Sábado, 21 Octubre 2017
A+ R A-

Resolución del Pleno del Comité Central sobre el momento actual

Publicado en Comité Central 08 de Octubre de 2017

Lo que se denomina Régimen del 78 se impuso por el acuerdo entre fascistas y los traidores oportunistas – PSOE y PCE – por el que salvaguardaron el régimen franquista, y sus principios, dándole un ligero barniz democrático-burgués el oportunismo, a cambio de prebendas,  integrándose en el régimen, que cerraron en falso una serie de contradicciones que la burguesía debería haber resuelto y que, en lugar de resolverse – ruptura democrática – decidieron  cerrarlas en falso mediante la Reforma Constitucional del Franquismo. La crisis económica ha llevado a la Crisis política e institucional, exacerbando las contradicciones, falsamente enterradas, que han empezado a salir a la superficie con toda su crudeza, algunas, y otras más temprano que tarde no dudarán en salir con la misma, o más, fuerza.

El pueblo catalán ha salido masivamente a la calle para defender, contra las fuerzas represivas del Estado – Jueces, fiscales, Policía y Guardia Civil -, su derecho a la autodeterminación votando mayoritariamente a favor de la independencia.

Este proceso por la autodeterminación de Cataluña ha debilitado ya al Estado y lo ha desgastado en el terreno internacional, aunque como es normal mantenga el apoyo de los distintos bloques imperialistas, todos los pueblos del mundo saben ya  de la naturaleza reaccionaria del Estado, pues las imágenes de la represión contra el pueblo catalán recorrieron todo el mundo.

El proceso catalán está llegando a un punto de inflexión, un punto donde se le puede escapar de las manos a la burguesía, inquietud ésta manifestada por la propia Patronal Empresaris de Catalunya, donde su vocero Josep Bou pedía a Puigdemont que el martes disolviera el Parlament, “convocase elecciones autonómicas y se quitasen de en medio a la CUP de una vez ya”. Cierto es que  el proceso independentista de Cataluña compromete  los intereses del imperialismo europeo y debilita a la Unión Europea. Y esto lo expresa, de manera magnífica, el fascista francés Manuel Valls, que ayer señalaba “deshacer España es deshacer Europa. Si abrimos la vía de la independencia mañana será el País Vasco, y después el País Vasco francés, la Italia del Norte … y después es la guerra.”; a Valls se le olvida, entre otros casos, Córcega y el Rosellón (Catalunya Nord).

A la cuestión nacional de Cataluña hoy, y seguramente mañana del País Vasco, hay que añadir la situación de cada vez mayor empobrecimiento del proletariado – tanto en las ciudades como en el agro -, y de los distintos sectores sociales que lo conforman – trabajadores, parados, jubilados, estudiantes, juventud,… -. No cabe otra cosa que centrar nuestras humildes fuerzas en organizar a los trabajadores, trabajar sin descanso en la unidad del sindicalismo de clase fortaleciendo a la Federación Sindical Mundial en el estado español y agudizando la cuestión no resuelta por la burguesía de la tierra,   debiendo conducir a los jornaleros y a los campesinos pobres a la lucha Reforma Agraria, una demanda sentida por los jornaleros andaluces, y cardinal para el desarrollo económico de Andalucía, Extremadura y Castilla La Mancha. Una Reforma Agraria que debe ser antilatifundista y antimonopolista, de tal modo que cuando esta contradicción se exacerbe, y dependen en gran parte de cómo se cierre la cuestión catalana,  emergerá con una fuerza mucho mayor a la del derecho de autodeterminación de Cataluña y dañará mucho al Estado porque, a diferencia de la cuestión nacional, desde el primer momento tiene una naturaleza clasista y exige medidas de socialización.

A tenor de todo lo expuesto, el Pleno del Comité Central del Partido Comunista Obrero Español adopta las siguientes

RESOLUCIONES:

  1. Apoyar plenamente al PCOC en su posición adoptada en el Referéndum y en su decisión de penetración en el movimiento popular para impregnarla de los principios del marxismo-leninismo y contribuir al desplazamiento de la lucha nacional hacia una única lucha de clases contra la burguesía y su Estado.
  2. Exigir al Govern de la Generalitat que cumpla con los resultados arrojados por el Referéndum de 1-O, que tenía carácter vinculante, y que cumpla con la voluntad expresada en las urnas de manera mayoritaria por el pueblo catalán el pasado domingo 1 de octubre.
  3. Fortalecer el sindicalismo de clase en el estado español trabajando por la consecución de un bloque sindical de clase compacto que sea la unión de los distintos sindicatos que conforman la Federación Sindical Mundial en el estado.
  4. Promocionar la Reforma Agraria antilatifundista y antimonopolista entre los jornaleros de los pueblos rurales, y los obreros de las ciudades, fundamentalmente en Andalucía, Castilla la Mancha y Extremadura, y organizarlos en la consecución de este objetivo como única posibilidad de desarrollo económico de dichas regiones azotadas y maltratadas por el Estado reaccionario español.

PLENO DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E)

Sevilla, a 7 de octubre de 2017.

1)      Apoyar plenamente al PCOC en su posición adoptada en el Referéndum y en su decisión de penetración en el movimiento popular para impregnarla de los principios del marxismo-leninismo y contribuir al desplazamiento de la lucha nacional hacia una única lucha de clases contra la burguesía y su Estado.

2)     Exigir al Govern de la Generalitat que cumpla con los resultados arrojados por el Referéndum de 1-O, que tenía carácter vinculante, y que cumpla con la voluntad expresada en las urnas de manera mayoritaria por el pueblo catalán el pasado domingo 1 de octubre.

3)     Fortalecer el sindicalismo de clase en el estado español trabajando por la consecución de un bloque sindical de clase compacto que sea la unión de los distintos sindicatos que conforman la Federación Sindical Mundial en el estado.

Promocionar la Reforma Agraria antilatifundista y antimonopolista entre los jornaleros de los pueblos rurales, y los obreros de las ciudades, fundamentalmente en Andalucía, Castilla la Mancha y Extremadura, y organizarlos en la consecución de este objetivo como única posibilidad de desarrollo económico de dichas regiones azotadas y maltratadas por el Estado reaccionario español.