Sábado, 21 Octubre 2017
A+ R A-

EL ESTADO BURGUÉS ESPAÑOL ESTÁ TOTALMENTE PODRIDO ¡POR LA HUELGA GENERAL POLÍTICA!

Publicado en Comité Central 13 de Junio de 2017

Señalaba a finales de 2015 la prensa burguesa, y más concretamente los periódicos del Grupo PRISA, que “España tiene la mayor concentración bancaria de las potencias europeas”, de tal modo que “desde el arranque de la crisis, los cinco mayores bancos españoles han pasado de controlar cerca de un 40% del mercado, a copar un 58% de la cuota de negocio de España”.  Esta concentración de la banca en España redujo en un 27% el número de trabajadores del sector bancario, destruyéndose casi 75.000 puestos de trabajo en el mismo en el período comprendido entre 2008 y 2014 y se cerraron casi 15.000 oficinas bancarias en el mismo período.

El año pasado, el BCE ya manifestó que 2017 debía ser un año de fusiones bancarias, tanto en España como a nivel mundial, y es que según Draghi “hay demasiados bancos”. De hecho el BCE mandó a España a los ‘hombres de negro’ para acelerasen fusiones bancarias a principios de este año. Ya en 2016 el BCE tenía en el punto de mira los bancos candidatos para ser engullidos por bancos más grandes: BMN, Bankia, Banco Popular o Liberbank.

La semana pasada el Santander compró por un euro el Banco Popular, mejor dicho lo impuso el BCE y el FROB actuó diligentemente para cumplir con la orden. A pesar del teatro producido en la Bolsa, en ésta se desarrolla lo que previamente determinan quiénes manejan la economía, en este caso el BCE y las instituciones al servicio de los monopolios financieros, como los hechos se encargan de mostrarnos.

La medida ordenada por el BCE de concentración de la banca por la que le ha regalado al Santander el Banco Popular destruirá empleo, prevén que el 30% de los trabajadores del Banco Popular, unos 3.000 trabajadores irán al paro, que debe unirse al plan de destrucción de empleo pactado con los sindicatos CCOO y UGT en el Banco de Santander por lo que el año pasado se redujo en un 5% la plantilla del Banco Santander, unos 2.600 trabajadores. A su vez, el Santander limpiará los capitales tóxicos con el llamado banco malo – dinero público – y las posibles consecuencias legales que puedan emanar de esta operación, al ser teledirigida por el BCE y el estado subordinado español, también serán asumidos por dinero público con lo que, nuevamente, sus desmanes lo pagarán los trabajadores.

Esta operación destinada a beneficiar al Santander, uno de los 30 bancos del mundo catalogado “como muy grande para caer”, o sistémicos, según el Consejo de Estabilidad Financiera, es una prueba inequívoca de que estos 30 bancos que no pueden caer, pues de caer alguno arrastrarían con él al sistema mundialmente,  se hallan con notables problemas y dificultades demostrándose que el imperialismo mundial económicamente está en las últimas. Baste mirar la situación de los bancos italianos Unicredit Group y Monte dei Paschi di Siena; británicos como Barclays o Standard Chartered o el Deutsche Bank alemán, todos ellos bancos sistémicos según Basilea III, a excepción de Monte dei Paschi.

Al parecer, y tal como ya estaba planificado, le toca el turno a Liberbank. CaixaBank lleva estudiando una posible fusión desde hace más de un año y Bank of America en 2016 consideraba que sería positivo tanto para CaixaBank, Banco de Sabadell o Bankinter hacerse con Liberbank para “aprovechar sinergias positivas y crecer en tamaño”. Ahora empieza el teatrillo bursátil para justificar la jugada para profundizar en la concentración bancaria planificada previamente por los monopolios financieros que dirigen la economía mundial y, con toda seguridad, Liberbank será engullida por alguno de los grandes bancos de tal modo que de más de 70 entidades financieras hace poco más de 6 años se pase a un escenario de cuatro o cinco grandes bancos.

El imperialismo  es la fase capitalista de la concentración de la riqueza en un puñado de manos burguesas, unos pocos monopolios cuya pretensión es la dominación total del mundo sometiendo a la humanidad, todo queda supeditado a los intereses de esa minoría criminal y explotadora de burgueses. El imperialismo liquida la competencia, los mercados, condena a la inmensa mayoría de los hombres y mujeres al paro y a la miseria y, por supuesto, transforman la democracia en una ilusión, en una falacia avanzando inexorablemente hacia la reacción política, corrompiendo absolutamente toda institución, absolutamente toda la vida social.

Durante estas últimas semanas hemos podido comprobar cómo el partido que más se asemeja, y que mejor representa a este criminal estado, el PP, se muestra absolutamente carcomido por la corrupción.

La operación Lezo se une a la Gürtel, Púnica, Noós, y un sinfín más de escándalos de corrupción que azotan al estado y a sus partidos. Tuvo que dimitir el Presidente de Murcia, el cual ya está imputado, la reaccionaria Esperanza Aguirre cuya mano derecha duerme entre rejas en Soto del Real y la izquierda en Estremera y nos encontramos a las puertas de que el Presidente del Gobierno declare como testigo por la financiación ilegal de su Partido.

La corrupción carcome a todas las instituciones del estado, desde el ayuntamiento más minúsculo hasta la Corona, pasando por los sucesivos gobiernos autonómicos y el Gobierno Central, estando implicados los distintos partidos de los monopolios, no sólo el PP, como se comprueba en los casos de Corrupción de los EREs y la formación en Andalucía o del Palau de la Música, el Caso Convergencia y el caso Pujol en Cataluña.

Mientras todos estos corruptos, lacayos de las grandes empresas y traidores al Pueblo, privatizaban, agudizaban la explotación a golpe de reforma laboral, dinamitan la educación y la sanidad pública y empobrecen cada vez más a los pensionistas y lanzaban al paro y al exilio a los trabajadores, estaban robando a manos llenas, financiándose de manera ilegal, y llevándose el dinero a paraísos fiscales.

Un ejemplo claro de lo corrupto del estado español nos lo encontramos en la dimisión del Fiscal Jefe Anticorrupción, el cual poseía una empresa en Panamá. Fiscal Jefe Anticorrupción que, para corruptos como el anterior Presidente de la Comunidad de Madrid, era el Fiscal favorito para ayudar a resolver sus chanchullos, de tal modo que “Te digo yo a ti, que yo ya lo intenté en su día, pero no tenía no sé qué requisito. Él era el jefe fiscal de Madrid, que es un tío … bueno … se llama Moix, es un tío serio y bueno (…)” y en un claro ejemplo de lo que para la burguesía es la separación de poderes decía el reo Ignacio González “Yo creo que a ver si podemos colocar el tema del fiscal Anticorrupción ¿sabes? Y … yo creo que va a ser él, si sale es cojonudo” y al final salió.  Pero esto no es todo, con las grabaciones de  Lezo no sólo ha salido a la superficie esta cuestión, sino también han salido otras a la palestra como, por ejemplo, que  Indra presuntamente participaba en la financiación ilegal del PP, curiosamente la misma empresa que escrutaba los votos en las elecciones con lo que, sin duda, el resultado electoral del 26J está absolutamente bajo sospecha.   Nada mejor que estos episodios para definir lo corrupto del estado, siendo esta razón por la cual un partido como el PP no es ilegalizado, a pesar de ser terriblemente corrupto.

Y ante la derechización cada vez más extrema del estado, con un marco jurídico cada día más represivo y reaccionario, el anticomunismo cada vez sale con más virulencia – tanto en la derecha como en la izquierda del sistema -, y mientras a los reaccionarios, a los fascistas, a los oportunistas se les da cancha y financiación, se persigue no sólo a comunistas, sindicalistas decentes sino incluso a capas de la pequeña y media burguesía nacionalista. Mientras los corruptos, los chorizos que hacen el trabajo sucio a los monopolios el estado les da impunidad, e incluso maneja la fiscalía a su antojo y crea tribunales ad hoc para minimizar la corrupción, se persigue a quiénes plantean el ejercicio de los derechos democráticos de las naciones, como por ejemplo un referéndum  para que el pueblo catalán exprese su voluntad, mostrando el estado español su rostro reaccionario.

Y ante esta realidad de podredumbre, donde la corrupción y la reacción son el estado y donde el sistema económico se halla totalmente quebrado, en bancarrota, la burguesía no tiene otra salida que agudizar cada vez más la explotación de los trabajadores, contando para ello con el concurso y el apoyo de los sindicatos traidores CCOO y UGT,  negar los derechos democráticos de las naciones catalana, vasca o gallega, acrecentar la represión e incrementar el gasto militar para participar en las guerras de pillaje y carroña que los imperialistas llevan a cabo a lo largo del planeta y llevarse su parte del botín.

El descrédito del estado español cada día es mayor entre las masas populares que se movilizan de manera fragmentada rechazando las políticas impuestas por el estado saliendo en defensa de la sanidad pública, de la educación pública, de las pensiones, etcétera.  También la lucha en los centros de trabajo se produce de manera fraccionada,  aislando los conflictos laborales los unos de los otros gracias a  la acción de los sindicatos del sistema  que tratan de aislar al  máximo a los trabajadores de las distintas empresas y sectores de la producción. Es imprescindible que todas las luchas aisladas, de los distintos sectores que componen el proletariado se unan en una única lucha de clase contra la burguesía, y su estado corrupto, y por el Socialismo.

El estado español es la corrupción y la reacción, el capitalismo se encuentra en su última fase. Tras el anuncio del President de la Generalitat sobre el referéndum del próximo 1 de octubre, el Partido Comunista Obrero Español defiende el derecho democrático que tiene  la nación catalana a ejercer su derecho democrático a la autodeterminación y, por tanto, rechazamos la forma de actuar del estado español, y su gobierno corrupto, de reprimir, perseguir e impedir que el pueblo de Cataluña se exprese democráticamente sobre su futuro como nación así como denunciamos a todos aquéllos farsantes oportunistas que se posicionan con el estado reaccionario español negando de facto los derechos democráticos de la nación catalana al oponerse a lo que denominan “referéndum unilateral”.

Ante esta situación donde el expolio perpetrado por la burguesía y su gobierno corrupto es superlativo – robando descaradamente a los trabajadores, jubilados, a nuestros dependientes y a nuestros hijos -,  la impunidad para los ladrones es patente, la represión contra los trabajadores cada día se acrecienta al igual que la depauperación de nuestras vidas. El PCOE hace un llamamiento a todos los obreros en conflicto a unificar todos sus conflictos parciales en una única lucha de la clase trabajadora contra la burguesía y su estado, pues es la burguesía, su estado  y su sistema capitalista quienes agreden al obrero de cualquier sector, al estibador, al jornalero, al pensionista, a la sanidad pública, al Investigador precario,  al parado, etcétera. El capitalismo no puede ofrecer al Pueblo más que robo, explotación y miseria, las políticas realizadas por PP y PSOE – auténticos esbirros del verdadero Poder, los monopolios – nos han conducido a la concentración de la riqueza en unas pocas manos y a la socialización máxima de la pobreza, de la negación de futuro. La única salida que tenemos los trabajadores y la inmensa mayoría del Pueblo  es hacer que los bancos y las empresas estén socializados, sean de los trabajadores y estén a nuestro servicio  y, cómo no, que los trabajadores y las clases populares impongan su democracia mediante su estado, ilegalizando a los partidos corruptos, traidores al Pueblo y al servicio de los monopolios.

¡POR LA HUELGA GENERAL DE TODO EL PUEBLO TRABAJADOR CONTRA EL ESTADO, CONTRA LA UNIÓN EUROPEA!

¡POR EL SOCIALISMO!

 

Madrid, 13 de junio de 2017.

COMITÉ EJECUTIVO DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (PCOE)