Sábado, 21 Julio 2018
A+ R A-
Error
  • JUser: :_load: No se puede cargar usuario con el ID: 17

El PCOE se solidariza con los trabajadores de H&M

Publicado en Política sindical 23 de Junio de 2018

Los trabajadores de H&M sufren la crueldad de la multinacional sueca, que se niega a cumplir con el convenio colectivo. La empresa se opone a reconocer las categorías profesionales estipuladas y tiene la desvergüenza de atrasar los pagos por nocturnidad en periodo de vacaciones. Los trabajadores y trabajadoras de H&M organizaron paros los días 30 de abril y 3 de mayo, y se movilizaron el 19 de mayo, el 1 de junio y el 8 de junio. Ahora, recurren a la huelga indefinida para proteger sus derechos. El Partido Comunista Obrero Español muestra toda su solidaridad con los compañeros de H&M, que sufren un trato deplorable y funesto, que no es más que el reflejo de lo que le importa a H&M sus trabajadores.

Los trabajadores de H&M han convocado una huelga de manera indefinida al no poder aguantar más las duras condiciones laborales y las constantes vejaciones y maltratos de la empresa. La multinacional sueca se niega a conceder lo que les corresponde a los trabajadores, vulnerando flagrantemente los derechos laborales de sus empleados. Los trabajadores de H&M han decidido recurrir a la huelga ante la crueldad, la insensibilidad y la brutalidad de la empresa. Asimismo, por si fuera poco, estas vejaciones y acometidas a los trabajadores de H&M se producen después de que la multinacional finalizara 2017 con un aumento de las ventas del 3% en España, frente a la subida del 2% del año anterior. H&M, lejos de pasar por un mal momento y de sufrir pérdidas, no hace más que enriquecerse año tras año. La multinacional no quedará nunca satisfecha y exprimirá aún más a los trabajadores, hasta rascar el último céntimo de sus vidas.

La multinacional sueca H&M obtuvo unas ganancias totales de 832,2 millones de euros en España, una cifra récord en comparación con otros años. Al igual que otras empresas, su objetivo final es obtener el máximo beneficio con las máximas cotas de explotación de sus trabajadores. H&M incumple el convenio colectivo establecido por los trabajadores y que tanto pelearon por conseguir.

Nuestros compañeros se encuentran desamparados y desprotegidos por el sistema. El Gobierno, al servicio del capital y de los monopolios, obedece a los dictados de las multinacionales y de los grandes bancos, en contra de los trabajadores y trabajadoras. Los compañeros de H&M son víctimas directas de este sistema de explotación y cargan a sus espaldas el peso de los despidos.

Para H&M y para las demás empresas, el obrero no es más que capital variable. El trabajador es reducido a una simple mercancía que se explota para producir riqueza. Las empresas despojan al obrero de humanidad y lo convierten en herramienta de usar y tirar. Lo exprimen criminalmente para enriquecerse de su última gota de sudor y de sangre. Tienen vía libre para asfixiar al obrero, desprotegido con contratos basura, y no dudan un solo instante en firmar un despido para mejorar la producción y doblegar a la competencia. Para los propietarios de los medios de producción, no importa que detrás de la máquina esté un hombre o una mujer con una familia que cuidar; solo importa la producción de mercancías y la generación de riqueza.

UGT, al igual que CC.OO., demuestra cada día estar al servicio del capital, pues es de este y no de sus cada vez menos afiliados de donde obtiene sus fuerzas. El sindicalismo amarillo ha demostrado en multitud de empresas su afición especial por desconvocar huelgas y por desmoralizar a los trabajadores. En definitiva, en lugar de organizar a los trabajadores, el sindicalismo amarillo los desorganiza, salvaguardando los intereses de la burguesía, la clase dominante, con su labor de zapa entre los trabajadores. Existen alternativas sindicales, de clase, que defienden a los obreros y que rechazan el sindicalismo amarillo, financiado y respaldado por el Estado. Los sindicatos amarillos, lejos de constituir un peligro para la burguesía, dueños de las empresas, son su primer apoyo a la hora de recortar los derechos y las condiciones de vida de los trabajadores y trabajadoras.

Frente al sindicalismo amarillo, instrumento del capital, el PCOE apuesta por el sindicalismo de clase y combativo, por y para los trabajadores. Solo nuestra clase, concienciada y unida, puede hacer valer sus intereses, poniendo fin a los continuos atropellos a los que nos somete la burguesía, que encuentra en el sindicalismo amarillo –representado por CC.OO. y UGT– sus mejores aliados. Su marcado carácter antiobrero queda patente en cada ERE que firman, en cada convenio que negocian y en cada reforma laboral que apoyan. La patronal está organizada y cuenta con el vasallaje de los sindicatos amarillos. UGT y CC.OO. demuestran cada día que están del lado de la empresa, desconvocando huelgas a cambio de un simple calendario de negociaciones, como en la huelga de Novotel o en la de los conductores de interurbanos.

Por eso animamos a los trabajadores de H&M a que no entreguen sus derechos a estas mafias corruptas y caciquiles y a que insistan en la lucha. La Federación Sindical Mundial (FSM) es la internacional sindical que lucha por los derechos de los trabajadores y que pelea por la superación del capitalismo como sistema económico explotador. Solo unidos en un sindicato combativo y de clase de la FSM, los trabajadores y trabajadoras lograremos proteger nuestros derechos de la patronal.

Debemos comprender que, sin la organización obrera, sin que los trabajadores nos organicemos en un sindicato de clase adscrito a la Federación Sindical Mundial donde defendemos con arrojo nuestros derechos laborales, y sin el partido del proletariado, el Partido Comunista Obrero Español, con el que desarrollamos la lucha ideológica y la toma del poder político, el capitalismo seguirá avanzando y machacando con su acometida a nuestra clase; la clase obrera. Todo lo que sea pedir concesiones de los poderosos, buscar pequeñas reformas del sistema y apoyar a partidos inocuos, inofensivos y traidores, significa atrasar la llegada inevitable del socialismo y alargar nuestra desgracia y sufrimiento.

¡SU RIQUEZA ES NUESTRA MISERIA!
¡FRENTE A LOS ABUSOS DEL CAPITAL, ORGANIZACIÓN Y LUCHA!
¡POR EL SOCIALISMO!

COMISIÓN DE MOVIMIENTO OBRERO Y DE MASAS DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E.)

UGT, al igual que CC.OO., demuestra cada día estar al servicio del capital, pues es de este y no de sus cada vez menos afiliados de donde obtiene sus fuerzas. El sindicalismo amarillo ha demostrado en multitud de empresas su afición especial por desconvocar huelgas y por desmoralizar a los trabajadores. En definitiva, en lugar de organizar a los trabajadores, el sindicalismo amarillo los desorganiza, salvaguardando los intereses de la burguesía, la clase dominante, con su labor de zapa entre los trabajadores. Existen alternativas sindicales, de clase, que defienden a los obreros y que rechazan el sindicalismo amarillo, financiado y respaldado por el Estado. Los sindicatos amarillos, lejos de constituir un peligro para la burguesía, dueños de las empresas, son su primer apoyo a la hora de recortar los derechos y las condiciones de vida de los trabajadores y trabajadoras.
Frente al sindicalismo amarillo, instrumento del capital, el PCOE apuesta por el sindicalismo de clase y combativo, por y para los trabajadores. Solo nuestra clase, concienciada y unida, puede hacer valer sus intereses, poniendo fin a los continuos atropellos a los que nos somete la burguesía, que encuentra en el sindicalismo amarillo –representado por CC.OO. y UGT– sus mejores aliados. Su marcado carácter antiobrero queda patente en cada ERE que firman, en cada convenio que negocian y en cada reforma laboral que apoyan. La patronal está organizada y cuenta con el vasallaje de los sindicatos amarillos. UGT y CC.OO. demuestran cada día que están del lado de la empresa, desconvocando huelgas a cambio de un simple calendario de negociaciones, como en la huelga de Novotel o en la de los conductores de interurbanos.
Por eso animamos a los trabajadores de H&M a que no entreguen sus derechos a estas mafias corruptas y caciquiles y a que insistan en la lucha. La Federación Sindical Mundial (FSM) es la internacional sindical que lucha por los derechos de los trabajadores y que pelea por la superación del capitalismo como sistema económico explotador. Solo unidos en un sindicato combativo y de clase de la FSM, los trabajadores y trabajadoras lograremos proteger nuestros derechos de la patronal.
Debemos comprender que, sin la organización obrera, sin que los trabajadores nos organicemos en un sindicato de clase adscrito a la Federación Sindical Mundial donde defendemos con arrojo nuestros derechos laborales, y sin el partido del proletariado, el Partido Comunista Obrero Español, con el que desarrollamos la lucha ideológica y la toma del poder político, el capitalismo seguirá avanzando y machacando con su acometida a nuestra clase; la clase obrera. Todo lo que sea pedir concesiones de los poderosos, buscar pequeñas reformas del sistema y apoyar a partidos inocuos, inofensivos y traidores, significa atrasar la llegada inevitable del socialismo y alargar nuestra desgracia y sufrimiento.
¡SU RIQUEZA ES NUESTRA MISERIA!
¡FRENTE A LOS ABUSOS DEL CAPITAL, ORGANIZACIÓN Y LUCHA!
¡POR EL SOCIALISMO!