Martes, 19 Febrero 2019
A+ R A-

En estos días los pueblos de Europa pueden ver con nitidez quienes son los que mandan realmente: la gran burguesía agrupada en sus organismos internacionales y la oligarquía financiera. Los políticos capitalistas, autodenominados “gestores” del burgués, claro está, nos han mostrado claramente que las políticas que deben realizar no es orientada hacia los Pueblos, a los que cínicamente les piden el voto, sino que debe orientarse a “los mercados”, a las bolsas, en definitiva, a la burguesía y a la oligarquía financiera. En Grecia, por ejemplo, se ve claro que el gobierno socialdemócrata de Georgios Papandreu, igual hubieran hecho la derecha griega de Kostas Karamanlis pues ambos son iguales de capitalistas y burgueses, gobiernan al dictado de las instituciones supranacionales burguesas – UE  y  FMI- en contra del pueblo griego e importándole nada  su destino y sus condiciones de vida, y como no, su opinión porque aquí el pueblo no pinta más que  para que en ese circo-paripé electoral dote de barniz a la dictadura de la burguesía en su versión de democracia burguesa ¿Dónde está la soberanía de Grecia? Evidentemente ni existe tal soberanía ni existe tal democracia.

Hablar del terrorismo y de las "tiranías" ilustradas en Cuba y Venezuela son dos de los temas favoritos que los medios de manipulación burgueses, y sus políticos, tienen para desviar la atención de todos los atropellos y crímenes que perpetra el sistema capitalista de producción y sus falsas y mal llamadas democracias. Los capitalistas llevan décadas acosando a Cuba y a su Revolución, con un genocidio en forma de bloqueo económico consentido por los gobiernos burgueses de Europa, entre ellos el español.

INFORME DE LA SECRETARIA GENERAL

DEL PCOE

 

 1 de Septiembre del 2009

 

IPoco antes de que explosionara la crisis en EE.UU. los versados en economía de Alemania, la nación de mayor peso económico y político de Europa, pronosticaron que de cumplirse todas las previsiones, la crisis sería tan profunda y grave que después de ella el mundo ya no sería el mismo, ni EE.UU. podría hacer nunca más ostensión de poder ilimitado.

Los acontecimientos posteriores demuestran que también en EE.UU. por parte de sus pensadores y tecnócratas más significados, se había procedido en las postrimerías del mandato Bush, a un examen exhaustivo  de su propia situación en el mundo actual y a tenor de su resultado se mostraron muy preocupados por buscar una vía de solución a sus gravísimos problemas.

 AL PLENO DEL FORO SOCIAL DE SEVILLA

Hace pocos días ha llegado hasta nosotros el Acta de ese foro correspondiente al 3 de Abril, en la que se dice con respecto a nuestra organización lo siguiente:

  ACTA PLENARIO FORO SOCIAL DE SEVILLA 03.03.09.

Toma el acta: Juan Luís Rodríguez.

Modera: Tamara.

Antes de entrar en el Orden del día los compañeros/as realizan comentarios recordatorios sobre la compañera recientemente fallecida María Luisa Alberro.

José María expone el Orden del día.

Comentarios sobre la manifestación del pasado 28 de febrero.

José María habla sobre los asistentes a la misma por parte del FSS (Tamara, Federico, Juan Luís y él mismo). Se llevó la pancarta del FSS. Se comenta la baja asistencia a la misma (a nivel general). Los compañeros/as llegaron a las inmediaciones del Parlamento andaluz. Confluyeron allí varios grupos (incluidos reivindicación Boliden). José María comenta incidente de carga policial por individuo que se echó en el coche de Chaves.

Han pasado varios meses y todo lo más que escuchamos en relación con la crisis es que no acabará hasta finales del año 2011.

Un partido revolucionario está obligado a seguir muy de cerca continuamente los cambios que se operan en la sociedad capitalista, con el fin de evitar el anquilosamiento.

Sin el conocimiento exacto de la composición de las fuerzas productivas de nuestro país, sin estar al día de las fluctuaciones que se operan en el interior de la clase obrera, estamos condenados al fracaso, a usar viejos análisis superados ya y no menos envejecidas tácticas, una vez que la presente crisis haya tocado a su fin y ante nosotros se yerga una nueva fisonomía de las  actuales estructuras económicas, inevitablemente enlazada a la economía mundial contemporánea.

En momentos graves la burguesía sitúa la lucha de clases en un estadio superior. Los periodos de crisis son uno de estos momentos.

En este contexto específico la burguesía lo quiere todo, lo pide todo, impone todo, sin llegar a ruborizarse, la cobertura es perfecta, la crisis.

 Tanto el gobierno como las clases capitalistas en general, se preparan debidamente para estos casos y llegados saben como utilizar toda su artillería para disparar al unísono. 

Hace ya 105 años apareció el libro de Lenin “Un paso adelante, dos pasos atrás”, obra que ha contribuido muchísimo al desarrollo de la doctrina marxista sobre el partido y hasta hoy ocupa su lugar en los escritorios de quienes seriamente se dedican al estudio del pensamiento marxista.

¿Qué incitó a Lenin a escribir esta obra?. Para comprender las razones, antes hay que evocar el II Congreso del Partido Socialdemócrata de Rusia (POSDR), celebrado en julio y agosto de 1903, en el que numerosas organizaciones marxistas revolucionarias de Rusia culminaron su unificación y formaron un partido proletario de nuevo tipo con Programa y Estatutos propios. Además, en el Congreso los socialdemócratas se dividieron en dos corrientes: una conformada por los partidarios de Lenin y llamada “bolchevique” (del ruso “bolchinstvó” que significa mayoría) por haber obtenido el mayor número de votos en las elecciones a los órganos dirigentes del partido, y otra denominada menchevique (del ruso “menchinstvo” que quiere decir minoría), adversaria de la primera y dirigida por Martóv.

La fase de preparación y la celebración misma de la IIIª Asamblea de Comités, Delegados y Trabajadores de Sevilla (ACDT), que tuvo lugar el pasado día 7 de febrero, ha permitido ya conocer de cerca y colocado en primera línea de combate contra el movimiento obrero, al oportunismo en sus más variadas vertientes ideológicas, manifestando descaradamente  sin pudor alguno su gran pericia en el oficio de la intriga para hacer fracasar a la ACDT.

[...] Desde hace cuarenta años la izquierda reformista vulgariza el marxismo con fines oportunistas. La teoría marxista contempla la revolución como el fruto del choque contradictorio entre el desarrollo de las fuerzas productivas (medios de producción mas fuerza de trabajo) y las relaciones de producción (fundamentalmente la forma de distribución de la riqueza). Los oportunistas admiten lógicamente el desarrollo de esas fuerzas productivas pero con fines adversos a la revolución, para negarla precisamente.

Sobrarían razones al decir que esos obreros “ricos” en los que se fijan nuestros teóricos como rasero para medir la situación de la clase obrera, apenas comprenden una docena de países en todo el mundo, pero además esa situación de privilegio, esas migajas de pan que recibe el proletariado, por ejemplo, el europeo, es la consecuencia de la expoliación irracional y criminal de las riquezas autóctonas de los demás países del orbe capitalista, cuyos pueblos están siendo sometidos a ignominiosas condiciones infrahumanas… ¡vergüenzas deberían embargar a nuestros teóricos! Pero nada les importan salvo “alumbrar” un subterfugio con el que alimentar sus traiciones porque en verdad los renegados no conocen el término honradez. [...]

 

PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL

 

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

 Después de las experiencias nefastas para el capitalismo internacional provocadas por las dos grandes guerras mundiales, que proporcionaron el nacimiento de países socialistas e hicieron tambalear el régimen burgués, los países más industrializados convinieron en decretar leyes contra la competencia desleal y frente a la cicatería y abusos de los monopolios que rompan las reglas del juego establecidas por ellos mismos, con el fin de evitar la III guerra mundial. Es decir, lo que se dice querer neutralizar de una vez y para siempre el brote de contradicciones, a los que parecía que estaba condenado el sistema.