Martes, 19 Febrero 2019
A+ R A-

PSA

Unha vez máis a clase traballadora volve ser ninguneada polos intereses dos capitalistas, dos empresarios, dos oligarcas. Esta vez, sucede en forma de sentenza, unha sentenza traducida en forma da idea de  ERTE nunha das liñas de produción da planta de PSA   en Vigo.

Aos empresarios xa non lles sae beneficioso seguir producindo un dos modelos de automóbiles, a mercadoría xa non é de interese no mundo que eles mesmos controlan.

Por tanto a súa solución mais tallante e mais rudimentaria, a que máis demostra que o que máis lles importa aos empresarios é seguir acumulando capital, é continuar obtendo beneficio, resulta nun ERTE (ou na súa derivación nun  ERE).

400 serán os traballadores que serán verán afectados por un período de 50 días de suspensión de emprego, algo que para traballadores deste sector é un duro golpe, un choque significativo.

Estes son os xogos da burguesía, demostrando que non somos mais que ferramentas, que engrenaxes na súa cadea de produción, que non somos máis que complementos das máquinas, dos medios de produción que son as nosas cadeas, que só servimos para que a mesma nútrase do noso esforzo, e que, cando esta véxase en apertos, seremos nós sempre os que pagaremos coa nosa suor e sufrimento.

Nin que dicir ten que con este conflito tamén saen os sindicatos ‘’protectores fieis’’ dos traballadores, que pactan coa mesma patronal deixando de lado os dereitos, as necesidades dos traballadores que patrocinan defender.

Neste lugar xa temos os culpables, por unha banda temos ao SIT,  o cual no seu sitio web afirma sen agocharse “a viabilidade da empresa”, é dicir, o beneficio do empresario, e doutra banda temos a  C.C.O.O, CIG e CUT.

‘’Tanto monta, monta tanto’’, tal para cal, ambos os grupos son sindicatos amarelos, que demostran ser fieis aliados do sistema, fieis aliados do capital, os cans da burguesía e da patronal,  que son capaces de convocar e desconvocar folgas ao seu antollo (chegando a vangloriarse logo de conseguir melloras, que non accións de raíz e revolucionarias) , que o seu mellor cometido é e foi a desorganización e a desmoralización da clase traballadora, (cando debería de ser todo o contrario ante situacións deste tipo).

Desde o PCOE opoñémonos  totalmenteante a situación que pretenden facer sufrir a burguesía á clase traballadora e denunciamos os  tejemanejes que os ‘’sindicatos amarelos’’, que tan só optan por medidas ‘’reformistas’’, en lugar de por medidas radicais e verdadeiramente revolucionarias e  que conseguen ‘’ desorientar’’ o obxectivo da clase traballadora que debe de ser: a emancipación da súa clase por medio da loita.

Instamos a que a clase traballadora  aglutinase o redor de sindicatos de clase adscritos á Federación Sindical Mundial (a única organización a nivel Internacional que loita polos dereitos dos traballadores e por unha superación do capitalismo como sistema económico que  desangra á clase obreira) e contorna a un partido do proletariado, o Partido Comunista Obreiro Español, co cal será posible a loita para poder alcanzar o poder político e así poder facer fronte a este sistema imperante e asasino.

Contra as trampas da burguesía, contra os intereses dos capitalistas

Contra os sindicatos amarelos que alienan á clase traballadora

Romper co sistema, romper co capital

Sindicalismo amarillo y burguesía, cogidos de la mano en PSA Vigo

Una vez más la clase trabajadora vuelve a ser ninguneada por los intereses de los capitalistas, de los empresarios, de los oligarcas. Esta vez, sucede en forma de sentencia, una sentencia traducida en forma de la idea de ERTE en una de las líneas de producción de la planta de PSA en Vigo.

A los empresarios ya nos les sale beneficioso seguir produciendo uno de los modelos de automóviles, la mercancía ya no es de interés en el mundo que ellos mismos controlan.

Por lo tanto, su solución más tajante y más rudimentaria, la que más demuestra que lo que más les importa a los empresarios es seguir acumulando capital, es continuar obteniendo beneficio, resulta en un ERTE (o en su derivación en un ERE).

400 serán los trabajadores que se verán afectados por un periodo de 50 días de suspensión de empleo, algo que para trabajadores de este sector es un duro golpe, un choque significativo.

Estos son los juegos de la burguesía, demostrando que no somos más que herramientas, engranajes en su cadena de producción, que no somos más que complementos de las máquinas, de los medios de producción que son nuestras cadenas, que solo servimos para que la misma se nutra de nuestro esfuerzo, y que, cuando esta se vea en apuros, seremos nosotros siempre los que pagaremos con nuestro sudor y sufrimiento.

Ni que decir tiene que con este conflicto también salen los sindicatos ‘protectores fieles’ de los trabajadores, que pactan con la misma patronal dejando de lado los derechos, las necesidades de los trabajadores que pregonan defender.

En este lugar ya tenemos los culpables, por un lado, tenemos al SIT, el cual en su sitio web defiende sin esconderse “la viabilidad de la empresa”, es decir, el beneficio del empresario, y por otro lado tenemos a CCOO, CIG y CUT.

‘’Tanto monta, monta tanto’’, tal para cual, ambos grupos son sindicatos amarillos, que demuestran ser fieles aliados del sistema, fieles aliados del capital, los perros de la burguesía y de la patronal,  que son capaces de convocar y desconvocar huelgas a su antojo (llegando a vanagloriarse luego de haber conseguido mejoras, que no acciones de raíz y revolucionarias) , que su mejor cometido es y ha sido la desorganización y la desmoralización de la clase trabajadora (cuando debería de ser todo lo contrario ante situaciones de este tipo).

Desde el PCOE nos oponemos tajantemente a la situación que pretende hacer sufrir la burguesía a la clase trabajadora y denunciamos los tejemanejes que los ‘sindicatos amarillos’, que tan solo optan por medidas reformistas, en lugar de por medidas radicales y verdaderamente revolucionarias y que consiguen desorientar a la clase trabajadora de su objetivo que debe de ser la emancipación de su clase por medio de la lucha.

Instamos a que la clase trabajadora se aglutine en torno a sindicatos de clase adscritos a la Federación Sindical Mundial (la única organización a nivel Internacional que lucha por los derechos de los trabajadores y por una superación del capitalismo como sistema económico que desangra a la clase obrera) y en torno a un partido del proletariado, el Partido Comunista Obrero Español, con el cual será posible la lucha para poder alcanzar el poder político y así poder hacer frente a este sistema imperante y asesino.

Contra las trampas de la burguesía, contra los intereses de los capitalistas

Contra los sindicatos amarillos que alienan a la clase trabajadora

Romper con el sistema, romper con el capital

GeorgeBush

Si algo tiene la burguesía estadounidense es una descarada facilidad para gobernar su propia maquinaria de represión estatal sin la necesidad de lacayos pagados de su bolsillo, como es costumbre que ocurra en el viejo continente. Personajes como los Bush o Donald Trump son directamente algunos de los más poderosos burgueses de Estados Unidos.

En el caso de George HW Bush, hijo de un rico empresario del acero además de senador, amasó una fortuna de más de 20 millones de dólares en el negocio del petróleo con las compañías Bush-Overbey Oil Development y la Zapata Corporation, que fundó en los años 50 con las riquezas generadas por los obreros explotados por su padre años atrás.

Congresista, embajador ante las Naciones Unidas y en China, jefe del Partido Republicano, director de la CIA y vicepresidente de la era Reagan, George Bush padre fue sumergiéndose en las cloacas del estado hasta conocerlas a la perfección y hacerse presidente. No extraña, con su historial de explotador, el conocimiento profundo del negocio mundial del petróleo y su invasión criminal en el Golfo Pérsico para proteger los intereses del imperialismo yanki, aprovechando la caída de la URSS, ya putrefacta por el revisionismo.

Criminal, inhumano y anticomunista convencido, intentó por todos los medios -en su época de vicepresidente- impedir la independencia de Angola aliándose con el régimen sudafricano del apartheid para que, en octubre de 1975, las tropas de los racistas surafricanos ocuparan Cunene en la frontera sur, mientras que por el norte las fuerzas del régimen de Zaire y bandas de mercenarios reclutados en países de Europa y EE.UU. penetraran y avanzaran hacia Luanda, la capital de Angola. A pesar de sus intentos, tanto Angola como Namibia lograron la independencia -gracias en buena parte a la ayuda del ejército cubano-, lo que provocó la posterior liberación de Zimbabwe y la desaparición del odioso régimen del apartheid en Sudáfrica.

Ha muerto un burgués criminal y asesino, que hizo todo lo posible para proteger los intereses del capital estadounidense por encima de los pueblos del mundo, que invirtió todos sus esfuerzos en hacer de este mundo un lugar peor, trabajando incansablemente por la caída de la Unión Soviética y aprovechando sus efectos en beneficio de la clase explotadora. Todos los que hoy le homenajean son fieles siervos del capital, igual de inhumanos e indignos que él, como el socialfascista Pedro Sánchez, que prefiere dar el pésame a la familia de este asesino que a la de la mujer que se suicidó el pasado 26 de noviembre cuando la desahuciaban de su casa.

La clase obrera no echará de menos a los asesinos como los George Bush, padre e hijo, ni a los lacayos que hoy le homenajean. Se puede comprobar en estos días como aquellos personajes que atacan y reprimen a los pueblos, actuando siempre en favor de la minoría explotadora, son premiados por el imperialismo y sus acólitos. Su muerte provoca que los medios de comunicación del capital llenen horas y páginas completas ensalzando su figura con mentiras y falsos méritos.

¡MUERTE AL IMPERIALISMO ASESINO!

D. García – Secretario de Relaciones Internacionales del Partido Comunista Obrero Español (PCOE)

CasasDeJuego

La juventud, con el paso de los días, percibe los salones de juego y las casas de apuestas como una forma alternativa de ocio que llama poderosamente la atención por su aparente facilidad de lucro. Desde el año 2013, los salones de juego han crecido un 73% en toda la Comunidad de Madrid. A día de hoy, existen un total de 385 salones en la región, según datos del Gobierno Regional de Madrid en 2017. La masiva  apertura de los salones de juego en Madrid ha sobrepasado a los Casinos y Bingos existentes en más de un 50%.

La situación de los vecinos de Carabanchel, Tetuán y Vallecas se hace cada vez más insostenible e insoportable, razón por la cual prolifera la  apertura de salones de juego en estos barrios obreros. Estos centros de ocio se ubican de manera estratégica para que 1 de cada 4 centros de Bachillerato y FP se encuentren a menos de 150 metros de distancia de un salón de juegos. La asquerosa perversidad de la burguesía, por medio de la dictadura terrorista del capital a través de la cual ejerce su poder, ha llegado al extremo de permitir que niños menores de 12 años puedan jugar con tragaperras infantiles con la miserable excusa de que es un pasatiempo infantil”.

El fomento de la ludopatía y sus graves consecuencias para las familias obreras ha llevado a que muchos jóvenes de edades comprendidas entre 15 y 23 años constituyan el público que más frecuenta este tipo de locales. Según datos oficiales de la Comunidad de Madrid, los jóvenes pueden llegar a gastar una media de 300€ a la semana.

Los salones de juego están diseñados al detalle para que los jóvenes obreros se encuentren psicológica y materialmente cómodos: ambiente compuesto de luces brillantes, llamativas y coloridas; ausencia de ventanas que permitan la entrada de luz natural –para así perder la noción del tiempo–; temperatura perfecta a gusto de los jóvenes; acceso directo al consumo de alcohol barato; y sillones grandes y cómodos. La promesa de dinero fácil e instantáneo es lo que llama la atención a los jóvenes obreros, haciéndoles imaginar que pueden amasar una gran cantidad de dinero sin esfuerzo y en poco tiempo. Los salones de juego aseguran, con todo esto, que los jóvenes obreros se mantengan en la más absoluta ignorancia y alienación.

La proliferación de estos centros lucrativos es el fiel reflejo de la crisis general del capitalismo. La burguesía emplea todos los métodos y formas posibles para seguir manteniendo la dictadura del capital y, como ocurre en este caso, fomentan y promocionan la ludopatía en el seno de la juventud obrera. La propaganda de los salones de juego no otorga más que beneficios y ventajas a la burguesía. Por un lado, la publicidad presente en sus medios de comunicación, donde se invierten cantidades ingentes de dinero en campañas con personalidades del mundo del ocio y del deporte, inoculan y fortalecen la ideología burguesa. Se aseguran que la juventud obrera no cuestione el sistema capitalista y que no lo vean como el origen de toda la miseria y pobreza en la que viven. Y, por otro lado, a la burguesía monopolista le beneficia que los jóvenes obreros acudan a los salones de juego, ya que supone otra forma de explotar a la clase obrera y de saciar su sed de beneficio, de obtener las máximas cuotas de ganancia.

Por consiguiente, estas nuevas generaciones, que engrosarán las filas de la clase obrera en el futuro, no tendrán combatividad y organización alguna contra su explotación, y verán al mismo tiempo cómo sus condiciones de vida empeoran aún más. Se convertirán, de este modo, en masas más fácilmente explotadas, manipuladas e inofensivas para el capital. La burguesía, con el fomento de la ludopatía, se asegura que las próximas generaciones de trabajadores no eleven su conciencia de clase obrera, contribuyendo a que no se organicen en torno al partido de vanguardia de la clase obrera, guía en la lucha por el socialismo y el derrocamiento del sistema capitalista. Y, naturalmente, la respuesta de los partidos de la burguesía con respecto a este problema es nula o simbólica, como buenos títeres y colaboradores de la burguesía que son, y saca a flote, una vez más, la inutilidad del caduco sistema parlamentario burgués.

Por todo esto, desde el PCOE repudiamos la existencia de los salones de juegos y de las casas de apuestas. Denunciamos a la burguesía monopolista del Estado español como máxima responsable de la creación, financiación y promoción de estos locales, que representan para la clase obrera una lacra a eliminar urgentemente. Abogamos por un ocio sano en el que la juventud disfrute realmente. Llamamos a la juventud a que engrosen las filas del Partido para combatir la proliferación de los salones de juegos y lograr su neutralización total en una sociedad nueva. Hacemos un llamamiento a los trabajadores a que se unan al Frente Único del Pueblo (FUP) como único medio para derribar este sistema capitalista que nos explota y nos somete. La lucha por una sociedad socialista hará que la juventud disfrute de un verdadero ocio. Solo el Socialismo traerá bienestar en todas las dimensiones de la vida del proletario.

¡NO A LOS SALONES DE JUEGO!

¡FORTALECED LAS FILAS DEL PCOE!

¡SOCIALISMO O BARBARIE!

Secretaría de Juventud del Comité Regional del Partido Comunista Obrero Español (PCOE) en Madrid

Ya hacía tiempo que quedó claro. IU-PCE y Podemos se empeñan en convertirse en la pata izquierda del sistema capitalista. Su objetivo es ofrecer unas migajas, cada vez menos, a la clase obrera para que no se cuestione la raíz de todos sus problemas, para que no tome el poder económico y político.

Debería dar vergüenza a los militantes del PCE, de aquello que algún día fue un partido comunista, participar en un conglomerado pequeño-burgués que ignora por activa y por pasiva a la clase obrera y se vuelca con los comerciantes, pequeños y medianos empresarios.

Lo que propone Adelante Andalucía es que la Junta de Andalucía se vuelque con el pequeño comerciante, más dinero y subvenciones para las empresas, diciendo que son ellos los que crean el empleo. Da igual si las empresas son locales o internacionales, pequeñas o grandes. La clase social más moderna y amplia, la clase obrera es la única interesada y capacitada para sepultar el régimen capitalista. De nuevo, la clase obrera es un objeto pasivo, que debe esperar a que el explotador de turno le ofrezca un contrato.

La razón es que este engendro de oportunistas no quieren acabar con el capitalismo, porque ellos viven cómodos en él.

Esta ideología pequeño-burguesa se muestra abiertamente en panfletos como “10 cosas que tienes que saber de Adelante Andalucía”. Todo gira en torno a los comerciantes, la clase obrera no existe para estos oportunistas. Para ellos el motor del cambio hoy es el pequeño propietario, no la clase obrera. Quieren eternizar la economía de mercado.

Los dirigentes de Adelante Andalucía parecen vivir en un capitalismo ideal donde hasta ahora no había explotadores ni explotados. No es de extrañar, porque la mayoría provienen del funcionariado. Quieren hacernos volver atrás en la historia, al principio del capitalismo, el del pequeño comerciante, el pequeño productor. En lugar de avanzar en la historia, de la gran producción industrial a la propiedad social y colectiva, quieren contener el desarrollo de la historia, en un estadio primitivo.

Defienden la existencia del autónomo, que es carne de cañón de los monopolios, en lugar de promover el desarrollo de la clase obrera, que es el enemigo más peligroso que tienen aquellos, pues organizada, la clase obrera es la única capaz de expropiar a la oligarquía financiera e industrial.

Adelante Andalucía omite sospechosamente también a los monopolios, al capital, como si no jugara ningún papel en la economía. ¿No es acaso el Capital el que manda en el mercado? ¿A qué viene esa ilusión de un mercado para el bien de todos?

El delirio comerciante y mercantil de Adelante Andalucía llega hasta preocuparse de que consagrados explotadores y esclavistas como los ¡hoteles y restaurantes compren productos locales! ¿Evitaremos así que los dueños de los hoteles y restaurantes se apropien del trabajo e impongan condiciones de vida insoportables a sus trabajadores?

La lucha por reformas va a menos, estos oportunistas luchan por migajas cada vez más pequeñas. Ya no se acuerdan de aquello de nacionalizar sectores estratégicos, que no fue más que una manera de atraer votos. Y conforme se acercan a las faldas del poder, agachan la cabeza. ¡Para luego justificarse en que" no tienen un pueblo detrás para aplicar esas reformas"!

En realidad, más que Adelante, estos pequeño-vividores nos proponen ir Atrás en el tiempo.

La alternativa no puede ser volver al principio del capitalismo

Sólo la Clase Obrera puede protagonizar un cambio de sociedad

Adelante sólo puede ser ir al Socialismo

Vota PCOE, Vota acabar con el capitalismo

Secretaría de Agitación y Propaganda del Comité Regional del PCOE en Andalucía

Córdoba

El pasado sábado 24 de noviembre tuvo lugar en la barriada cordobesa de Fátima un acto organizado por el Partido Comunista Obrero Español (PCOE) con ocasión de la campaña electoral para el Parlamento Andaluz, aprovechando los resquicios del sistema para llevar nuestro mensaje a los trabajadores.

En el mismo se habló del contexto actual tanto en Andalucía como en el plano internacional, donde el capitalismo en su fase monopolista oprime a la clase obrera y campesina. El mismo sistema, consciente de las tensiones cada vez mayores entre la burguesía y los trabajadores, no duda en utilizar como perro guardián al fascismo, como apreciamos en Ucrania o más recientemente en Brasil. En nuestro país el contexto no es muy diferente, de ahí que denunciáramos a partidos del sistema como el Partido Popular (PP), cuyo actual Secretario General ha pedido ilegalizar a los partidos comunistas, a la vez que aplaudíamos la labor de nuestros camaradas en Murcia manifestándose contra el fascismo de VOX.

También se denunció la labor de otros partidos que supuestamente actúan en nombre de la clase trabajadora y que no dejan de allanar el camino a la extrema derecha mediante sus medidas anti-obreras en beneficio de los grandes capitales, así como muestran su apoyo a representantes de oligarquías y representantes fascistas como Poroshenko, líder ucraniano, tal como hizo su homólogo Pedro Sánchez en su primer acto oficial como presidente de España. O mientras aplauden invasiones imperialistas en Libia, tal como hizo Teresa Rodríguez, líder de Adelante Andalucía.

Sólo la clase obrera, guiada por su vanguardia comunista, podrá resolver sus propios problemas y necesidades, ya sea en Andalucía o en cualquier parte del mundo. No hay solución posible dentro del capitalismo que no pase por el oportunismo o el fascismo. El PCOE trabaja para la construcción del socialismo, llevando su programa a sus hermanos de clase, sin intención de competir con los partidos al servicio del sistema, conscientes de que este no se puede reformar, sino que debe destruirse para la edificación de un mundo nuevo.

Comité Provincial de Córdoba del Partido Comunista Obrero Español (PCOE)

De los 15 barrios más pobres de España, 7 pertenecen a Sevilla. De los diez pueblos y ciudades más pobres, 9 son de Andalucía. Un millón de andaluces viven con menos de 332€ al mes. Más de 300.000 jornaleros viven en precario. Las mujeres andaluzas ganan por debajo de la media de España. Cádiz y Sevilla son las provincias con mayor porcentaje de paro en Europa. En Andalucía es donde el capitalista a través de jefes y mandos sin escrúpulos cometen más injusticias y atropellos contra los trabajadores.

Agachar la cabeza no es garantía para conservar el puesto de trabajo, sino para perder nuestra dignidad como persona y como trabajador. Solo luchando todos unidos, seremos capaces de cambiar la situación.

Como podéis observar todos los partidos que se presentan a estas elecciones sean de derecha o sean de “izquierda”, dan vueltas alrededor de los problemas, sin ofrecer soluciones que vayan de verdad a las raíces de los mismos. En realidad, todos los programas de los partidos clásicos y de los nuevos promocionados por los medios de comunicación capitalista, contienen los mismos mensajes, porque solo les separan los matices. No podemos esperar eternamente, que partidos corruptos y creados por la prensa de los multimillonarios, que son las causas de nuestras desdichas nos saquen de esta situación.

La candidatura del PCOE de la provincia de Sevilla, está compuesta por trabajadores y trabajadoras de la ciudad y del campo que luchan en sus centros de trabajo y en los barrios, con el propósito de aunar esfuerzos para frenar el avance impúdico de un sistema que no tiene escrúpulos para favorecer a los grandes empresarios.

Nuestro lema es POR LA TRANSFORMACION SOCIAL, POR EL SOCIALISMO. Más esto no se consigue ni por un partido en solitario, ni en unas elecciones ya sean estatales o regionales; sin embargo, éstas ofrecen la posibilidad de desenmascarar a los politicastros, que usan el parlamento para el lucimiento y el enriquecimiento personal. Los comunistas lo utilizaremos con el propósito de emplear esa tribuna popular para denunciar las injusticias y para señalar a los culpables, lo que nos permitirá a su vez organizar al pueblo con el fin de afrontar las verdaderas luchas contra el sistema.

VOTAR PCOE ES ADQUIRIR COMPROMISO Y CONCIENCIA DE CLASE Y DE PUEBLO

Secretaría Política del Comité Provincial del P.C.O.E. en Sevilla

Aquellos que escupen en la brava y sacrificada historia de los comunistas con el tópico y típico dogma aquel de que “el comunismo es algo viejo”, buscan a toda costa aferrarse a un escaño que les resuelva su porvenir y les brinde una próspera jubilación. PCE-IU-Podemos, en su nuevo disfraz aséptico e inodoro, transparente, que no moleste mucho a los que mandan, tratando de esconder sus constantes fracasos históricos en su pelea por los votos, sin ningún proyecto de transformación radical de la sociedad, rebusca una vez más entre los escombros de un elefante en descomposición como es el PSOE.

La nueva perla de este Frankenstein socialdemócrata es que ellos son más socialistas que Susana Díaz, con lo que nos quieren decir que ellos son el genuino PSOE, el que supuestamente encarna Sánchez, representante de los monopolios y sostén del Estado fascista español. El oportunismo con piel de cordero engaña a la clase obrera, haciéndole creer que es algo nuevo, pero se trata de la vieja fórmula socialdemócrata, de la lucha por migajas para evitar que los oprimidos luchen por conquistar el poder barriendo del mapa a los explotadores.

Ellos protegen así a los capitalistas y explotadores insistiendo en edulcorar la explotación y la miseria, pero tolerando y permitiendo que exista. El comunismo es la única ideología que marca la diferencia, el que señala el salto a otra sociedad, el salto cualitativo, el cambio de régimen, el fin del capitalismo.

Comité Regional del Partido Comunista Obrero Español en Andalucía

Puig

El pasado domingo 25 de noviembre de 2018, Carles Puigdemont escribía en las redes sociales un mensaje, en lengua inglesa, donde expresaba lo siguiente: “All solidarity with Ukraine and its people on the 85h anniversary of #Holodomor. We shall always remember the millions of víctims at the hands of the Soviet regime”, que, si lo traducimos al castellano sería, “Toda la solidaridad con Ucrania y su población en el 85 aniversario de #Holodomor. Siempre recordaremos a los millones de víctimas a manos del régimen soviético”.

Horas después, y por el mismo canal, ante las justas y merecidas críticas recibidas, Carles Puigdemont remitía a los que le criticaban a que se documentaran, adjuntando “la Declaració Institucional del Ple del Parlament amb motiu del 75è aniversari de la Fam Artificial a Ucraïna” de 13 de junio de 2007.

Cuando los fascistas del PSOE, o los oportunistas de PODEMOS/IU/PCE, culpabilizan hipócritamente a  PP y C’s de blanquear al fascismo y del auge de éste, pretenden que olvidemos que han sido ellos, como siempre, los primeros que así lo han hecho aprobando Declaraciones Institucionales como a la que se refiere Puigdemont, pues no hay que olvidar que dicha declaración del Pleno del Parlament de Catalunya se hizo en la época del Tripartit, con Montilla de President, y cuando PSC, ERC e ICV (organización heredera del PSUC y socia de IU), tenían mayoría parlamentaria. Estos oportunistas no sólo repetían las consignas nazis de Göebbels, sino que incluso hoy siguen maquillando al fascismo haciendo ver que PP y C’s no son fascistas.

En dicha Declaració Institucional de junio de 2007, el Parlament de Catalunya señalaba lo siguiente: “El Parlament de Catalunya manifiesta el rechazo del genocidio perpetrado en Ucrania por el Gobierno totalitario de Stalin entre los años 1932 y 1933 – conocido como la Gran Hambruna Artificial -, un totalitarismo que llevo a la muerte a más de 10 millones de personas. Asimismo, hace un llamamiento a continuar trabajando por la paz y la convivencia entre los pueblos, y expresa el rechazo de este crimen vergonzoso contra la población civil cometido durante el gobierno de Stalin”.

El Pleno del Parlament de Catalunya en 2007, esto es, los oportunistas de PSC, ERC e ICV, los corruptos de Convergència y los fascistas del PP, señalaban en su Declaració Institucional de junio de 2007 que “el genocidio perpetrado en Ucrania por el Gobierno totalitario de Stalin entre los años 1932 y 1933 (…) llevo a la muerte a más de 10 millones de personas”.

Uno de los diarios de las cloacas del Estado, totalmente escorado  hacia la extrema derecha como es OK Diario del reaccionario Eduardo Inda, publicaba el 1 de agosto de 2017 un artículo titulado “Holodomor: El genocidio secreto que asoló la sociedad ucraniana”, en el que dicen “la resistencia fue aplastada sin piedad por el Comité Central del PCUS, a través del aumento de las cuotas, las detenciones, los fusilamientos y una hambruna artificial y generalizada que tras la contienda sumó más de un millón y medio de víctimas”.

Otro diario de extrema derecha, el ABC, el pasado 31 de agosto en un artículo titulado “Una mala cosecha: la excusa de Stalin para someter a Ucrania a la ‘miseria y a la brutalidad’”, señalaba, “No existen cifras oficiales sobre el genocidio, pero según nuevas investigaciones el número de muertos por inanición, represión, abandono, frío, o trabajados extenuantes podría haber llegado a 6 millones de personas”.

Como se puede ver, la Declaració Institucional del Parlament de Catalunya con mayoría de PSC, ERC e ICV, en la que se ampara Puigdemont para exhibir su anticomunismo, sobrepasa por la derecha a estos dos diarios de la extrema derecha.

Reseñable es lo que expresa el artículo del ABC, reconociendo que “No existen cifras oficiales sobre el genocidio”, pero, sin embargo, este libelo fascista no duda en lanzarse a expresar una cifra, en este caso 6 millones de muertos, y a señalar la existencia de genocidio. Debemos señalar que sí que hay cifras oficiales, por lo que el ABC miente doblemente, ya que el Comité Central del PCUS, en la época del traidor Gorbachov, concretamente en 1989 (época en el que dicho Comité Central estaba totalmente minado de anticomunistas, reaccionarios y esbirros de la Escuela de Chicago – también denominados Chicago Boys), abrieron los archivos del Ministerio del Interior y de la Policía del Estado (NKVD),  para que un equipo de historiadores del Instituto de Historia de la Academia de Ciencias de Rusia, dirigidos por Viktor Zemskov, los analizase al objeto de vilipendiar, todavía más, la figura de Stalin y su período de tal modo que los imperialistas asestasen, en su contienda ideológica contra el comunismo y la Unión Soviética, un golpe mortal, y justificar así el posterior golpe que pusiera fin a la URSS.

Zemskov y demás historiadores, de un corte ideológico alejado por completo del marxismo-leninismo, no pudieron más que claudicar ante los datos. En una entrevista aparecida en el periódico La Vanguardia en junio de 2001, Zemskov señalaba con respecto de dicho periodo, lo siguiente: “gracias a la estadística demográfica sabemos que en 1932 en Ucrania nacieron 782.000 y murieron 668.000, mientras que en 1933 nacieron 359.000 y murieron 1,3 millones, estas cifras incluyen la mortalidad natural, pero está claro que la primera causa de muerte esos años fue el hambre”. ¿Dónde están los millones de muertos que expresan Puigdemont, la Declaració del Parlament de ERC, CiU, PSC, ICV y PP, o de los medios de manipulación de masas del Capital?

El belga Ludo Martens, en su libro “Otra mirada sobre Stalin”, nos muestra cual es el origen de ese falseamiento de la historia: “La campaña lanzada por los nazis entre 1934-1935 sobre el tema del ‘genocidio’ bolchevique en Ucrania debía preparar los espíritus para la ‘liberación’ proyectada en Ucrania. Veremos más adelante por qué esta mentira ha sobrevivido a sus creadores nazis, para convertirse en un arma americana. He aquí cómo nacen las fábulas sobre los ‘millones de víctimas del estalinismo’ (…) El 18 de febrero de 1935, la prensa de Hearst comenzó la publicación de una serie de artículos de Thomas Walker (presentándolo como un ‘gran viajero y periodista, que atravesó la Unión Soviética durante muchos años’). La cabecera de la primera página del Chicago American, del 25 de febrero, llevaba un título inmenso: “EL HAMBRE EN LA URSS PRODUCE SEIS MILLONES DE MUERTOS. REQUISADAS LAS COSECHAS DE LOS CAMPESINOS. LOS HOMBRES Y LOS ANIMALES MUEREN” (…) En esta época, Louis Fischer trabajaba en Moscú para el periódico The Nation. El relato de su colega, un ilustre desconocido, le intrigó al más alto grado. Y emprendió algunas pesquisas de las que informó a los lectores de su periódico: “El señor Walker, nos informa que entró en Rusia en la primavera última, la primavera de 1934 pues. Vio el hambre. Fotografió a sus víctimas. Rindió sus cuentas de primera mano sobre los desastres del hambre que le destrozaban el corazón. Hoy, el hambre en Rusia es un tema muy candente. ¿Por qué, pues, el señor Hearst ha guardado estos artículos sensacionales durante 10 meses antes de publicarlos? He consultado a las autoridades soviéticas. Y resulta que este señor, recibió un “visa de tránsito” del consulado soviético en Londres, el 29 de septiembre. Entró en la URSS por la parte de Polonia en tren hasta Negoreloye, el 12 de octubre de 1934. Y, por lo tanto, no en primavera, como él dice. (…)  El día 13, llegó a Moscú. Se quedó en Moscú del sábado 13, hasta el jueves 18 y luego cogió el tren Transiberiano que lo dejó en la frontera entre la URSS y Manchuria el 25 de octubre de 1934… Es prácticamente imposible para el señor Walker, que en 5 días -comprendidos entre el 13 y el 18 de octubre-, pudiera recorrer ni un tercio de los puntos que “describe” sobre “su propia experiencia”. Mi hipótesis es la de que tenía que haber permanecido mucho más tiempo para obtener de extranjeros antisoviéticos, el “color local” ucraniano del que tenía necesidad para poder dar a sus artículos la falsa verdad que poseen.” (…)  Fischer escribió a un amigo, también americano, Lindsay Parrott, que vivía en Ucrania desde principios del 1934. Éste último no había detectado ninguna de las secuelas del hambre de las que hablaba la prensa de Hearst. Por el contrario, la cosecha de 1933 fue muy abundante. Fischer termina: “La organización de Hearst y los nazis han iniciado una cooperación cada vez más estrecha. No he visto que la prensa de Hearst publique los escritos de M. Parrott sobre una Ucrania soviética próspera. Y sin embrago, M. Parrott es el corresponsal de M. Hearst en Moscú…” (Louis Fischer, Hearst’s Russian Famine, The Nation, vol.140, n° 36 12 de marzo 1935). (…) Debajo de una fotografía de una niña y de un niño esqueléticos, Walker escribió: “¡Horrible! Debajo de Jarkov, una niña muy delgada y su hermanito de dos años y medio. Este niño se arrastraba por tierra como un sapo y su pobre pequeño cuerpo estaba deformado por falta de nutrición, de tal forma que no parecía ni un ser humano”. Douglas Tottle, sindicalista y periodista canadiense, buscó y encontró esta fotografía del niño-sapo, datada en la primavera de 1934… en una publicación de 1922 sobre el hambre. (…) El multimillonario William Randolph Hearst había tenido un encuentro con Hitler hacia finales del verano de 1934 para concluir con él un acuerdo que estipulaba que Alemania compraría en lo sucesivo sus noticias internacionales a la “International Mew Service”, una sociedad perteneciente a Hearst. En esta época, la prensa nazi había ya emprendido una campaña sobre “el hambre en Ucrania”. Hearst la reemprendió enseguida gracias a su gran explorador, el señor Walker (Tottle, p.13-15)”.

Zemskov, a la pregunta realizada sobre “¿Qué le parecen las cifras sobre represión y mortandad en la URSS barajadas durante la guerra fría?”, no dudó en responder que “de lo que se trataba era de desacreditar al adversario. La sovietología occidental afirmaba que 50 ó 60 millones habían sido víctimas de la represión, la colectivización, el hambre, etc. En 1976, Solzhenitsyn dijo que entre 1917 y 1959 en la URSS habían muerto 110 millones de personas. Es difícil comentar estas tonterías. La realidad es que la población del país fue aumentando por encima del 1%, superando el crecimiento demográfico de Inglaterra o Francia. En 1926 la URSS tenía 147 millones de habitantes, en 1937 162 millones y en 1939 170,5 millones. Los censos son fiables, y sus cifras son incompatibles con matanzas de decenas de millones.”.

Evidentemente, a Zemskov los capitalistas no lo pasean por los platós de televisión ni por los estudios de radio, como sí hacen con los fascistas que repiten como papagayos la propaganda nazi.

Y, por supuesto, ¡Ahí tenemos a los ‘demócratas’ del Parlament de Catalunya en 2007, y al convergente Puigdemont, repitiendo las campañas de propaganda de Hitler! ¡Ahí tenemos a Puigdemont dando cobertura al criminal nacionalismo ucraniano! ¡Ahí tenemos a los ‘demócratas’ repitiendo la propaganda nazi!

Es bueno comprobar que la forma de actuar de los nazis construyendo una mentira como el caso del holodomor, o hambrunas, en Ucrania entre 1932 y 1933, tiene un modus operandi idéntico a la construcción del argumento de las armas de destrucción masivas en Iraq, construcción hecha por los fascistas Bush, Blair y Aznar; las mentiras que vierten sobre Venezuela, Cuba, o últimamente sobre Siria. Crean mentiras, utilizan sus medios de manipulación de masas y esbirros, que son mal llamados periodistas, como altavoces al objeto de justificar sus guerras imperialistas, sus golpes de estado y sus crímenes.

Es característico del fascismo el revisionismo histórico, el anticomunismo y el chovinismo, cualidades todas ellas que Puigdemont ha acreditado poseer con sus mensajes emitidos en las redes sociales. Puigdemont, al igual que el resto de la burguesía, antes de hablar de Lenin, Stalin o la Unión Soviética, deben limpiarse sus sucias bocas.

La nación catalana tiene derecho a ejercer su derecho democrático a la autodeterminación y, si así lo determina, también a su separación completa. De hecho, dicho pueblo de manera ejemplar dio una lección el pasado 1 de octubre de 2017, confrontándose a la represión brutal del Estado, decidiendo conformar un estado propio independiente. Decisión que ha retratado a todos, incluido Puigdemont y, sobre todo, al corrompido estado español.

Sin embargo, lo que está pasando en Cataluña, no es nuevo. La burguesía catalana ha chalaneado siempre con la nación catalana como fórmula para obtener prebendas para dicha clase social, que no para la clase obrera, algo en lo que el corrupto partido de Puigdemont ha sido experto durante estas cuatro décadas. El nacionalismo catalán no ha tenido problemas para venderse a los fascistas españoles – ya fuera PSOE o PP – estando plenamente integrados en el Estado y, por tanto, en su corrupción. Sin embargo, la crisis económica ha socavado dicho estatus, llevando a la burguesía catalana a la necesidad de establecer otro marco para mantener sus privilegios que la burguesía monopolista española – donde están integrados los monopolios radicados en Cataluña – no ha aceptado, entre otras cosas, como consecuencia de su bancarrota económica.

Puigdemont, lejos de ser un patriota catalán es, ante todo, un burgués. Y, por tanto, para él, el interés de su clase social está por encima de todo. De hecho, Convergència, hoy PdeCAT, es responsable directa de la situación política no sólo de Cataluña, sino del conjunto del Estado.

Las enseñanzas de Lenin tienen plena vigencia. ¡A los obreros catalanes!

Lenin nos alecciona ante personajes como Puigdemont, y cómo actúan políticamente. En “La Clase obrera y la cuestión nacional” de mayo de 1913, Lenin nos contextualiza esta cuestión en Rusia:

Rusia es un país abigarrado en el aspecto nacional. La política gubernamental, la política de los terratenientes apoyados por la burguesía, está penetrada hasta la médula del nacionalismo de las centurias negras.

 

Esta política dirige su filo contra la mayoría de los pueblos de Rusia, que constituyen la mayoría de su población. Al mismo tiempo, levanta cabeza el nacionalismo burgués de otras naciones (polaca, hebrea, ucraniana, georgiana, etc.) pretendiendo desviar a la clase obrera de sus grandes tareas universales con la lucha nacional o con la lucha por la cultura nacional.

Sin duda, esta contextualización de Rusia tiene paralelismos con la realidad que acontece hoy en el estado español. Estamos en la misma fase capitalista, la fase de imperialismo o capitalismo monopolista y putrefacto, estamos ante un choque de fracciones de la burguesía, donde éstas utilizan el nacionalismo burgués para fraccionar y desviar al proletariado del cumplimiento de su misión histórica, la conquista del socialismo.

En el precitado texto, Lenin nos radiografía perfectamente a la burguesía en la fase de imperialismo, y cómo emplea el nacionalismo para corromper a la clase obrera:  “Cuando la burguesía luchaba por la libertad junto con el pueblo, junto con los trabajadores, defendía la plena libertad y la plena igualdad de derechos de las naciones (…) Ahora, la burguesía teme a los obreros, busca la alianza con los Purishkévich, con la reacción, traiciona a la democracia, defiende la opresión o la desigualdad de las naciones y corrompe a los obreros con consignas nacionalistas. (…) En nuestros días, sólo el proletariado defiende la verdadera libertad de las naciones y la unidad de los obreros de todas las naciones”.

La burguesía hoy, en la fase de imperialismo, no lucha junto al pueblo sino en contra de los pueblos para sostener la dictadura de los monopolios. En la fase de imperialismo, y con su desarrollo, la burguesía tiene que apostarlo todo a la reacción, al fascismo. Podemos ver que, tanto nacionalistas españoles como catalanes, abrazan el proyecto imperialista europeo, abrazan a la fascista Ucrania, son fieles esbirros del sionismo y contrarios a naciones oprimidas como Palestina, apoyan las guerras imperialistas y, por supuesto, miran hacia otro lado ante genocidios como el que se está produciendo en Yemen, genocidio tras el cual están Gran Bretaña, EEUU e Israel.  Y es que la vinculación de los dirigentes políticos de la burguesía catalana – Puigdemont, Pujol, Mas, Pilar Rahola, etc. – con el sionismo es estrecha, demostrándose que la burguesía catalana no defiende la verdadera libertad de las naciones oprimidas, no dudando en ponerse de parte de los genocidas sionistas y norteamericanos.

De hecho, lo que la burguesía es – de defensa de sus sucios intereses, de defensa de la opresión y la desigualdad entre las naciones – lo refleja perfectamente el PNV, y lo ha sentido en sus propias carnes el propio Puigdemont. Urkullu no dudó en interceder a favor de Rajoy para que Puigdemont no realizara la DUI y convocase elecciones en octubre de 2017, esto es, defender los intereses del estado opresor para obtener posteriores prebendas de éste. Posteriormente, en noviembre de 2017, el Parlamento Vasco – donde las fuerzas nacionalistas vascas representan más del 60% del conjunto de  los diputados – rechazó reconocer la República Catalana  por la abstención del PNV; de tal modo que los diputados nacionalistas de una nación oprimida, como la vasca,  por el estado español, se puso de parte de su opresor y en contra de una nación hermana oprimida como es Cataluña; al igual que hizo el partido de Puigdemont, Convergència, y el PP en el Parlament, en julio de 2014, donde rechazaron el derecho a la autodeterminación de naciones oprimidas como son Palestina o el Sahara Occidental.

Lenin nos demuestra, con claridad meridiana, que únicamente la clase obrera, unida en base al principio de clase, de su internacionalismo proletario, conseguirá no sólo su emancipación como clase, sino también la emancipación de todas las naciones, de la mano del socialismo: “Para que las distintas naciones convivan o se separen (cuando más les convenga) libre y pacíficamente, formando diferentes Estados, es necesaria la plena democracia, defendida por la clase obrera. ¡Ni un solo privilegio para ninguna nación, para ningún idioma! ¡Ni la más mínima vejación, ni la más mínima injusticia con ninguna minoría nacional!: tal es el principio de la democracia obrera (…) Los capitalistas y los terratenientes quieren a todo trance desunir a los obreros de distintas naciones; pero ellos, los poderosos del mundo, conviven entre sí perfectamente, como accionistas de ‘negocios’ (…) que proporcionan millones de rublos de beneficios: ortodoxos y hebreos, rusos y alemanes, polacos y ucranianos, cuantos tienen capital, explotan unidos a los obreros de todas las naciones (…) Los obreros conscientes están a favor de la plena unidad de los obreros de todas las naciones en las organizaciones obreras de cualquier índole (…) Los obreros crean en todo el mundo su cultura internacional, que han venido preparando desde hace mucho los defensores de la libertad y los enemigos de la opresión. Al viejo mundo, al mundo de la opresión nacional de las discordias nacionales o del aislamiento nacional, los obreros oponen el nuevo mundo de la unidad de los trabajadores de todas las naciones, en el que no hay lugar para ningún privilegio ni para la menor opresión del hombre por el hombre”.

El pueblo catalán ha demostrado una altura enorme, combatiendo la opresión nacional del estado español los días 1 y 3 de octubre de 2017, en innumerables manifestaciones, en los 11 de setembre, organizándose en los Comités de Defensa de la República mientras, sin embargo, los partidos de la burguesía catalana estaban más pendientes de sus intereses electorales y sus tejemanejes parlamentarios que de hacer efectivo el mandato del 1 de octubre.

La emancipación nacional de Cataluña jamás vendrá de la mano de los imperialistas, de la burguesía, ni de oportunistas reaccionarios como Mas, Bonvehí, Puigdemont, Rahola o Tardà, que lo único que persiguen es el mantenimiento de sus privilegios, no dudando en vender su alma a cambio de sus prebendas, importándoles bien poco todo lo demás. La emancipación nacional de Cataluña únicamente vendrá de la lucha consciente del proletariado catalán por su emancipación como clase social, luchando por el socialismo y por el derrocamiento del capitalismo monopolista y putrefacto, unido con el proletariado del resto de las naciones del Estado. Es la emancipación de clase la que provocará la emancipación de todas las naciones oprimidas por el fascista estado español y no al revés. Al obrero catalán, vasco, gallego o español no nos une la nacionalidad, nos une nuestra condición de clase que es un vínculo mucho más fuerte que el de la nacionalidad, y somos la única clase que puede cambiar este mundo caduco donde la desigualdad y la opresión son ley.

El PCOE defiende, y siempre lo ha hecho, el derecho a la autodeterminación y a la separación de la nación catalana y de las naciones oprimidas. El pasado 1 de octubre, apoyando a nuestro partido hermano, el PCOC, defendimos el referéndum con el pueblo, nuestros camaradas trabajan dentro de los CDR y seguimos exigiendo que se haga efectivo el mandato del 1º de Octubre. Estamos con el pueblo trabajador para mostrarle que el 1º de Octubre sólo se hará efectivo con la lucha obrera por el socialismo, mandando a los oportunistas y a los reaccionarios burgueses y su sistema al estercolero de la historia. Sólo el socialismo es la salida a este Estado opresor y corrupto, sólo el socialismo garantiza el fin de la opresión y la emancipación nacional de los pueblos oprimidos.

¡ABAJO LOS REACCIONARIOS Y LOS FASCISTAS!

¡VIVA EL INTERNACIONALISMO PROLETARIO!

¡PROLETARIOS DEL MUNDO, UNÍOS!

Madrid, 26 de noviembre de 2018.

COMITÉ EJECUTIVO DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E.)

Sevilla

La clase obrera de Alcalá de Guadaira, Marchena, Utrera y Morón de la Frontera están de enhorabuena porque las ideas comunistas han vuelto después de muchos años huérfanos de ellas, hartos de las falsas ilusiones de un “capitalismo humano” que les llevan una y otra vez los oportunistas de la izquierda parlamentaria amamantada por la burguesía española a través de sus medios de comunicación.

Los trabajadores de estos pueblos han acogido con entusiasmo la bandera roja que les lleva un programa revolucionario de transformación radical de Andalucía. Un programa que propone sin complejos poner en manos del pueblo trabajador las riquezas naturales, las minas, las fábricas, las naves, las maquinarias, los monopolios industriales, de comercialización, distribución, seguros y banca. Es decir, el Socialismo.

En especial los trabajadores agrícolas, entre otros del olivar, han mostrado su apoyo a una reforma agraria que supondrá su liberación del yugo del terrateniente, del capital financiero e industrial, que parasitan el campo andaluz provocando paro y sobreexplotación de los braceros y pequeños campesinos.

Es nuestra presencia comunista en las calles necesaria para ahuyentar al fascismo que campa a sus anchas con el apoyo y complicidad de la burguesía española y su aliada la socialdemocracia (antes socialistas que marxistas). Porque a quien temen de verdad los fascistas son a los comunistas, es ante nuestra presencia cuando se repliegan. La historia ha demostrado que sólo los comunistas los hemos barrido del mapa cuando nos hemos hecho fuertes.

 

 

El PCOE trabaja día a día por construir el Frente Único del Pueblo que será el que realmente podrá aniquilar al fascismo al mismo tiempo que edificará el Socialismo.

El Partido Comunista Obrero Español no pretende competir con los partidos burgueses que necesitan de abundantes capas de maquillaje para dirigirse desde las tribunas mediáticas al pueblo trabajador.

El PCOE. lleva su mensaje revolucionario cara a cara, sin necesidad de artilugios sofisticados y de manera nítida y sencilla a nuestros hermanos de clase. Con ellos pretendemos poner fin al subdesarrollo económico, social, técnico, científico y cultural de Andalucía, hoy infierno y prisión para la clase obrera. Con el objetivo de convertir Andalucía en una tierra próspera, donde esa clase obrera tan castigada goce de las inmensas riquezas que produce y conquiste por fin el paraíso terrenal aquí y ahora.

Comité Provincial del Partido Comunista Obrero Español en Sevilla

El Grupo Parlamentario del Partido Popular presentó el pasado día 20 de noviembre una enmienda de sustitución a una moción presentada por el PSOE de condena al franquismo, de tal modo que dicha moción contemplara el siguiente punto:

2.- El Senado insta a prohibir cualquier Fundación o Asociación que exalte o glorifique el Nazismo, Fascismo, el Comunismo y todas aquellas ideologías populistas que fomentan el enfrentamiento entre ciudadanos.

En esa misma enmienda de sustitución, el PP demandaba “Seguir protegiendo los valores fundamentales de nuestra democracia recogidos en nuestra Constitución Española del 78”, esa misma Constitución que es una Reforma de las Siete Leyes Fundamentales del Movimiento Franquista y que, entre otras cosas, permite que ese partido, al igual que otros, roben a manos llenas, expoliando sin miramientos a un pueblo que malvive, cada vez, en peores condiciones. Atendiendo a la enmienda presentada por el PP, la primera organización que debiera ser ilegalizada sería el propio PP, pues es un partido fundado por un ministro franquista, heredero del franquismo, que a los torturadores del franquismo les ha dado impunidad – al igual que el PSOE -, y que exalta y glorifica el producto del fascismo, como es la Constitución Española del 78 y su falaz e inexistente “democracia”. Si esa enmienda de sustitución del PP se tuviera que ejecutar, todos estos “demócratas constitucionalistas” deberían ser ilegalizados por glorificar y santificar el fascismo.

El pasado 20 de noviembre, en el 43 aniversario de la muerte del tirano asesino Franco, decía el reaccionario Adolfo Suárez Illana, dirigente del PP e hijo de falangista, en un acto en una universidad privada jesuita, que “si disfrutamos de la democracia hoy en día se debe en parte a Santiago Carrillo y en parte a Franco. (…) Si a Franco no le hubiera dado la gana de hacer la transición como se hizo no se hubiera hecho así, él puso a los dos allí, como sucesor a título de rey a Juan Carlos y a mi padre como Gobernador (…) se nos olvida que hubo una ley de reforma política que fue aprobada por unas cortes franquistas”, dejando bien claro cuál es la esencia de la “democracia” que el PP pretende preservar y proteger; la obra del criminal Franco y de los traidores oportunistas como Carrillo, como el PCE. Dejando bien claro que la Constitución es la continuación del franquismo rubricada por fascistas y oportunistas.

Los valores “democráticos” que emanan de la Constitución Española de 1978, reivindicados por el PP en su enmienda, son los de consagrar el capitalismo en su artículo 38, la plena integración en los organismos y mecanismos imperialistas, mantenimiento de la simbología fascista – bandera, Corona y Unidad de España -, conservar intacta la maquinaria de poder del estado franquista ya sea en el Ejército – plagado de fascistas -, en la Judicatura – totalmente reaccionaria y al servicio de los monopolios -, un estado que niega los derechos y la participación democrática a los trabajadores, que niega el derecho democrático a la autodeterminación de las naciones y, sobretodo, que establece un régimen para que los explotadores y los ladrones burgueses tengan impunidad absoluta en todas sus fechorías.

El PP, al igual que su fracción naranja de C’s, ha demostrado con creces su naturaleza fascista, es por ello que no condenan la dictadura franquista, pues ello significaría condenarse a sí mismos. Sin embargo, aquéllos farsantes que dicen condenar el franquismo – sea PSOE o sea PODEMOS/IU/PCE y otros – son los primeros que defienden todos los principios franquistas condensados hoy en el Estado.

En realidad, los reaccionarios, como son los fascistas del PP, únicamente piensan en ilegalizar el comunismo pues, bien saben que éste es la negación y el sepulturero del capitalismo monopolista y putrefacto que defienden. Cuando el PP habla de ilegalizar el comunismo, a lo que realmente se están refiriendo es a la legitimación de la agresión violenta máxima contra el pueblo por parte del Estado, conscientes de que el pueblo trabajador más temprano que tarde arremeterá contra el Estado de los monopolios como consecuencia de su naturaleza fascista, como consecuencia del desarrollo del capitalismo monopolista, parasitario y putrefacto, de su situación de crisis general.

El pasado jueves, en una entrevista realizada por una cadena de radio burguesa al máximo dirigente actual del PP, la periodista le preguntaba sobre si lo que proponen es ilegalizar al PCE, a lo que Casado respondió que no, argumentando esta negativa de la siguiente forma: “no creo que el Partido Comunista de España esté ahora mismo reivindicando el estalinismo.”. A tenor de lo expresado por Suárez Illana ¿Cómo ilegalizar al PCE si es artífice, y copartícipe con los franquistas, de que el franquismo siga vivo? Casado y Suárez Illana dejan bien patente que Carrillo, y el PCE, son de los suyos. Cuando ellos hablan de ilegalizar el comunismo lo que hablan es de ilegalizar al Pueblo y a su derecho de rebelarse ante un sistema que hace de la tiranía, la explotación y el robo su ley suprema. Ese sagrado derecho a tomar el pueblo el futuro en sus manos, es a lo que denominan estos personajes reaccionarios, autodenominados “demócratas” “reivindicar el estalinismo”.

Lo que pretende ilegalizar el corrupto Partido Popular no es otra cosa que, al pueblo, a la clase obrera y su pensamiento revolucionario. El PP enarbola la defensa de la Constitución de 1978, genuino producto del fascismo y de los traidores oportunistas como el PCE, como los mismos fascistas reconocen, y su Estado, puesto que éste es el instrumento que tienen los monopolios para reprimir y someter al pueblo trabajador y mediante el cual estos bandidos tienen impunidad absoluta para explotar y robar a la clase obrera.

Bajo la bandera del “estalinismo” lo que ondea es el papel histórico que le corresponde al proletariado de acabar con el estado burgués – que otorga a la minoría criminal y explotadora burguesa el poder - y alzar su estado proletario, socialista, donde la mayoría del pueblo trabajador sea el único dueño de las riquezas y donde los ladrones, los corruptos, los explotadores, los burgueses, estén sometidos a la mayoría proletaria y despojados absolutamente de todo. Esto es lo que verdaderamente teme la burguesía y sus esbirros fascistas.

Sin embargo, aquéllos que criticaban a la URSS, y que la tachaban de antidemocrática y opresora, apostando por el eurocomunismo, afirmando que ésta era la única vía para llegar al socialismo en las democracias occidentales; aquéllos que atentaban contra el marxismo-leninismo afirmando que profundizando en la democracia burguesa se podía alcanzar el socialismo, y que han pasado a la historia como auténticos embusteros, vulgares traidores que vendieron a la clase obrera para conseguir migajas y reconocimiento por los fascistas, por los servicios prestados a éstos para sostener al criminal capitalismo monopolista y putrefacto, no son dignos de ser ilegalizados por los Casados de turno, aunque hablen de ilegalizar al comunismo, pues bien saben que gracias al PCE el fascismo hoy perdura en España y lo necesarios que son estos oportunistas para sostener su caduco y podrido sistema.

El Estado está quebrado económicamente, en absoluta bancarrota con una deuda pública en torno al 100% del PIB, una deuda que es impagable, donde el desarrollo del capitalismo monopolista socava cada día más la economía y donde las medidas que adoptan hacen profundizar más la profunda crisis que le azota. Pero no sólo la quiebra es económica, sino política, pues cada día se comprueba con mayor nitidez como los asuntos cerrados en falso con el acuerdo de oportunistas y fascistas en 1978 resurgen con mayor virulencia, como por ejemplo la cuestión nacional catalana, vasca o gallega. La agudización de la crisis económica y política hace que al Estado le estallen las costuras y se muestre su esencia clasista, corrupta y fascista, de tal modo que el Estado es la clave de bóveda de todo ello.

Lo que hay que ilegalizar no es a los comunistas sino a la burguesía, a sus aliados y a su Estado, donde se hallan todos los ladrones, explotadores y corruptos cuyos partidos defienden el actual sistema que condena a millones de trabajadores a la pobreza, a la necesidad y a los que les están robando sus vidas.

El PCOE llama a las clases trabajadoras, al pueblo español a organizarse en un amplio FRENTE ÚNICO DEL PUEBLO (FUP) para encarar las embestidas del fascismo encaramado en el verdadero poder, el Estado, y para desbrozar el camino hacia un sistema en el que quienes crean las riquezas con su trabajo y su inteligencia sean los destinatarios de sus frutos. Solo el socialismo es la salida a un capitalismo corrupto.

¡SOCIALISMO O BARBARIE!

Madrid, 24 de noviembre de 2018

COMITÉ EJECUTIVO DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E.)