en el principio franquista de la defensa de la unidad de España, enarbolando el nacionalismo para cegar y engañar al pueblo.

La burguesía, a lo largo de esta década, ha demostrado ser muy diestra a la hora de ir sorteando la crisis política en la que se halla inmersa. Ante el agotamiento del sistema bipartidista encarnado en la dupla PP-PSOE, la burguesía ha regenerado, tanto generacionalmente los liderazgos como con la creación de nuevos partidos, al objeto de sustentar un tablero político dividido en una pata “izquierda” y una pata derecha, a efectos de etiquetas, pues todos ellos son reaccionarios y defensores del capitalismo monopolista de Estado, con un sistema político totalmente escorado hacia la extrema derecha donde el fascismo está totalmente asimilado y blanqueado. En las elecciones generales de 2008, el bipartidismo (PP-PSOE) obtuvo, entre ambos, el 83,27% de los votos emitidos, o lo que es lo mismo, 21.567.345 votos. Por el contrario, en las elecciones del pasado 28 de abril, a pesar de haber sido la participación superior en casi un 2% a las de 2008, el bipartidismo obtuvo el 44,90% de los votos emitidos, o lo que es lo mismo, 11.836.778 votos, casi la mitad de los obtenidos en los comicios de 2008. Sin embargo, y a pesar del desplome en número de votos del bipartidismo, la burguesía sigue manejando el gobierno a través de PP y PSOE y los partidos que ha creado, que salvaguardan los votos que esos dos partidos han ido perdiendo, siendo el caso más claro lo que ha pasado con el PP, que de un partido que en cualquier país mínimamente democrático estaría ilegalizado, condenado por corrupción y cuya política ha sido enormemente antiobrera y represiva, es sostenido por la vía del voto por los partidos VOX y C’s, como se pudo ver en las elecciones andaluzas.

El PP en el año 2008 obtuvo 10.278.010 votos; en los comicios celebrados el pasado domingo 28 la suma de C’s, PP y VOX obtuvieron 11.169.796 votos, es decir, casi un millón más de votos de los que obtuvo el PP en 2008. Si comparamos con los votos obtenidos por la pata derecha del sistema en las elecciones generales de junio 2016 comprobamos que prácticamente se han mantenido en las elecciones del 28 de abril, habiendo bajado únicamente 10.439 votos.

Por otro lado, el PSOE en 2008 obtuvo 11.289.335 votos, e IU sacó en dichos comicios 969.946 votos, en las elecciones celebradas el pasado 28 de abril la pata ‘izquierda’ del sistema – PSOE + UNIDAS PODEMOS – obtuvo 11.404.161 votos, de los que el PSOE posee 7.480.755 votos, es decir, el 65,6% de los votos de ese bloque. Esto quiere decir que la pata ‘izquierda’ del sistema ha retrocedido 855.120 votos con respecto de 2008.

Como puede contemplarse, a pesar de la crisis política donde uno de los rasgos es la crisis del sistema bipartidista, la banca y los monopolios siguen manteniendo el dominio absoluto mediante las estructuras partidistas PP y PSOE a tenor de los votos en términos cuantitativos; antes directamente a través de esos mismos partidos que constituían fundamentalmente el sistema, ahora a través de bloques de partidos emanados de ellos. Sin embargo, la burguesía, como hemos visto, ha virado el tablero o sistema político hacia la extrema derecha y eso también se comprueba en la configuración de las patas o bloques. Por un lado, tenemos a un bloque de la derecha del sistema, donde Vox – un partido abiertamente fascista que es la escisión de la parte más reaccionaria del PP – ha hecho que C’s y PP compitan con ellos a ver quién es más fascista. Por otro lado, tenemos el bloque de la ‘izquierda’ del sistema, encabezado y dirigido por el PSOE – un partido que es tan fascista como los tres expresados del bloque de la derecha como se puede comprobar en política exterior o apoyando la aplicación del artículo 155 contra la autonomía catalana – que es el que posee la mayoría de votos de dicho bloque, y un PODEMOS que es la socialdemocracia que asume la OTAN y el imperialismo de la UE y que es equidistante en la defensa de los derechos democráticos de las naciones, como ha pasado en Cataluña con el 1 de octubre, habiendo engullido a IU/PCE, es decir, derechizando todavía más a la socialdemocracia que representaba IU/PCE.

La burguesía monopolista española, y españolista, se ha derechizado mucho más, como se comprueba tanto en términos cuantitativos y cualitativos, de tal modo que ya abiertamente el fascismo está totalmente blanqueado, normalizado y ejerce la hegemonía ideológica y política en la dirección del Estado sin complejo alguno, como se puede comprobar nítidamente en el vergonzoso juicio contra el independentismo catalán.

Y mientras la burguesía monopolista española abraza abiertamente el fascismo, y con él ha situado en la extrema derecha a su sistema político, llevando a la pata ‘izquierda’ a una derechización aún mayor, las burguesías periféricas que ven como pierden parte de sus privilegios alcanzados con la traición de la Transición, también se radicalizan en sus posiciones, situando el pendón del nacionalismo, la lucha entre el nacionalismo español y el nacionalismo periférico como elemento central para sumarse a la clase obrera de sus naciones y alejarla de la lucha de clases. De tal modo que, en Cataluña, el voto independentista ha subido en 510.279 votos en 2019, pasando de 1.115.722 votos de 2016 a 1.626.001 votos en 2019. En el País Vasco, la suma del voto nacionalista ha subido en 181.740 votos en 2019, pasando de 471.727 votos que obtuvieron en 2016 a 653.467 votos que obtuvieron el pasado 28 de abril. Ese incremento de votos tiene su correspondiente incremento en escaños, de tal modo que ahora disponen de 32 escaños por los 24 escaños que obtuvieron en 2016.

Desde las elecciones generales de 2008, las últimas celebradas antes de los efectos provocados por el pinchazo de la burbuja inmobiliaria, la participación ha oscilado entre el 68,94% de las generales de 2011 y el 75,75% de las generales del pasado 28 de abril. Este dato quiere decir que la clase obrera participa activamente en las elecciones generales, en contraposición con otro tipo de comicios, como por ejemplo son las elecciones europeas donde la abstención supera el 55%.

La burguesía, consciente de la grave situación en la que se halla y de lo que se jugaba, ha realizado desde sus medios de manipulación de masas una campaña enorme para la participación en los comicios del 28 de abril, empleando el miedo al fascismo, también, para ello, de tal modo que la participación ha sido del 75,75% – 26.361.256 votos contabilizados – y la abstención del 24,25% – 8.436.948 abstencionistas. Los datos también nos indican que cuando la participación es inferior al 70% la pata derecha del sistema se alza con el Gobierno.

La burguesía monopolista española ha obtenido un resultado electoral magnífico para escorar la política del Estado todavía más hacia la extrema derecha de lo que ya lo está. Además, en la situación de agudización de crisis económica en la que estamos, permitirá que se deteriore más aún su pata ‘izquierda’ desde donde ejercerán sus políticas antiobreras a través del PSOE y podrán preparar a la extrema derecha para su ulterior asalto del gobierno, que no del Poder. Asimismo, ha visto como las medidas que ha empleado para rejuvenecer y rehacer su sistema político han conseguido una participación récord del pueblo, de tal modo que la clase obrera hoy todavía confía en las elecciones burguesas, a pesar de que las Cortes Generales y el Gobierno son una parte más del instrumento con el que la burguesía impone su dictadura contra el pueblo.

Pero a pesar de su magnífico resultado, las elecciones también han arrojado contradicciones. Se agudiza la cuestión de la nación catalana y vasca, donde los partidos independentistas se han fortalecido, de tal modo que tendrán más capacidad para la defensa de sus intereses clasistas que cuestionan el principio franquista de la unidad de España e incluso de la monarquía.

Los hechos han demostrado que fue acertada la decisión del Comité Central de nuestro Partido adoptada el 15 de septiembre de 2018 de convocar el XVI Congreso en el primer fin de semana de febrero de 2019. Un XVI Congreso donde adaptamos nuestro programa político a la situación de la lucha de clases en este país y dónde aumentamos la composición del Comité Central para que éste también reflejara el desarrollo organizativo que hemos tenido a lo largo de los últimos tiempos.

En la senda de lo establecido en el XV Congreso, en marzo de 2015, nuestro XVI Congreso reafirmó la posición del PCOE con respecto de las elecciones burguesas. Nuestro Partido no considera que las elecciones burguesas sean la forma en la que la clase obrera accederá al poder, de hecho, las experiencias históricas nos muestran, sin margen alguno para la duda, que el proletariado únicamente podrá conseguir su emancipación social, únicamente podrá conquista el poder político de manera revolucionaria.

Estas elecciones generales del 28 de abril ha servido al Partido para darse más a conocer entre la clase obrera, para fortalecer la organización y para que nuestros camaradas no sólo hayan podido trasladar nuestra visión revolucionaria y nuestro programa a un número importante de trabajadores y mostrarles la suciedad y la faz antidemocrática y reaccionaria del Estado, sino que también les ha servido para templarse y forjarse como cuadros, para saber leer la psicología de la clase y tratar de elevar esa psicología en conciencia de clase.

La expansión del Partido nos ha permitido presentarnos en A Coruña, Guadalajara, Sevilla, Cádiz, Huelva, Córdoba, Segovia y Murcia – y aunque no hemos conseguido presentarnos en otras circunscripciones, sí hemos trabajado para ello en Barcelona, Tarragona, Madrid, Asturias, Valencia o Canarias, por citar algunas regiones -, de tal modo que la presencia del partido en estas elecciones se ha multiplicado prácticamente por tres en comparación con las anteriores elecciones generales de 2016. Es por este desarrollo del Partido, unido al incremento de la participación, por lo que el voto al PCOE se ha multiplicado por algo más de cinco.

El Comité Ejecutivo del PCOE valora positivamente el resultado que arroja a nuestra organización este proceso electoral del 28 de abril pues lo ha fortalecido organizativa e ideológicamente; lo ha promocionado entre el pueblo trabajador y ha servido para hacer crecer también cualitativa y numéricamente al Partido y establecer las condiciones para que éste se desarrolle y se multiplique por nuevas provincias en las que, hasta hace poco, no teníamos organización. Por todo ello, la prioridad del Partido desde el 29 de abril no es otra que ajustar las estructuras organizativas del Partido al crecimiento que estamos experimentando, de tal modo que se celebrarán Conferencias Regionales y Nacionales del Partido, empezando por Andalucía y por Cataluña, que se celebrarán en un corto plazo de tiempo. Para el PCOE la prioridad fundamental hoy es desarrollar la organización y llevar a cabo una lucha sin cuartel contra el capitalismo monopolista de Estado, fundamentalmente, en el terreno ideológico.

Asimismo, queremos destacar que en las 8 provincias en las que hemos concurrido, hemos sido el partido comunista más votado, por encima de otros partidos que también se autodenominan comunistas; de tal modo que el PCOE ha sido el partido comunista más votado en Galicia, Andalucía, la Región de Murcia o Castilla La Mancha. Por otro lado, la realidad, nuevamente, ha desenmascarado caretas oportunistas y la superchería de algunos que pretenden arrancar obreros hacia la socialdemocracia con el aplauso y el apoyo de algunos partidos comunistas del mundo que hacen injerencia en el movimiento comunista español, fraccionándolo.

Bajo el marco del capitalismo y del poder del estado de los capitalistas el pueblo trabajador no tiene más salida que el hambre, la opresión, la represión, la explotación y la muerte, por ello, objetivamente, no hay más salida que la Revolución Socialista, el socialismo, y que el poder esté en manos del Proletariado y su estado. Por ello, el Partido Comunista Obrero Español continuará trabajando con la clase obrera, en los centros de trabajo, en el campo, en los barrios, en la construcción de órganos de poder popular del proletariado, uniendo las luchas de los distintos sectores del proletariado en una única lucha contra el capitalismo (Frente Único del Pueblo), y uniendo a los comités de empresa, delegados y trabajadores para conseguir que en sus manos esté la producción (ACDT). En este sentido, el PCOE continuará, en virtud a nuestras fuerzas y grado de desarrollo, luchando por el Socialismo y por acabar con el capitalismo y su estado criminal, que niega el derecho a la autodeterminación de la nación catalana, vasca y gallega, que niega la tierra a los campesinos, que niega la democracia a los trabajadores y los despoja de todo derecho y los condena a la explotación y represión más descarnada, el paro y la miseria. Nadie vendrá a liberarnos pues la emancipación del proletariado sólo puede ser obra suya, armado de su partido, el Partido Comunista Obrero Español. Ante la agudización de la crisis del capitalismo, es momento de redoblar los esfuerzos para llegar a los obreros, jornaleros, jubilados, mujeres, estudiantes, en definitiva, a todos los sectores del proletariado y conseguir que hagan suya la política del PCOE, pues únicamente son ellos organizados bajo una dirección revolucionaria, los que podrán llevar a término la misión que nos tiene encomendada la Historia: Mandar al capitalismo al estercolero de la Historia y construir el Socialismo.

 

¡POR EL DESARROLLO DEL FRENTE ÚNICO DEL PUEBLO!

¡POR LA REFORMA AGRARIA ANTILATIFUNDISTA Y ANTIMONOPOLISTA!

¡FUERA DE LA UNIÓN EUROPEA Y DE LA OTAN!

¡ABAJO EL CAPITALISMO! ¡SOCIALISMO O BARBARIE!

 

Madrid, 2 de mayo de 2019

 

COMITÉ EJECUTIVO DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E.)

puno

 

Este primero de mayo la clase obrera volverá a reivindicar una jornada de lucha por un mundo más justo para los trabajadores y las clases populares. La agudización de las contradicciones del sistema capitalista, que solo se sostiene sobre la explotación que lleva a la miseria a millones de trabajadores en el mundo, hace cada vez más evidente la lucha de clases, y muestra que sólo acabando con el capitalismo y construyendo el Socialismo podremos lograr mejores condiciones de vida para quienes con nuestro trabajo generamos todo.

La brecha entre ricos y pobres se ha cuadruplicado desde que comenzó la crisis. El 10% de la población española concentra más de la mitad de la riqueza total, más que el 90% de la población, y el 1% de personas más ricas acumulan el 25%, más que el 70% más pobre. Estas diferencias no paran de crecer. Mientras las grandes empresas aumentan sus beneficios año tras año, los trabajadores tienen cada vez menor poder adquisitivo y trabajos más precarios. La temporalidad en el empleo no para de crecer, habiéndose firmado en 2018 veinte millones de contratos temporales, 10 veces más que indefinidos. Por cada puesto de trabajo que se creó se firmaron 43,4 contratos de trabajo, siendo prácticamente 9 de cada 10 contratos que se firman, contratos temporales. En el sector público la tasa de temporalidad creció hasta el 24,9%.

Mientras tanto, la vivienda no para de subir, situándose el precio del alquiler en un 49% del salario medio en España. También la luz subió un 8% tan solo en los primeros 12 días de 2019, suben el gas, la gasolina, y el precio de los alimentos crece 17 veces más que los salarios, empobreciendo cada día más a los trabajadores.

Ante esta tesitura, los sindicatos del sistema CCOO y UGT firman convenios que empeoran las condiciones de millones de trabajadores, se alinean con la patronal para aprobar Acuerdos para el Empleo y la Negociación Colectiva que son después trasladados a la legislación a través de reformas laborales, que bajo el mantra de la “moderación salarial” han supuesto una gran pérdida de poder adquisitivo, y firman miles de EREs que han mandado al paro a millones de trabajadores, creando un ejército de desempleados que las empresas usan para reducir los salarios y precarizar el empleo.

Desde el Partido Comunista Obrero Español hacemos un llamamiento a todos los trabajadores a organizarse bajo el sindicalismo de clase en los sindicatos de la Federación Sindical Mundial (FSM), que representa a más de 90 millones de trabajadores en todo el mundo, para de esta forma luchar contra la explotación capitalista.

Hacemos igualmente un llamamiento a todas las clases populares a unirse en un Frente Único del Pueblo que aúne todas las luchas en una única contra el capitalismo y para avanzar en la construcción del Socialismo.

 

¡Trabajador, engrosa las filas del Sindicalismo de Clase!

¡Por el Frente Único del Pueblo!

¡Por la construcción del Socialismo!

 

Secretaría de Agitación y Propaganda del Partido Comunista Obrero Español (PCOE)

cifu

 

El desarrollo natural del capitalismo tiende a la comercialización de todos los aspectos de la vida. La educación, por lo tanto, no podía ser menos. Y más aun teniendo en cuenta el papel que juega ésta en la propaganda del régimen.

Madrid es una de las regiones más punteras de España en prácticamente todos los aspectos, entre los que se incluye el alto desarrollo que tiene el capitalismo en la capital y, por consiguiente, el alto grado de comercialización de la vida que sufrimos los madrileños.

Uno de los sectores que más ha sufrido la comercialización provocada por el capitalismo en Madrid es la educación. En los Gobiernos de Rajoy, el gasto en educación en el PIB se vio drásticamente reducido, lo que obligó a todas las regiones a reducir su partida destinada a la educación, tanto a la pública como a la concertada y privada (la reducción fue mayor en el primer tipo y menor en el segundo). ¿Todas lo redujeron? No, no todas. Desde 1990, Madrid ha incrementado su partida para la educación concertada año tras año, sin excepción. Esta tendencia, la cual ha incrementado nuestra gran estudiante de másteres y expresidenta de la Comunidad Cristina Cifuentes, ha colocado a Madrid como la tercera autonomía que más dinero destina a la educación concertada (1 de cada 5 euros de la partida de educación se dedican a la concertada).

Esta descarada apuesta de los sucesivos gobiernos del PP por la educación privada y concertada en detrimento de la pública, ha provocado que la brecha, cada vez más grande, entre ricos y pobres, entre explotadores y explotados, se vea reflejada de manera nítida en materia de educación, afectando a niños y jóvenes. Sin ir más lejos, Madrid lidera la tasa de la UE de alumnos que repiten por su vulnerabilidad económica. Este dato está muy ligado a otro, que es que la ubicación de un colegio en un barrio rico o en un barrio pobre determina sacar mejor o peor nota en la EvAU (PAU). En el siguiente gráfico, podemos comprobar como las notas aumentan de manera directamente proporcional al aumento de las rentas:

 

 

Por ejemplo, en el IES Arcipreste de Hita, en el barrio vallecano de Entrevías, la nota media en la EvAU (2013-2017) fue de 4,84, siendo la renta media del barrio de 20.837€ al año; sin embargo, si nos vamos al lado contrario, tenemos al IES Ramiro de Maetzu, en el barrio de El Viso (Chamartín), con una nota media en la EvAU, en el mismo periodo, de 6,74, siendo la renta media del barrio de 113.001€ anuales.

Como podemos comprobar tan solo mirando los datos, el nivel socioeconómico influye de manera determinante en los resultados y en las oportunidades académicas de los estudiantes. Vivimos en un sistema en el que las desigualdades existentes entre las clases sociales inciden de manera drástica en las personas nada más nacer. Los hijos de los trabajadores están condenados a una vida llena de obstáculos y de menos oportunidades desde el mismo momento en el que nacen, por el simple hecho de pertenecer a la clase de los explotados. Y al contrario, los hijos de los burgueses están llamados a tener una vida llena de facilidades por el simple hecho de nacer entre los algodones de la clase explotadora.

No hay reformas que puedan parar esta tendencia. No hay políticas educativas que palien estas desigualdades. El problema fundamental es de raíz, y es el sistema económico usurpador en el que vivimos: el capitalismo.

Solo el socialismo es capaz de garantizar un sistema educativo completamente gratuito, de calidad, universal y justo, en el que la educación no sea objeto de comercio y realmente cumpla la función de forjar y cultivar las mentes de los más jóvenes.

 

¡ESTUDIANTE, LUCHA POR TUS DERECHOS, PLANTA CARA AL SISTEMA CRIMINAL!

¡ORGANÍZATE EN EL PCOE!

 

Comité Regional del Partido Comunista Obrero Español (PCOE) en Madrid

sanjordi

 

El Partit Comunista Obrer de Catalunya (PCOC), va estar present el passat 23 d’abril, dia de Sant Jordi, a la rambla de Catalunya i va aprofitar aquest dia per difondre el missatge marxista-leninista i donar a conèixer el Partit al carrer. És un dia especial on el Partit es troba, també, amb simpatitzants, amb gent encuriosida que s’interessa per la política del Partit i, a on també, ven a preus econòmics llibres de divulgació marxistes-leninista i material comunista de col·lecció.

La resta de partits burgesos – d’esquerra a dreta – han aprofitat aquest dia festiu per fer de les seves: enganyar als treballadors i treballadores i a la resta de classes populars de cara a les eleccions del 28 d’abril, on veuen el seu vot com el seu negoci.

Davant d’aquest panorama de segles podem percebre que la classe treballadora està farta de tant fum. La novetat, ara, és un partit de caràcter ultranacionalista, liberal i d’ideologia filo-feixista com és Vox, al qual els mitjans de comunicació donen corda i creen aquesta mena de conflicto d’ideologies i partits on totes són afins a la dominació del sistema de “lliure mercat”.

Concloem amb que ha estat un bon dia per el Partit. Hem pogut conèixer i discutir amb antics simpatitzants del moviment comunista, amb treballadors i treballadores de totes les edats que saben que l’única solució als seus problemes no passa per un vot, ni per la voluntat de cap reformista, sino per la revolució obrera. Aquesta revolució, però, s’ha d’organitzar. Cada cop més podem constatar amb més convicció que la realitat que dóna aquest capitalisme caduc mostra a la classe treballadora que l’organització dins d’un vertader partit revolucionari de caràcter marxista-leninista és l’únic camí per canviar tot el que ha de ser canviat.

 

ORGANIZA’T AMB EL PARTIT!

QUI NO ES MOU NO SENT LES CADENES

 

Comitè Nacional del Partit Comunista Obrer de Catalunya (P.C.O.C.)

 

Con respecto a la Diada de Sant Jordi

 

El Partit Comunista Obrer de Catalunya (PCOC), estuvo presente el pasado 23 de abril, día de Sant Jordi, en la rambla de Catalunya y aprovechó ese día para difundir el mensaje marxista-leninista y dar a conocer al Partido en la calle. Es un día especial donde el Partido se encuentra, también, con simpatizantes, con gente curiosa que se interesa por la política del Partido y donde también vende a precios económicos libros de divulgación marxista-leninista y material comunista de colección.

El resto de partidos burgueses – a izquierda y derecha – aprovecharon el día festivo para hacer de las suyas: engañar a los trabajadores y las trabajadoras y al resto de clases populares de cara a las elecciones del 28 de abril, donde ven su voto como un negocio.

Frente a este panorama de siglos podemos percibir que la clase trabajadora está harta de tanto humo. La novedad, ahora, es un partido de carácter ultranacionalista, liberal y de ideología filofascista como es Vox, al cual los medios de comunicación dan cuerda y crean esta especie de conflicto de ideologías y partidos donde todos son afines a la dominación del sistema de “libre mercado”.

Concluimos con que fue un buen día para el Partido. Pudimos conocer y discutir con antiguos simpatizantes del movimiento comunista, con trabajadores y trabajadoras de todas las edades que saben que la única solución a sus problemas no pasa por un voto, ni por la voluntad de ningún reformista, sino por la revolución obrera. Esta revolución, no obstante, se tiene que organizar. Cada vez podemos constatar con más convicción que la realidad que da este capitalismo caduco muestra a la clase trabajadora que la organización dentro de un verdadero partido revolucionario de carácter marxista-leninista es el único camino para cambiar todo lo que debe ser cambiado.

 

¡ORGANÍZATE CON EL PARTIDO!

QUIEN NO SE MUEVE NO SIENTE LAS CADENAS

 

Comité Nacional del Partit Comunista Obrer de Catalunya (PCOC)

hasel

 

El pasado domingo 28 de abril salió de la prisión el preso político comunista Paco Cela Seoane. Desde su misma puesta en libertad, el Estado no dudó en tratar de reprimir y boicotear todas las muestras de solidaridad, identificando a los presentes en el recibimiento que se le dio a la salida de la prisión o, por la tarde, deteniendo al rapero Pablo Hasél en Vinaròs cuando se dirigía a un concierto en honor del preso político excarcelado, con objeto de reprimir y abortar el citado concierto.

Los hechos acontecidos, nuevamente, dejan patente la esencia fascista del Estado y cómo éste reprime al movimiento de solidaridad con los presos políticos encarcelados por el hecho de ser comunistas, por cuestionar este sistema criminal y a su Estado.

Y es que, en el estado español, mientras los torturadores son condecorados o los secuestradores son agasajados por la cúpula del PSOE cuando entran en la cárcel – como aconteció con Vera y Barrionuevo -, se pudren en las cárceles comunistas, independentistas o sindicalistas, demostrando la naturaleza reaccionaria y clasista del Estado.

Desde el Partido Comunista Obrero Español trasladamos nuestra solidaridad para con Pablo Hasél, para con todos aquellos antifascistas que fueron reprimidos en el día de ayer y exigimos la inmediata libertad de todos los presos políticos que hay en el estado español.

 

SECRETARÍA DE AGITACIÓN Y PROPAGANDA DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (PCOE)

Podemos

 

En plena efervescencia fascista, en toda Europa y en especial en España, con la socialdemocracia clásica (PSOE) reivindicando la España una, grande y libre, la muleta de la pata izquierda del régimen capitalista en España, PCE-IU-Podemos, viene reivindicando ahora más que nadie la Constitución del 78. Lejos ha quedado lo de la “alerta antifascista” .

Mientras Pedro Sánchez saca pecho con su nacionalismo español y negando el derecho a la autodeterminación de los catalanes (“nunca es nunca”) y presumiendo más que nadie de ser español, los líderes oportunistas Alberto Garzón y Pablo Iglesias, le suplican que pacte con ellos para que así deje de ser un partido de “derechas”, al mismo tiempo que presumen de no ser revolucionarios y de exigir simplemente que se cumpla la constitución.

¿Que tendrá la constitución española que une a fascistas (modernos o rancios) y socialdemocracia (clásicos o nuevos)? El artículo 33 que no piensa tocar ninguno de ellos: el que impone la sacrosanta economía de mercado y la propiedad privada de los medios de producción.

Decía Garzón en la Sexta :

«Lo que tenemos que hacer es cambiar el modelo económico en su conjunto, y en términos de reforma fiscal algo tan revolucionario como cumplir la constitución, artículo 31: progresividad fiscal: tienen que pagar más lo que más tienen».

¿De qué “modelo económico en su conjunto” habla si no es el régimen de propiedad privada y economía de mercado que instaura la constitución a la que tanto se aferran? El artículo 31, que menciona a medias, dice:

«Todos contribuirán al sostenimiento de los gastos públicos de acuerdo con su capacidad económica mediante un sistema tributario justo inspirado en los principios de igualdad y progresividad que, en ningún caso, tendrá alcance confiscatorio.»

Es decir, en la constitución no se permite confiscar a los ricos, que sería devolver a la clase trabajadora lo que ha producido con su trabajo. Lo cual va en consonancia con el artículo 33:

«Nadie podrá ser privado de sus bienes y derechos sino por causa justificada de utilidad pública o interés social, mediante la correspondiente indemnización y de conformidad con lo dispuesto por las leyes.»

Cuando dicen “nadie”, se refieren a los grandes propietarios, a la banca, empresarios y terratenientes. Porque a los trabajadores bien que se le priva y se le confiscan sus bienes cuando se les priva del trabajo o cuando no llegan a fin de mes incluso trabajando. Cuando dicen “interés social o utilidad pública” se refiere lógicamente al interés y utilidad para la clase social dominante en la economía de mercado.

Por su parte, Pablo Iglesias, el nuevo mesías de la socialdemocracia que se pasea allá donde va con la constitución española como si de un catecismo se tratara, se ha ofrecido a limpiar las cloacas del Estado fascista. Y propone hacerlo de la mano del partido de los GAL, las ETTs, la reconversión industrial, los EREs, la OTAN y reformas laborales que han destrozado a la clase obrera: el PSOE. Sabe usted perfectamente señor Iglesias que las cloacas son inherentes a los Estados capitalistas. Siempre han necesitado de servicios secretos para sofocar la subversión y la rebelión.

 ¿Qué mejor servicio pueden ofrecer estos mayordomos del capital que limpiar las vergüenzas del instrumento de opresión de la oligarquía financiera española cuando está más podrido y corrupto que nunca? ¿Qué mejor servicio al IBEX-35 que proponer “reformas fiscales” cuando el sistema económico está completamente quebrado, con deudas públicas por encima del PIB que jamás podrán pagarse, con una crisis sistémica más profunda que nunca cuya raíz está en la superproducción capitalista que por tanto sólo se podrá atajar saliendo del capitalismo y de la Unión Europea que impone los intereses de los monopolios alemanes y franceses a las clases populares europeas?

Por muy quebrado que esté el régimen de la banca no caerá y será una y otra vez rescatado por el Estado y sus cloacas, reinventando nuevas fuerzas políticas que tratarán de conducir el descontento de las capas populares dentro de los cauces del sistema: parlamento y urnas.

El régimen se podrá tumbar cuando se vertebren todas las luchas de la clase obrera en un Frente Único del Pueblo que será el germen del nuevo poder popular y que demolerá este régimen putrefacto sobre cuyos escombros levantaremos una nueva sociedad libre de esclavitud y opresión.

 

Obrero, no te dejes engañar por los mamporreros del Capital

Dentro de la constitución española sólo cabe esclavitud y miseria

Dentro de la economía de mercado no hay solución a nuestros problemas

O ellos o nosotros

Construyamos el Frente Único del Pueblo

Por el Socialismo

 

Secretaría de Agitación y Propaganda del Partido Comunista Obrero Español (PCOE)

FSM

 

Ayer viernes se llevó a cabo una acción coordinada a nivel internacional por la Federación Sindical Mundial (FSM) en respuesta a la represión sufrida por un trabajador danés que participa en la construcción de un spa de lujo para la empresa española Aire. Aire ha encargado la construcción de este spa de lujo a la constructora española Otero, a través de su filial danesa Hillock, que a su vez delega en la empresa española Nobleza Señorial la contratación de los trabajadores.

Este trabajador danés ha sido despedido simplemente por quejarse al no recibir el salario acordado por Nobleza Señorial. Nobleza Señorial no cumple el convenio, falsifica recibos de pago y está amenazando a los trabajadores para que no contacten con el sindicato afiliado a la FSM al que pertenece el trabajador despedido.

La cadena de explotadores que saquea a la clase obrera española y danesa no tiene fronteras como podemos ver. Por eso la respuesta de la clase obrera debe ser organizada a nivel internacional, que es lo que más le duele al capital y al burgués.

Así lo pudimos comprobar con la protesta que organizó la Coordinadora Sindical de Clase, perteneciente a la FSM, con el apoyo de militantes del Partido Comunista Obrero Español, a las puertas de la sede de Aire en Sevilla.

La empresa se ha puesto nerviosa y las llamadas han aflorado en la jerarquía capitalista a nivel internacional. El internacionalismo proletario trae muy malos recuerdos a la burguesía que no duda en hacerse internacionalista cuando necesita socorro.

Y le trae males recuerdos y dolores de cabeza porque el internacionalismo proletario puede y debe ser el germen de la abolición del capitalismo y la instauración del socialismo a nivel internacional, que es siempre a lo que debemos aspirar todos los comunistas, especialmente en los países más avanzados tecnológicamente, por darse las condiciones materiales que auguraron para el Socialismo los maestros Marx, Engels y Lenin.

 

Por la unidad de acción de los sindicatos de clase a nivel internacional

Por la alianza de las clases obreras de todos los países

Por la construcción de las Repúblicas Socialistas de Europa

 

Comité Provincial del Partido Comunista Obrero Español (PCOE) en Sevilla

Stalin

 

Hace unos días anunciábamos en un comunicado de nuestra organización la asistencia del PCOE en A Coruña a la concentración antifascista en contra del mitin organizado por VOX en dicha ciudad. En el citado comunicado, denunciábamos una serie de complicidades entre los diferentes grupos políticos, empresariales y comunicativos, que se han dedicado a vender a España como una democracia imperfecta tapando, consecuentemente, su verdadera naturaleza de Estado fascista.

En la concentración mencionada se podían identificar diferentes simbologías, entre las que destacamos la hoz y el martillo (llevadas por el PCOE y el PCPE), la bandera LGBT, banderas antifascistas y banderas independentistas de Euskadi, Galicia y Cataluña. En otras palabras, pese a la causa común que era el rechazo hacia VOX, en la movilización convergieron diferentes ideologías y grupos políticos, cosa que se podía comprobar también en las distintas consignas que se lanzaron hacia los que asistían y dirigían el mitin.

Al día siguiente a dicha movilización, el diario Outono, del cual deducimos que tiene ideología ultraderechista a juzgar por los diferentes artículos que contiene en su sitio web, dedica un escrito a los manifestantes que reza: “Comunistas amenazan de muerte al líder de Vox al grito de “Abascal a la guillotina””. Este texto no es más que la enésima excusa que tiene este diario para enumerar las mentiras sobre los comunistas e inocular más veneno aún sobre nuestras figuras históricas, en este caso Iósif Stalin. En el artículo de ese medio de comunicación fascista también podemos ver un vídeo en el que aparece Santiago Abascal realizando exactamente lo mismo: señalar la hoz y el martillo y llamar a los manifestantes “la vanguardia de Pedro Sánchez”.

A tenor de lo que hemos comentado en los primeros párrafos sobre los distintos colectivos que participaron en la manifestación, no es casual que tanto el diario Outono como VOX se hayan pronunciado únicamente contra los comunistas (a pesar de que en la susodicha representaban un número reducido) y contra el camarada Stalin, llegando a acusar a nuestra organización de apología del genocidio y “recordándonos” que dicha apología está penada de 1 a 4 años de cárcel.

En el comunicado de nuestra web, el cual también repartimos en la concentración en formato de octavilla, citábamos la siguiente frase sobre Stalin:

 

“La socialdemocracia es, objetivamente, la cara moderada del fascismo.”

Sin embargo, en este artículo nos vemos obligados, otra vez, a citar al mismo autor, el cual afirmaba a su ministro de Exteriores, Viacheslav Mólotov, en 1943:

“Sobre mi tumba tirarán montañas de basura, el viento de la historia las borrará inexorablemente.”

 

Para rabia de los fascistas, sus actos y bilis no hacen más que verificar dicha frase una y otra vez, pues tachan de genocidas a Stalin y a los bolcheviques, quienes construyeron el primer país socialista del mundo: la Gloriosa Unión Soviética. Tachan de criminales a quienes consiguieron por primera vez en la historia acabar con la explotación del hombre por el hombre y quienes fueron los encargados de acabar con la inmensa mayoría del ejército nazi en Stalingrado durante la Segunda Guerra Mundial, y liberar al mundo del fascismo. Es por ello que, pese a haber caído la URSS hace más de 25 años y haber muerto Stalin hace más 60, todos los componentes del sistema capitalista (entre ellos, especialmente, los fascistas) tiemblan de miedo al ver que la hoz y el martillo siguen en pie y, de la misma forma que un animal que va a ser presa de otro huye instintivamente, el instinto de los fascistas les obliga a verter toneladas de basura contra la simbología comunista, falseando la historia, tachándonos de genocidas y de “haber cometido crímenes contra la humanidad”, pues saben muy bien que cuando al obrero se le muestra el marxismo-leninismo, el sistema capitalista bajo el que se sustentan pierde esperanza de vida y que pagarán por los verdaderos crímenes que ellos están cometiendo a día de hoy contra el pueblo trabajador.

 

Por todo esto es por lo que nos “recuerda” el diario Outono que la apología al genocidio está penada por ley, porque los medios de comunicación no son más que los órganos de expresión de la burguesía y, entre otras cosas, manifiestan la voluntad y las intenciones de la misma. Aquí los únicos genocidas, los únicos criminales, son aquéllos que abrazan el fascismo, son aquéllos que sostienen un sistema criminal como es el capitalismo.

 

Somos conscientes de que a medida que la lucha de clases se intensifique, la libertad para las organizaciones obreras se irá coartando, pero eso no impedirá al PCOE seguir trabajando para implantar el socialismo y liberar al pueblo trabajador del Estado español.

 

¡Viva el Camarada Stalin!

¡Viva el marxismo-leninismo!

¡Viva el PCOE!

 

Secretaría de Agitación y Propaganda del Partido Comunista Obrero Español (PCOE) de Galicia